martes, 9 de septiembre de 2014

Conviven como pueden 150 reclusos del Cicpc en espacio para 40 personas


Wuayner CICPC
En condiciones similares están los privados de libertad que permanecen en Poliguaicaipuro y Polisalias, donde la cantidad de detenidos supera el límite total para el cual fue creado el calabozo
La realidad supera la ficción. “Totalmente paupérrimos son los calabozos donde reposan los privados de libertad: olores putrefactos, filtraciones, aguas estancadas, baños contaminados, falta de iluminación, cajas de cigarros viejas, humedad en las paredes, enfermedades de la piel y gastrointestinales por la mala alimentación que reciben los internos; aunado a eso algunos funcionarios abusan de la autoridad y agreden a los detenidos”.
Esas fueron las opiniones y testimonios recogidos la mañana de este lunes en los calabozos del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) subdelegación Los Teques; donde los privados de libertad se cansaron de vivir en condiciones “infrahumanas”, como ellos mismos señalaron, y exigieron traslados inmediatos para penales.
“Basta de vivir en hacinamiento, queremos que nos traten como seres humanos, no como animales, que nos respeten, el retardo procesal va en aumento y eso incrementa la población penal, deficientes condiciones sanitarias en el calabozo que inciden en la frecuencia de enfermedades dermatológicas y gastrointestinales además de la falta de asistencia médica y la deficiencia en la alimentación para los internos nos está matando”, señalaron varios de los 150 presos que hoy permanecen detenidos en los calabozos del Cicpc, en un espacio que fue creado para 40 personas.
Un caso particular es el de un privado que libertad que tiene más de 10 días con fiebre, quien manifestó que todavía tiene una bala alojada en el pulmón y no ha sido trasladado a un centro médico porque la familia no ha llevado los papeles autorizados por el tribunal; otros hombres ya tienen condenas pero permanecen en el calabozo superando los 5 meses de permanencia.
Otro caso que salta a la vista es el de un discapacitado que no tiene silla de ruedas y está tirado en el piso, por lo que sus compañeros piden le solventen esa situación.
Internos informaron que algunos uniformados abusan de su poder y les exigen a sus cónyuges que les den los número de teléfono para poder visitar a los detenidos. “Nuestros familiares han sido victimas de abusos de autoridad y violación a los derechos humanos”, comentaron.
Versión oficial
El comisario Wuayner Oropeza, jefe de la delegación estadal Miranda, reconoció las deficiencias existentes e indicó a los internos – entre los cuales figuran ocho mujeres – y sus familiares que se está trabajando en todo lo que concierne a sus traslados y condenas. “Me comprometo a hacer el enlace con el encargado de esta situación para que visite sin ningún compromiso las instalaciones y conversen con ustedes”, puntualizó.
Igual en todos lados
En menos de un mes se han registrado diversas situaciones de violencia dentro de los calabozos de dos policías municipales de los Altos Mirandinos. La razón es el el hacinamiento en el que se encuentran los privados de libertad en estos lugares. El viernes 2 de agosto un interno que espera por cupo en celdas de Polisalias resultó herido luego de que el resto de los detenidos le propinara una brutal golpiza a pocas horas de su ingreso.
En los calabozos de Poliguaicaipuro un grupo de familiares denunció que los detenidos habrían sido víctimas de violencia por parte de los funcionarios policiales, a lo que Levis Ávila, director de la institución policial, respondió que “los efectivos de seguridad actuaron en respuesta a una amenaza de secuestro por parte de los privados de libertad suspendiendo la visita, en ningún momento hubo agresión a los internos”.
Por su parte, familiares de los reos señalaron que la actitud que han tomado los detenidos responde a las condiciones inhumanas en las que deben convivir más de 40 hombres.
A finales del pasado mes de abril se registraron tres días de manifestaciones por parte de familiares de privados de libertad que se encuentran detenidos en la sala de Guardia y Custodia de la Policía de Miranda (Polimiranda), en Los Teques. Nuevamente fue el tema del hacinamiento el que congregó a los ciudadanos, quienes con pancartas en mano le hicieron un llamado de atención a las autoridades del Ministerio de Asuntos Penitenciarios para que asigne los cupos necesarios y aligere los espacios de dichos calabozos.
Elisio Guzmán, director de la policía regional, señaló entonces que tenían 170 aprehendidos, es decir, 20 personas más que la máxima capacidad; pese a haber cumplido los trámites administrativos y legales para que sean otorgados los traslados a los centros penitenciarios del país, situación que poco a poco se ha ido solventando.
Alex Fuenmayor

No hay comentarios: