sábado, 29 de enero de 2011

Forensic Science: Oxymoron?

En las novelas de detectives y series de televisión los criminales a menudo son atrapados debido a que dejan sus huellas en el sitio del suceso. El análisis de las huellas dactilares se utiliza ampliamente en muchos tribunales del mundo, pero en el año 1993 sucedió algo curioso con las huellas dactilares utilizadas como prueba en el curso de un juicio.
En el caso Daubert (1993), el juez Louis Pollak dictaminó que un experto no podría testificar que las huellas encontradas en la escena del crimen coincidían con las del sospechoso. Estó tuvo repercusión, en la Corte Suprema y el caso de Daubert ha generado desde entonces, cierta ambigüedad para la comunidad legal. El Tribunal revisó varios criterios para la calificación de la lista de expertos que dieron su testimonio: como la revisión por pares, la tasa de error, si era o no una prueba adecuada, la normativa, las técnicas, validación estadistica, y la aceptación. Algunos juristas distinguidos pensaron que Pollak tenía razón en esa observación y otros no.
No es que el análisis de la huella digital no es confiable, el problema, más bien, es que su fiabilidad debe ser verificada tanto por modelos estadísticos, como el análisis de datos consistentes sobre la tasa de error. El uso de muestras de apendices pilosos en la identificación, es un ejemplo del tipo de evidencia "científica" cuya fiabilidad puede ser exagerada cuando se presenta ante un jurado. Algunos abogados defensores se han preocupado por el grado de transformación y mejora de este tipo de evaluación en la evidencia, ya que la no aplicación de la misma podría inducir a errores. La aceptación del uso de la estadistica y la estandarización de los procedimientos de laboratorio para análisis de ADN, finalmente, rompió esa barrera, esta en ese sentido, es una prueba científica convincente. Pero la resistencia se ha mantenido firme en otras áreas. Por ejemplo, la prueba del polígrafo, que ha sido evaluada cuidadosamente y se ha encontrado defectuosa. Sin embargo, en muchos países sigue siendo aplicada. En los Estados Unidos, la Academia Nacional de Justicia tiene un proyecto liderado por el grupo que había visto antes las consecuencias de la decisión en el caso de Daubert y el mismo grupo instó a examinar la ciencia y sus aplicaciones en el análisis forense. Un proyecto se elaboró y aprobó, y una fundación privada hizo una promesa verbal de apoyo. El Departamento de Defensa (DOD) y el Departamento de Justicia se acercarón también al financiamiento. Poniendo fin a un prolongado intercambio con el Grupo de Apoyo Técnico de Trabajo en el Departamento de Defensa, el proyecto fue abandonado. NIJ apoya una conferencia anual sobre la Ciencia y la Ley, en la que participan la Asociación Americana para el Avance de las Ciencias y otras Academias. En la planificación de la agenda de estas conferencias, NIJ ha asistido con regularidad haciendo evaluaciones amplias de la ciencia que subyace en las técnicas forenses.
Los problemas relacionados con la seguridad nacional han incrementado el deseo del gobierno de aplicar mejor la ciencia para la detección de actividades delictivas y la búsqueda de los autores. Y, por supuesto, nuestra sociedad tiene una preocupación de larga data sobre la protección de los derechos de los acusados. Estos intereses de seguridad pública y justicia se verán favorecidos por una aplicación de la tecnología más científica y fiable en el análisis de los delitos. Disponible en: http://www.microtracescientific.com/news/articles/palenik_palenik_04_all.pdf

No hay comentarios: