martes, 19 de agosto de 2014

Presumen que inspector asesinado fue confundido



Vendedores de la Av. San Martín denuncian ola de atracos

imageRotate
El funcionario asesinado fue velado hasta hoy en la Funeraria Vallés FERNANDO SÁNCHEZ
EL UNIVERSAL
sábado 16 de agosto de 2014  12:00 AM
La hipótesis que cobra mayor fuerza sobre el móvil del homicidio del inspector del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, Carlos Correa (32) es que fue confundido. 

La víctima, en compañía de su esposa, acudió la tarde del jueves al establecimiento comercial Epa de la Av. San Martín a realizar unas compras. 

Una vez que salió del local, fue a buscar un taxi. A llegar a la parada un sujeto se le acercó, le disparó en la espalda y lo hizo caer. Cuando el efectivo recibió el disparó volteó la cara para repeler el ataque y el agresor se percató de que no era el individuo que buscaba. 

Douglas Rico, subdirector del Cicpc, instó a los responsables del crimen de Correa a que se entreguen en el Ministerio Público para que obtengan beneficios que contribuyan a disminuir la pena. 

Correa se desempeñó durante 15 años en el organismo detectivesco. Trabajó en la Secretaría General de Recursos Humanos y en la División Contra Drogas. Según Rico, el fallecido era una persona humilde, familiar y tenía vocación de servicio. Amaba su oficio de servirle a la comunidad y trabajar en pro de la seguridad de los ciudadanos.

El inspector dejó en la orfandad a una pequeña de dos años. El recientemente había comprado un inmueble en Candelaria que estaba remodelando,

Rico agregó que están trabajando en la reducción de los homicidios. Al respecto, indicó que en la zona de los Valles del Tuy, la tasa de asesinatos ha disminuido, gracias a un proceso de pacificación que consiste en establecer conversaciones y acuerdos con sujetos que han pertenecido a organizaciones delictivas para el cese de la violencia. 

Atracos a granel 

Comerciantes informales de la Av. San Martín denunciaron que la zona donde fue asesinado el funcionario está a merced del hampa. "A un compañero, dos sujetos le quitaron el dinero de la venta del día", dijo un buhonero de la zona, quien prefirió mantener su nombre en reserva. 

Los vendedores denuncian que hay grupos delictivos que "cazan" a los clientes de las instituciones financieras del sector para atracarlos, una vez que retiran el dinero. 

No solo los clientes de las agencias se han visto afectados, con frecuencia se registran hurtos de motos aparcadas en la zona. La arremetida hamponil a juicio de los comerciantes y vecinos es consecuencia de la ausencia de vigilancia. El patrullaje policial a pie y vehicular es deficiente. Denunció la fuente que los efectivos solo transitan diez minutos por la zona y se van. "La avenida San Martín, se ha convertido en zona roja y requiere con urgencia mayor presencia policial". 

No hay comentarios: