domingo, 2 de febrero de 2014

27 secuestradores tienen en jaque el Área metropolitana


GAES Miranda elaboró documento en el que identifican a los plagiarios

THÁBATA MOLINA |  EL UNIVERSAL
domingo 2 de febrero de 2014  12:00 AM
Según un informe elaborado por el Grupo Antiextorsión y Secuestros de la Guardia Nacional de Miranda, en el área metropolitana de Caracas, Miranda y Vargas hay 27 secuestradores pertenecientes a siete bandas delictivas que mantienen en jaque a los habitantes.

Se trata de un grupo de delincuentes dedicados a cometer plagios, extorsiones y robos de vehículos. El documento contiene informaciones relacionadas con los nombres de estos delincuentes implicados diversos casos y los modus operandi que usan para delinquir.

"El secuestro es el delito más abominable que existe, por el daño emocional que causas a las víctimas y sus familiares. El auge en el país es por la situación de impunidad, donde el ciudadano se ha hecho cómplice, porque no le gusta denunciar", explicó el comisario Miguel Dao, ex director del Cicpc. 

La primera organización delictiva identificada por el GAES es la banda de "El Wilmer", integrada por seis personas y que operan en el este de Caracas. El líder fue detenido por el GAES en agosto de 2012, junto a otros dos, pero en la actualidad hay tres integrantes que continúan delinquiendo. 

En Filas de Mariche y Turumo las autoridades lograron identificar a la banda de "Los Kelvin", quienes actúan en horas de la noche y según el documento, suelen abordar a las víctimas en motos.

De acuerdo con el documento, cinco de los siete integrantes de esta banda están presos en la cárcel de Coro desde 2012.

"El problema es que en el país se detiene a las personas después que ha cometido 16 delitos. Los funcionarios se quejan de que los aprehenden en flagrancia y a los tres meses los vuelven a capturar y no se sabe cómo es que quedan en libertad", comentó Dao.

Otra de las bandas que operan al Este de Caracas es la de "El Jairo". El líder fue aprehendido en septiembre de 2013 por el Cicpc, pero hay otros tres que aún están en libertad. 

"En Caracas hay secuestradores de todo tipo. Hay unos que son expertos y otros que han incursionado recientemente en la comisión de este delito porque les ofrece mayor beneficio económico con bajo riesgo", comentó el comisario Vicente Álamo, ex subdirector de la policía científica.

Las autoridades militares que trabajan el delito de secuestro en la capital determinaron que recientemente se reorganizó la banda de "El Penko" que está constituida por seis integrantes. En 2012 el Cicpc logró ultimar a cuatro de sus miembros en un enfrentamiento.

Se diferencian de otras organizaciones por las altas sumas de dinero que exigen a cambio de la liberación de las víctimas y que han logrado actuar en el centro de Caracas.

En el municipio Sucre la banda de mayor actuación fue identificada como "De mañana". Incursionan en el secuestro exprés aunque tienen la logística para mantener a sus víctimas cautivas durante varios días.

"Desde el alto Gobierno se debe enviar un mensaje al país de que se quiere solucionar el problema, no con palabras, sino con hechos. La ciudadanía no confía en sus instituciones y no sabe que cuando paga una vez, está financiando los próximos tres secuestros", comentó el comisario Dao. 

Penas altas 

En la Ley Orgánica contra el Secuestro y la Extorsión, aprobada en 2009, se establecen penas de las más altas para aquellas personas que cometan estos delitos. Todas van desde 15 hasta 30 años de prisión, de acuerdo con la manera cómo sea cometida el delito. 

El artículo 10 establece que las penas se aumentarán hasta en un tercio cuando el delito sea cometido en perjuicio de niños o adolescentes, funcionarios de elección popular, magistrados e integrantes de las Fuerzas Armadas Nacionales. 

Otro agravante que aumenta la pena establecida por el delito de secuestro es el hecho de que la víctima fallezca en cautiverio, tal como ocurrió en los casos de Lobsang Rodríguez, quien fue plagiado en San Antonio de Los Altos en diciembre de 2013 y más recientemente con el arquitecto Jhon Machado, quien fue asesinado la noche del pasado 28 de enero.

"La policía científica hace un trabajo excepcional con el poco material humano y tecnológico que tiene. El problema es que el delincuente sabe eso y no se para. Mientras el policía se actualiza, el secuestrador está en lo mismo, buscando nuevas alternativas de sorprender a sus víctimas", expresó el comisario Álamo. 
tmolina@eluniversal.com

No hay comentarios: