lunes, 5 de mayo de 2014

Hasta 90 gandolas son atracadas cada mes en la región central



La falta de vigilancia en las vías ha hecho muchos más vulnerables a los transportes de carga, señalan sus conductores.

imageRotate
Señalan que una de las vías más peligrosas es la Regional del Centro (Archivo)
Contenido relacionado
NATALIA MATAMOROS V. |  EL UNIVERSAL
domingo 4 de mayo de 2014  08:22 PM
Caracas.- El homicidio de Miguel Ramón Alfonzo Vegas, gandolero de Pdvsa, cuyo cuerpo fue localizado el lunes pasado en la Autopista Caracas-La Guaira, a un lado del primer viaducto, desató la manifestación de al menos 200 compañeros de transporte de carga pesada que exigen mayor seguridad. Y es que un mes antes que se produjera este hecho, otro chofer, perteneciente también fue víctima de la violencia.

"El estaba saliendo de la Termoeléctrica de El Sitio y cuando tomó la vía Petare-Santa Lucía, bajó la velocidad porque iba a pasar un policía acostado. En eso un sujeto encapuchado, subió al auto, abrió la puerta del asiento del copiloto y le dio un disparo en la pierna, cerca de la femoral. Al parecer, el agresor pretendía robarlo. La asistencia oportuna evitó que perdiera la vida", relató Jesús Rengifo, miembro del sindicato de la planta de llenada de Pdvsa de Guatire.

No solo los conductores de los vehículos de carga, pertenecientes a la petrolera han sido blanco del hampa, el 11 de octubre del año pasado, a Alexander José Romero, viajaba en un camión en la carretera Panamericana, vía Tejerías. Transportaba productos alimenticios. En el trayecto una pareja de motorizados, lo siguió y cuando se le acercó, lo apuntaron con un arma de fuego.

"Intentó huir acelerando la velocidad, los hombres le gritaban 'párate'. No hizo caso y siguió la marcha. El motorizado que viajaba de parrillero accionó el arma de fuego. Dos de los tiros le dieron en la cabeza y en el pecho. Como pudo, detuvo el vehículo y se bajó, avanzó unos cuantos pasos para buscar ayuda y se desplomó. Los hombres intentaron llevarse el carro y no conforme con dejar a la víctima agonizando en la vía pública, aceleraron el vehículo y le trituraron el brazo izquierdo", refirió Juan Acosta, quien destacó que diariamente los conductores de carga pesada son blanco del hampa.

Los cazan en la noche
El comisario Argenis Guillén, asesor en materia de seguridad, destacó que en las Autopista Regional del Centro y la Gran Mariscal de Ayacucho, se reporta el mayor número de robos contra camioneros. En la primera se producen hasta tres atracos por día, mientras que en la segunda el promedio es de uno por día.

"La mayoría de las acciones hamponiles, son cometidas en horas de la noche, cuando las arterias viales están solitarias y oscuras, lo cual facilita la huída. Hay sectores donde se cae la señal del GPS y allí los antisociales aprovechan para interceptar. Los transportistas de licores, muebles y electrodomésticos, son los más buscados por los piratas. ", destacó el experto.

Según Guillén, en la mayoría de las ocasiones, los conductores someten al chofer, se lo llevan secuestrado para tomar el control del vehículo y pasar desapercibido por los puntos de control vial. Una vez que logran evadirlos, dejan al chofer abandonado en algún paraje solitario y se marchan con el vehículo y la carga.

"En Autopista Regional del Centro operan tres bandas, integradas por más de 10 sujetos, que en algunos casos pagan una vacuna a los funcionarios que custodian para que no los paren en las alcabalas. A la altura del sector Los Guayos, estado Carabobo y en la vía Valencia- Puerto Cabello operan 30 hampones. Algunos han sido detenidos, pero al cabo de unos meses los liberan".

Hay choferes que se salen de su ruta establecida para comer. Se meten en lugares inseguros para abaratar costos y a la salida son víctimas de una emboscada.

Las estaciones de servicio a las que acuden las gandolas que surten de combustibles también están desprovistas de vigilancia.

"Hemos hecho un llamado a los cuerpos de seguridad, incluyendo a la Guardia Nacional para que en horas nocturnas, estén vigiladas. A varios compañeros, los han interceptado en esos puntos, dada la ausencia de vigilancia. La situación se agrava aún más porque, los propietarios de las bombas de gasolina, no tienen disponibilidad para pagar vigilantes nocturnos", destacó Rengifo.

No hay comentarios: