martes, 26 de agosto de 2014

Policías vulnerables ante la delincuencia


De enero a agosto de 2014 mataron 33% más funcionarios que mismo lapso de 2013.

imageRotate
Rita Gutiérrez esperaba a las puertas de la morgue que le entregaran el cadáver de su hijo asesinado OSWER DÍAZ
THABATA MOLINA |  EL UNIVERSAL
domingo 24 de agosto de 2014  12:00 AM
Los efectivos de los diferentes cuerpos policiales de la Gran Caracas se han vuelto más vulnerables ante la acción de los delincuentes, según lo considera el abogado criminalista Fermín Mármol García.

Evidencia directas de este problema es que entre enero y agosto de 2014, el número de efectivos de distintos cuerpos de seguridad que han sido asesinados aumentó 33% en comparación con el mismo lapso del 2013.

Entre el 1 de enero y el 24 de agosto del año pasado, en la Gran Caracas el número de policías que habían matado ascendía a 58. En 2014 ya han asesinado 78 uniformados, en distintas circunstancias. Las dos últimas víctimas fueron asesinadas esta semana y pertenecían a las filas de Polisucre.

"Desde la Universidad Nacional de la Seguridad y las academias de policías se les debe dar el mensaje claro a los estudiantes: el hecho de portar un uniforme no genera respeto automático, como pasaba antes. Tenemos una delincuencia agresiva, violenta y que no le importan las consecuencias de sus actos", explicó Mármol García.

PNB en la mira 

El cuerpo policial con más uniformados asesinados en la Gran Caracas es la Policía Nacional Bolivariana con 32 efectivos. En segundo lugar está el Cicpc con 12 funcionarios, entre ellos, una mujer.

El mayor riesgo para los uniformados es cuando están francos de servicios, pero armados. Sin embargo, también han sido blanco de la delincuencia cuando están trabajando o se dirigen a sus respectivos comandos policiales.

Ese fue el caso del oficial Alejandro Junior Rincón Quintal, de 22 años, quien fue interceptado por dos hombres armados cuando se disponía a recibir la guardia. El hecho ocurrió la madrugada del lunes, en las adyacencias del elevado de Palo Verde, en Petare. El móvil de su asesinato fue el robo. El uniformado apenas había ingresado a las filas de la Policía del municipio Sucre en 2012.

Apenas cuatro días después matan a otro funcionario del mismo cuerpo policial.

Durante los 24 días que han transcurrido de agosto, también mataron a un escolta del subdirector del Cicpc, comisario Douglas Rico. Al inspector Carlos Correa, de 32 años, le dispararon en San Martín, cuando salía de una ferretería.

Emboscada 

Otro de los policías que han matado en el cumplimiento de sus labores en 2014, fue el oficial de la PNB Jhony Ojeda, de 23 años, que fue emboscado por delincuentes la madrugada del 26 de julio, en el kilómetro 5 de El Junquito, cuando hacía recorrido en el cuadrante 5 de Patrullaje Inteligente.

"El delincuente tiene un objetivo principal, que es desarmar a los uniformados. Por otro lado, matar a un policía les da prestigio dentro de sus bandas delictivas. El simple hecho de ser un garante de seguridad pública ya lo convierte en el enemigo y solo por eso, tienen la muerte garantizada si chocan con un delincuente", señaló el experto en temas de seguridad y violencia.

En el caso del supervisor jefe de Polisucre, David Rafael cordero Gutiérrez, de 43 años, asesinado la tarde del viernes, este policía estaba de vacaciones desde el pasado lunes. Los ladrones lo sorprendieron para robarle su arma de fuego personal y un dinero que iba a depositar en un banco. A pesar de tener 19 años de experiencia como policía, no tuvo pericia para evitar que los ladrones lo robaran y le dieran tres tiros.

Finalmente, Mármol García advirtió que la vía para rescatar la credibilidad en las instituciones policiales y minimizar los riesgos de los uniformados, pasa por elevar los estándares de selección y mejorar la formación de los funcionarios, ajustada a la realidad delictiva que hay en el país actualmente.

No hay comentarios: