miércoles, 18 de noviembre de 2015

Parcela 82: el único recurso que asigna el Estado a los cadáveres sin identificar en Ciudad Guayana



  • t
  • Los cuerpos son enterrados en una fosa común ubicada en el Panteón Municipal
Los cuerpos son enterrados en una fosa común ubicada en el Panteón MunicipalFoto Wilmer González
Según cifras manejadas por Correo del Caroní, en lo que va del año 14 víctimas no han sido identificadas por sus familiares. El 90 por ciento de los casos son mineros. Sin embargo, según una fuente del Cicpc, en lo que va del 2015 son nueve los casos de cadáveres sin reconocimiento.
   
 
barra 300ama
Clasificación según la ley
Ley para la regulación y control de la prestación del servicio funerario y cementerios: 
Artículo 12: “A los efectos de esta Ley, los cadáveres se clasifican según la causa de defunción en dos grupos: 
Grupo I: comprende los cadáveres de personas cuya causa de defunción represente un riesgo para la salud pública, derivada de una enfermedad infectocontagiosa determinada según las normas y criterios fijados por las autoridades sanitarias y la Organización Mundial de la Salud; o represente riesgo por la contaminación desustancias o productos radioactivos. 
Grupo II: comprende los cadáveres de las personas fallecidas por cualquier otra causa que no implique un riesgo sanitario”.
Responsabilidad del Estado 
Artículo 53: “El Estado está obligado a dotar, a todos los centros hospitalarios en el cual funcionen morgues, así como a las infraestructuras de las instituciones públicas que funcionen como tales, de todo el recurso humano especializado requerido para cumplir con las labores inherentes a esos servicios; de igual modo serán dotados de los implementos, insumos, unidades de refrigeración, materiales y equipos necesarios para su óptimo funcionamiento. La planta física donde funcione la morgue tendrá la capacidad proporcional al índice poblacional de la localidad, según los registros estadísticos”.
barra 300ama
 
   
Esperan unos 30 días. Para ellos no hay lágrimas, velas, ni coronas. Compartirán un espacio de tres metros y medio de profundidad con dos desconocidos, a la espera de que, con suerte, algún familiar llegue a reconocerlos.
Después de la muerte lo engorroso de los trámites no dejan de ser un inconveniente para los fallecidos, más aún si no cuentan con ningún tipo de identificación. El problema se agrava si se sabe que estas gestiones son igual de tortuosas en Ciudad Guayana, la decimosegunda ciudad más violenta del mundo, y la segunda a nivel nacional según la asociación civil mexicana Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal.
En lo que va del 2015 han muerto 473 personas a manos de la violencia, de las cuales 14 no han sido identificadas, según cifras manejadas por Correo del Caroní. El trámite con ellos no es tan distinto como con los identificados. Con los que al menos mueren con sus documentos de identidad.
Les realizan fotografías a los cuerpos, la necropsia y se arma un expediente. Pero con aquellos que no han sido identificados por sus parientes deben esperar entre 15 y 30 días; siempre y cuando el cuerpo no esté en estado de descomposición porque, de ser así, deben ser enterrados en un lapso máximo de 72 horas.
Marlene López, patóloga del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalística (Cicpc) informó que desde la sede nacional de la institución les dieron la orden de no mantener los cadáveres en la morgue por tanto tiempo; “deben ser enterrados a la brevedad posible”.
Admite que en la semana llegan a estar en su mesa aproximadamente dos cuerpos sin identificar.
Segundas muertes
Este es el procedimiento, a menos que suceda un caso como el del 2 de noviembre, cuando unos cadáveres en alto estado de descomposición, provenientes del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), habían sido trasladados a este sitio para ser enterrados.
“Los funcionarios del Cicpc lo trajeron temprano; les pedí que no los dejaran a la vista ya que estaba concurrido el lugar, pero los dejaron a simple vista”, criticó.
“Cuando sucede algo así hay que usar una fosa que ya esté preparada; ya que los cadáveres vienen en estado de descomposición y no pueden pasar más tiempo así”, sumó.
Sin recursos 
Aunque existe una Ley para la regulación y control de la prestación del servicio funerario y cementerios desde el año pasado, Mata admite que en el Plan Operativo Anual incluyeron los gastos para los cuerpos sin identificación. Afirma que este fue aprobado… pero el dinero no les fue asignado.
   
 
 barra 13aNaranja
MÁS INFORMACIÓN 
 
   
“Tenemos una cooperativa que se encarga de desmalezar la parte externa del cementerio; y a ellos le pedimos que nos colaboren con el entierro de esos cuerpos; y el pago es con otro turno extra en sus labores”, explica Mata.
Admite que a mediados de agosto unos familiares pidieron la exhumación de un cuerpo e identificaron a uno de los tres que estaban en la fosa. Esos gastos o recursos no son contemplados en el presupuesto. Van por cuenta del camposanto y los deudos, que contribuyen con el pago para la exhumación.
La ley establece en su artículo 49: “Los cadáveres y restos humanos serán tratados con dignidad, en consecuencia en los hospitales y morgues se les manejará apropiadamente, debiendo ser colocados en sitios adecuados para su conservación y posterior entrega a sus deudos”.

No hay comentarios: