jueves, 20 de agosto de 2015

10 policías asesinados en Bolívar en lo que va de 2015

La precariedad de los cuerpos policiales es uno de los factores limitantes para combatir la delincuencia en Ciudad GuayanaLa precariedad de los cuerpos policiales es uno de los factores limitantes para combatir la delincuencia en Ciudad GuayanaFoto Archivo
Nueve de los funcionarios pertenecían a la Policía del Estado Bolívar y uno a la Policía Municipal de Caroní. Siete de los casos han sido durante un robo. Solo uno ha sido resuelto.
   
 
 BARRA5a
MÁS INFORMACIÓN
 
   
Algunos visten de azul, otros de verde o de beige. Se mueven en bicicletas, motos, o carros. Parecen ser diferentes, pero tienen dos cosas en común: son funcionarios de seguridad y corren los mismos riesgos al estar en la calle.
En lo que va de 2015, nueve funcionarios de la Policía del estado Bolívar (PEB) y un Policía Municipal han muerto a manos del hampa en el estado Bolívar. Según cifras manejadas por la Fundación para el Debido Proceso (Fundepro), a nivel nacional han sido asesinados unos 196 funcionarios en lo que va del año. Sus estadísticas incluyen policías, militares y escoltas.
En enero se registraron 45 crímenes, 32 en febrero, 19 en marzo, 30 en abril, 12 en mayo, 30 en junio, 21 en julio y 7 en lo que va de agosto.
Integrantes de Fundepro concluyen que el principal motivo para perpetrar el asesinato de un funcionario es el robo de su arma de reglamento, su moto o el vehículo.
“A un oficial le toca resolver en el día a día”, comenta un funcionario de la PEB que optó por el anonimato. Afirma que este año no han recibido dotación alguna por parte del Estado, pero que igualmente les toca salir a la calle a cumplir con su deber.
“La gente sabe criticar la labor del policía, pero no saben todo lo que pasa el uniformado. En mi caso, ya mi sangre no es roja, se volvió azul. Me duele esta institución y me preocupo porque las cosas se den de la mejor manera”, expresó el funcionario.
Oficial caído
Agosto inició con el asesinato de Carlos José Abad Martínez, de 31 años.
Este se desempeñaba como jefe de la Brigada Motorizada del Centro de Coordinación Policial (CCP) Simón Bolívar; teniendo a su cargo alrededor de 12 motorizados, desde hace aproximadamente cuatro meses.
   
 
El dato: solo uno de los 10 casos de funcionarios asesinados en Bolívar ha sido resuelto hasta ahora.
 
   
El hombre estaba libre el 2 de agosto, y se trasladó en su carro Fiat Siena rojo, en compañía de su esposa y sus dos hijos, de 5 y 4 años, al Fundo Kuway, ubicado en el kilómetro 6, vía a Upata, para almorzar en familia. Al bajarse de su carro y dirigirse a una de las malocas, un sujeto le disparó varias veces por la espalda para quitarle su arma de reglamento: una pistola marca Glock.
Su esposa tuvo tiempo de esconderse con sus dos hijos, mientras el hombre arremetía contra su esposo. Ella vio cómo el homicida huía en compañía de una mujer en un Mitsubishi Signo gris.
Dos semanas han pasado desde ese crimen y aún no hay ningún detenido por el caso. Se mantienen las averiguaciones pero hasta ahora no han arrojado nada concreto.
“Tenía una carrera limpia, intachable. Varios de sus compañeros pueden dar fe de ello. Él le hacía la guerra a la delincuencia, se preocupaba porque atrapáramos delincuentes. Les tenía una guerra”, atestiguó un compañero de trabajo de la víctima fatal. “Le gustaba su trabajo, era excelente persona y compañero; era un negro bien. Para todo pues”.
Un día más con vida
Funcionarios de seguridad coinciden en que la pregunta que más se hace recurrente entre ellos es si van a regresar a sus hogares. Admiten que, “si bien es cierto la delincuencia está implacable”, hacen lo que pueden con los recursos que manejan.
Varios de los casos en los cuales la víctima es un funcionario de seguridad se mantienen impunes, “le duele es al compañero que perdió su amigo. Porque para el resto todo se mantiene normal. Acá no se preocupa Estado, gobernador o alcalde; le importa es a uno”.
Muchos de los oficiales solo desean llegar vivos a su casa, “mi mamá vive en Caracas, me llama siempre, sus frases son: no estés ‘pagando panza’ (estar a merced de los delincuentes) por ahí. Cuídate, mira que tienes tus hijos”.
“Yo solo puedo pedir que Dios nos proteja y si vamos a morir que sea con las botas puestas. Cuando matan a un compañero uno queda es con dolor y ganas de seguir trabajando para dar con los culpables”, agregó el efectivo policial de la PEB.
Más allá de las carencias de uniforme, balas, chalecos antibala, patrullas, motos, salarios, entre otros, afirman que trabajan. “No podemos decir que todos son honestos, pero sí hay muchos que salimos a diario a la calle a tratar de hacer las cosas bien. Algunos vienen a dañar la institución a otros sí les duele”.
   
 
Salarios policiales
Más de 3 mil 577 funcionarios conforman la nómina de la Policía del estado Bolívar (PEB), divididos en rango de la siguiente forma: oficial, oficial agregado, oficial jefe, supervisor, supervisor agregado, supervisor jefe, comisionado, comisionado agregado y comisionado jefe. Como varían los rangos también lo hace el salario, por ejemplo el oficial debe ganar 5 mil 880 bolívares, mientras que el comisionado jefe 10 mil 296 bolívares.
Bandas armadas
“Vamos damos la cara y hacemos lo que sea necesario. No todo es un derroche en la Policía, ni mucho menos bonito”, afirma un supervisor en jefe de la Policía del Estado Bolívar. “La gente dice: los policías son corruptos. Pero no ven todas las debilidades y carencias que tenemos. La cuestión es dura y difícil para nosotros también”. Según un informe de la Fundación para el Debido Proceso (Fundepro) capítulo Venezuela, en 2014 fueron asesinados 338 efectivos en todo el país, un incremento de 18 por ciento con respecto a 2013, cuando se registraron 295 muertes violentas de uniformados policiales.

No hay comentarios: