lunes, 1 de septiembre de 2014

Baja senderismo en el Ávila por aumento de la inseguridad



ONG lleva registro de hasta 20 hechos delictivos al mes en el parque nacional.

imageRotate
En la Cota Mil también roban a los corredores GUSTAVO BANDRES
NATALIA MATAMOROS |  EL UNIVERSAL
viernes 29 de agosto de 2014  12:01 PM
El Parque Nacional El Ávila y la Cota Mil se han convertido en los últimos meses en escenario de crímenes, puntos de liberación de cadáveres y en sitios propicios para la comisión de robos y hurtos, debido a la escasa vigilancia. Esto ha contribuido a la merma de visitantes al principal pulmón vegetal de Caracas.

Según la Organización No Gubernamental, Una Montaña de Gente, los fines de semana subían, en calidad de excursionistas de pernocta, cerca de 350 personas. De hace seis meses para acá, la tasa se ha reducido en 20%, lo que significa que un promedio de 280 se registran en los puestos de guardaparques.

Víctor Contreras era uno de los que solía visitar el espacio todos los fines de semana. Consideraba que a nivel de entrenamiento, subir el cerro por la vía de La Julia, era más beneficioso y económico que pasar horas en un gimnasio. "Subir a la montaña a entrenar era un ritual hasta el pasado mes de julio. Era un domingo. Ese día subí a las 7:40 a.m. en compañía de mi novia. Me gustaba subir por La Julia porque quedaba más cerca de la casa. De regreso, dos sujetos se acercaron. Uno de ellos, sacó un cuchillo y me interceptó por un costado y dijo. "Quédate tranquilo y dame el celular y el bolso . El otro sujeto tenía sometida a mi novia por un brazo. Le entregue el dinero que cargaba y se llevaron el morral que contenía agua, una toalla y bebidas energizantes. No había un vigilante en el lugar, nadie a quien reclamarle", refirió Contreras.

A partir de ese momento, él no regresó y decidió hacer sus caminatas en otras zonas más seguras. Según Cristina Vaamonde, directiva de la referida ONG, detalló que en promedio se reportan 20 hechos delictivos entre atracos y hurtos mensualmente, lo que representa un aproximado de 240 al año.

"La ausencia de vigilancia continua ha propiciado este repunta, sumado al hecho de que pocas personas son las que denuncian este tipo de delitos y esto a su vez fomenta la impunidad", dijo Vaamonde.

A los robos se suman los hallazgos de cadáveres. El parque y la Cota Mil son centros de liberación de cadáveres. "La semana antepasada en el distribuidor Baralt que colinda con las instalaciones del parque hallaron las extremidades de Yesenia Mujica, la joven que fue descuartizada. Días después, fue localizado un hombre que se ahorcó en La Julia", explicó Vaamonde, quien agregó que en lo que va del año 2014, han sido localizados cinco cadáveres en el Parque y sus alrededores.

A ello se le agrega que en la Cota Mil, suelen hallarse prendas de vestir y utensilios de cocina que son dejados por indigentes que deambulan en la zona. En los distribuidores, explicó Vaamonde, dejan ropa y antes de llegar al puesto de Guadaparques de La Castellana, en dirección al este de la ciudad, hay casillas abandonadas que sirven de refugio de malvivientes.

Zona difícil de vigilar 

Javier Gorriño, criminólogo, explicó que el Parque Nacional El Ávila es una zona extensa y boscosa, lo cual complica las labores de patrullaje. "No hay la suficiente cantidad de hombres para custodiar las instalaciones y los accesos. Hay sectores que son intrincados y que se convierten en lugares propicios para liberar cadáveres".

Comentó el experto que el Ávila, desde hace más de 25 años, ha sido escogido como zona de abandono de cadáveres y de homicidios. Recordó el caso de la modelo Marisol Da Silva, asesinada en los 90, cuando trotaba por las instalaciones. "Eran casos aislados, pero ahora son recurrentes por la deficiencia en el trabajo de vigilancia. No se observa la presencia constante de la Guardia Nacional en los accesos menos transitados que son los escogidos por los hampones para interceptar a los visitantes", comentó el experto.

Gorriño manifestó a los excursionistas y a quienes acuden de manera asidua al parque la necesidad de visitar el sitio en grupo para evitar peligros mientras realizan actividades deportivas y recreativas.

"Evitar en lo posible acudir solo, así como tomar accesos que sean poco transitados. Es conveniente recorrer el espacio natural los fines de semana, cuando hay mayor afluencia de personas".

No hay comentarios: