domingo, 3 de abril de 2011

Presos pueden optar a libertad por beneficios REGION INSULAR



Presos pueden optar a libertad por beneficios

Destacamento de trabajo, libertad condicional, ciudad por cárcel, indulto, entre otros, son alternativas que tienen los sentenciados para salir a la calle.

ROSALYMIR GUERRA FERNÁNDEZ

Las personas penadas por algún delito pueden optar, luego de cumplir ciertos requisitos de ley, a libertad limitada o plena, para lo cual deben ser evaluados por delegados de la Unidad Técnica de Suspensión y Orientación, ubicada en el municipio Mariño.
Los jueces que llevan los casos exigirán a los delegados asignados que realicen a los sentenciados evaluaciones psicológicas, sociales y a su entorno familiar, con la finalidad de emitir un informe dirigido al juez, quien decidirá si salen en libertad, según los beneficios establecidos en la ley.

Melchor Silva, jefe encargado de la Unidad de Suspensión y Orientación, relató que los reos pueden salir de prisión protegidos por las figuras de “destacamento de trabajo, régimen abierto, libertad condicional, confinamiento o el indulto”, este último sólo lo concede el Presidente de la República.

Para disfrutar del beneficio de “destacamento por trabajo”, es decir, dormir en el penal y salir por el día a trabajar desde las siete de la mañana hasta mediodía; estar bajo presentación o ciudad por cárcel, entre otros, deben pasar por las evaluaciones y constante monitoreo de un abogado, un psicólogo, un terapeuta y un sociólogo, por el tiempo que determine el juez.

Silva dijo que hasta esta semana manejaban 301 casos de personas que aún continúan en ese proceso.
Los evaluadores transmiten la información al tribunal correspondiente según el tipo de delito, para que este organismo dicte sentencia.

El imputado puede acceder a cualquiera de estos beneficios siempre que haya cumplido la cuarta parte de la pena y haber presentado registros de buena conducta a lo largo de su condena.

Si son detenidos nuevamente serán juzgados por el delito que hayan cometido y serán remitidos ante los órganos competentes, según Silva.

BENEFICIO QUE SE PIERDE
Pedro (nombre ficticio) salió del Internado Judicial de San Antonio hace tres años en régimen de ciudad por cárcel, pero al verse en su entorno y con las mismas amistades decidió ganarse la vida como comúnmente lo hacía: robando y vendiendo droga. Tras un allanamiento, hace menos de un año, lo detuvieron y ahora paga 10 años de confinamiento.

“Hoy debo estar tras las rejas sin derecho a un nuevo beneficio. Violé el que estaba cumpliendo en menos del tiempo estipulado. Ahora cumpliré mi pena completa”.

No hay comentarios: