miércoles, 14 de septiembre de 2011

Según el Cicpc han ocurrido 2.114 asesinatos este año en la ciudad


Violencia Según el Cicpc han ocurrido 2.114 asesinatos este año en la ciudad
En Libertador ocurrieron 79% de los homicidios de Caracas

José Ramón Fernández, padre de una de las víctimas de Petare, dijo: "Esto que estoy sintiendo es un dolor muy fuerte, muy profundo"


FERNANDO SÁNCHEZ
MARÍA ISOLIETT IGLESIAS , DEIVIS RAMÍREZ MIRANDA EL UNIVERSAL
miércoles 14 de septiembre de 2011 12:00 AM


Una bala, o muchas más, llegaron a 2.114 hogares caraqueños y los enlutaron. Ese es el número de personas que en la ciudad han muerto a tiros, desde enero hasta este lunes, según cifras extraoficiales ofrecidas por fuentes del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas.


De ese total, 79% ocurrieron en el Municipio Libertador, es decir, 1.671 personas fueron asesinadas en esa localidad. Eso representa una tasa (hasta agosto) de 58 muertos por cada cien mil habitantes.


Le sigue municipio Sucre con 367 caídos; una tasa de 24; luego Baruta con 13 asesinados por cada cien mil habitantes, después El Hatillo con 19 y luego Chacao con 5 por cada 100 mil habitantes.


"Aquí matan a la gente y no se hace nada... a lo mejor la muerte de mi hijo queda impune... Lo único que puedo decir, es que vivir una situación como esta no es nada fácil", dijo José Ramón Fernández, el padre de un joven de 15 años que acribillaron este lunes, junto a otros dos, en el barrio Caruto, calle La Línea, sector El Huequito, de Maca, en Petare. Los tres salían de un velorio.


En el camino fueron interceptados por un grupo de pistoleros que los acribillaron. Las personas de la zona dijeron a los deudos que los confundieron con muchachos de Guarenas.

"Mmi hijo era del barrio San José de Petare, no de Guarenas.


Le dispararon 15 veces" recordó José Ramón. El otro fallecido también tiene 15 años e iba con su hermano de 18 años, Jorge Jeferson Ávila, quien es el único de los tres que no murió, aunque está muy grave en el Hospital de El Llanito.


Los médicos le dijeron a su padre, Jorge Ávila, que la condición del muchacho era muy delicada. Ninguno de los tres estudiaba. Pero los dos muertos trabajaban. El hijo de josé Ramón en un lavado de motos y el de Jorge en la venta de comida de su padre.


El herido, aún convalecía de un tiro que recibió en el pecho hacía unos meses en una fiesta.


"A mi muchacho no le encontraron ni su celular, ni su cartera", dijo Jorge Ávila. "Uno de los hermanos de mi muchacho me dijo llorando que él iba a estudiar para que no lo mataran como a su hermano... yo no sé qué fue a hacer mi hijo a ese velorio, si ni siquiera conocía al muerto... yo no quería que fuera", contó José. Los otros do caídos eran del barrio San Miguel, también de Petare. Ambas familias han perdido, a tiros, a otros familiares.


Los parientes de José Ramón se enlutaron por el homicidio de dos sobrinos, primero fue hace ocho años y después ro hace cuatro. Jorge Ávila a dos hijos más: uno hace seis meses y otro hace cinco años. Ninguno de los deudos confía en que la policía logrará hacer justicia, aunque añoran que lo consigan.


"Mi hijo estaba empezando a vivir y era un joven sano", repetía José Ramón mientras, apretando los dientes, aguantaba las lágrimas. Su hijo, como el de Jorge Ávila, se convirtió en un número más en la morgue de Bello Monte, donde han ingresado 3.892 cuerpos desde enero hasta este lunes 9 de septiembre.


De esos ingresos, 2.114 fueron tipificados como homicidios.

No hay comentarios: