domingo, 3 de abril de 2011

Instalada Junta Liquidadora de la Policía Metropolitana




(RedacciónMpprij/ 2 de Abril 2011)

Este viernes se instaló la Junta Liquidadora de la Policía Metropolitana (PM), presidida por el viceministro del Sistema Integrado de Policía, Edgar Barrientos, a fin de establecer un plan de acción y cronograma de trabajo de tres meses, tiempo en el cual se aspira que se culmine el proceso de supresión y liquidación de ese cuerpo policial.

La junta está integrada por especialistas en las áreas que requieren especial interés y se designó a Carlos Alberto Meza, director de la PM; Manuel Alejandro Vivas, en Recursos Humanos; María Elisa Domínguez, en Gestión Administrativa, y Libia Mendoza, en Planificación y Presupuesto, Organización y Sistemas.

La Policía Metropolitana se suprime por mandato de la Ley Orgánica del Servicio de Policía, que ordenó la supresión de este cuerpo de seguridad. El Viceministro Barrientos recordó que la poca credibilidad y falta de confianza entre los ciudadanos que adquirió la Metropolitana en los últimos tiempos hace que éste sea un paso más en el proceso de transformación del modelo policial venezolano.

El trabajo de la junta incluye hacer efectivo el interés del Gobierno de cancelar todos los pasivos laborales correspondientes, no sólo a quienes se jubilan, retiran o incapacitan en estos momentos, sino también a aquellos funcionarios egresados de la PM antes de 2008, cuando la Policía Metropolitana pasó a estar adscrita al Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interiores y Justicia.

Cabe destacar que el Presidente de la República, Hugo Chávez Frías, aprobó un total de 729 millones 177 mil 15 BsF para este proceso de liquidación y supresión que el MPPRIJ ha venido desarrollando desde el año 2008.

Barrientos explicó que la junta dará continuidad al proceso de jubilaciones, declaración de incapacidad y otorgamiento del beneficio especial de jubilación a quienes tienen más de 15 años de servicio en ese cuerpo policial.

“En cuanto al proceso operativo, se ratificó lo que dice la resolución de que la Policía Metropolitana sólo mantendrá disponible a este personal para problemas de alteraciones o de orden público. Sólo por instrucciones del órgano rector es que esa unidad saldrá a la calle”, enfatizó.

Agregó Barrientos, “con esto queremos decir que para la Policía Metropolitana está prohibido patrullar a pie, en moto o vehículo y realizar alcabalas o puntos de control”, mientras sus funciones pasan a otros organismos como la Policía Nacional Bolivariana.

En este lapso la Policía Metropolitana sólo deberá custodiar las instalaciones policiales, los hospitales y Centros de Diagnóstico Integral (CDI), así como los 37 consulados y embajadas y debe además brindar seguridad en los 53 refugios donde se encuentran los damnificados de la región capital.

Hasta la fecha ha egresado el 45% del personal de la Policía Metropolitana, quienes han cumplido los requisitos para incorporarse a la Policía Nacional Bolivariana (3.238 funcionarios y funcionarias policiales) o han sido jubilados. Actualmente la Metropolitana tiene 5.238 trabajadores en nómina, que incluye al personal administrativo, obrero, médico asistencial y uniformado.

Barrientos indicó que la comisión de liquidación espera otorgar la jubilación a un 20% del personal por la vía especial que se otorga cuando se tienen más de 15 años de servicio en una institución; y que adicionalmente se ofrecerán 1.600 puestos de trabajo en el MPPRIJ, al personal que no califique para la jubilación, los cuales se asignarán tras un proceso de selección.

Precisó que hasta el momento han sido redistribuidas 15.881 armas de fuego entre la Dirección de Armas y Explosivos (DAEX), la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y para el entrenamientos en Uso de la Fuerza Potencialmente Mortal en la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES).


(PrensaMpprij/ CGP / CM/ Foto: archivo)

1 comentario:

gabriel dijo...

Que piensan hacer con los miles de funcionarios que quedamos aún en la policía, somos profesionales hasta con 3 y mas títulos universitarios y bien preparados con todos los conocimientos y experiencias que pueden ser un arma de doble filo para el estado. No consideramos justo que nos liquiden a 1000 bolívares por año de servicio o trabajar contratados en un penal como carne de cañón para los delincuentes que nosotros mismos metimos allí, porque no estamos dispuestos a seguir sumisos ante tanta falta de respeto a los que servimos por años a esta patria y a nuestro país, la mayoria vivimos en barrios y somos parte del pueblo y el pueblo tiene poder y si este es un proceso de inclusiòn porque nos Excluyen y nos retiran como sino sirvieramos mas pues no crean eso vienen las elecciones y nos haremos escuchar. Saludos Colegas.