lunes, 16 de enero de 2012

El crimen número 33, a sólo 15 días de enero, confirma que Ciudad Guayana





Asesinan de un disparo a taxista en Unare
Lunes, 16 de Enero de 2012

El crimen número 33, a sólo 15 días de enero, confirma que Ciudad Guayana está envuelta en una espiral de violencia que contrasta con la vulnerabilidad de los sistemas de seguridad del Estado.


Escena del crimen ocurrido anoche en la entrada a la urbanización Terrazas del Caroní, en Puerto Ordaz. FOTO GERMÁN DAM V.

Salió corriendo de su taxi, pero un disparo desplomó en el suelo a Manuel Alfonso Gulin Martínez, de 46 años. Cerca del vehículo permanecían un hombre, una mujer y un niño, que luego escaparon de las adyacencias de Terrazas del Caroní hacia las Mini Fincas, en Puerto Ordaz, comentaron los testigos.




Germán Dam V.

“El carro se metió contra la isla que está a la entrada de Terrazas del Caroní (Puerto Ordaz) y el señor salió corriendo. Sonó un disparo… vimos a un hombre, una mujer y un muchachito corriendo hacia las Mini Fincas (Toro Muerto). También vimos que el señor caía a pocos metros de donde se bajó”, relató un vigilante de la urbanización Terrazas del Caroní a un funcionario policial que custodiaba el lugar del crimen.

Comisiones de la Policía científica (Cicpc) llegaron al sitio y revisaron el cuerpo. Tenía un disparo en la parte superior izquierda de la espalda. “Le dieron donde era”, exclamó un policía estadal que tomaba nota de lo ocurrido. Los pesquisas se dirigieron al Hyundai Accent vinotinto, matrículas MCW-020 ubicado a pocos metros del cuerpo. Un anuncio luminoso continuaba encendido… decía: TAXI.

El interior del vehículo estaba en desorden. En el asiento del piloto hallaron la cédula de identidad de Manuel Alfonso Gulin Martínez. La foto del documento coincidía con el rostro del fallecido. Tenía 46 años. En el lugar del crimen nadie lloró. “No era de por acá… su familia aún no se entera”, comentaron algunos vecinos que presenciaban la escena.

Una carroza fúnebre negra trasladó el cuerpo del taxista hasta el Instituto de Ciencias Forenses del Cicpc. El Accent también fue trasladado hasta la sede del organismo para buscar alguna evidencia de interés criminalístico que sirva para identificar a los responsables del hecho. En el sitio no se hallaron casquillos de arma de fuego. Las autoridades presumen, también por el tamaño de la herida, que un revólver fue el arma homicida.

No hay comentarios: