domingo, 5 de octubre de 2014

Plan Nacional de Desarme no es para grupos delictivos

Durante la primera jornada el MIJ recibió 50 pistolas y revólveres
imageRotate
El MIJ otorgó 20 becas universitarias a quienes acudieron al llamado de desarme AVN
EL UNIVERSAL
martes 30 de septiembre de 2014  12:00 AM
El llamado a entregar voluntariamente las armas no está especialmente dirigido a quienes están implicados en bandas delictivas. Para eso están las actividades que hace el viceministro de Política Interior José Vicente Rangel Ávalos.

La idea es que todos aquellos civiles que tengan armas de fuego en su poder, bien sea porque las heredaron o porque en algún momento las compraron como medida de protección personal, las entreguen al Gobierno a través de estas jornadas. 

Así lo explicó el ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, durante la primera jornada del Plan Nacional que arrancó ayer y que se extenderá hasta 2015.

El primer día se recibieron, según indicó Rodríguez Torres, 50 armas de fuego en los puntos habilitados en todo el país. 

La oferta de las becas universitarias, al parecer, fue lo que llamó más la atención, pues a primeras horas de la mañana el ministro anunció que en lugar de 10, serían 20 las carreras que costearían a las 20 primeras personas que consignaron el armamento que tenían.

"Hemos entregado equipos de trabajo, motos, para mototaxistas; un señor vino a solicitar recursos para una operación de una mano", detalló el funcionario, después de una reunión que sostuvo en la sede de la Oficina Nacional Antidrogas con el Movimiento por la Paz, a la que acudieron artistas y deportistas venezolanos para apoyar la medida de desarme. 

Una de las primeras personas que acudió al llamado hecho por el Ministerio del Interior fue Nelson Guía, quien tenía un arma de fuego dañada en su casa y la cambió por recursos para costear el tratamiento de lupus para su hija, que está hospitalizada en el Hospital Militar Carlos Arvelo, en Caracas.

El ministro explicó que son las más de 5000 armas de fuego que la delincuencia se robó entre 2012 y 2013 las que provocan las muertes violentas en todo el país. 

A la entrega voluntaria de armas también acudió Ricardo Vargas, miembro de la Fuerza Bolivariana de Motorizados. Mostró su acta de consignación que le dieron en la ONA por entregarles una pistola Zamorana, calibre 9 mm, la cual, indicó, no estaba implicada en la comisión de ningún delito.

"No es necesario estar armado. Esta pistola tenía cuatro años conmigo y tenía su porte legal", explicó el motorizado, que aprovechó la oportunidad para hacer un llamado a los jóvenes a que se sumen a la iniciativa gubernamental.

Antes de retirarse, Rodríguez Torres anunció que en los próximos días saldrá una resolución conjunta del MRIJ y Mindefensa con la creación de un nuevo mecanismo para la revisión de todos los portes de armas que estén vigentes.

No hay comentarios: