lunes, 31 de enero de 2011

Decisiones injustas y la Ciencia Forense:Una Necesidad de Regular los Laboratorios de Criminalística

Por: Paul C. Giannelli

La prueba de ADN ha exonerado a más de 200 convictos en los Estados Unidos, algunos de ellos se encontraban ya sentenciados a muerte. Muchos estudios demuestran que un número sustancial de estos fiascos jurídicos involucraron el fraude científico o el empleo de ciencia basura.

Este Artículo documenta los grandes fiascos en los laboratorios de criminalística y algunas técnicas forenses, como por ejemplo, la comparación microscópica del pelo. Algunos casos involucran la incompetencia y procedimientos dudosos, mientras otros traen consigo el engaño. Pero la magnitud del las desidias—el número de episodios y la duración de algunos de los abusos durante décadas —demuestran que estos problemas son más frecuentes de lo que se piensa.

Paradójicamente, el procedimiento más fidedigno científicamente —el análisis de ADN— es uno de los más extensivamente normalizado, mientras muchas técnicas forenses con genealogías científicas cuestionables no son reguladas. La regulación de la prueba de ADN fue desarrollada gradualmente durante los últimos veinte años y puede servir como modelo para otras unidades del laboratorio. La acreditación de laboratorios criminalísticos, la certificación de los examinadores, y la estandarización y promulgación de protocolos escritos para cada técnica pueden encaminar, aunque de una manera larga la profesionalización de las ciencias forenses. Además, deben asignarse la aplicación de programas de calidad y auditorías internas y externas. Finalmente, deben establecerse grupos de trabajo de ciencias forenses en cada jurisdicción para llevar a cabo éstas y otras reformas.

INTRODUCCION

En el otoño del 2004, el Jefe del Departamento de Policía de Houston convocó a una prórroga en las ejecuciones de varios convictos de Harris County después de que su laboratorio de criminalística había completado la revisión de algunos casos antiguos. En este condado la mayoría de las multas implicaban la muerte, no obstante, esto no era una casualidad. Antes, el Gobernador de Illinois había impuesto una prórroga en las ejecuciones en ese estado, debido en parte a la magnitud de la casualidad. La ciencia defectuosa y el la ciencia forense declarando culpable a un inocente son difíciles de reconocer, aunque son claramente sustanciales. Barry Scheck y sus colegas examinaron sesenta y dos (62) de las primeras sesenta y siete (67) exoneraciones logradas mediante la aplicación de la prueba de ADN certificadas en América del Norte a través del Proyecto Inocencia de la Escuela de derecho de Cardozo, tres (03) de estos casos involucraron corrupción o ciencia fraudulenta.
La revisión subsecuente de las técnicas forenses empleadas prueba errores en un 63% de las decisiones injustas y testimonios falsos o engañosos por parte de los expertos en un 27%. Un tribunal en Chicago, en el año 2004 informó que una serie de laboratorios criminalísticos exoneraba a 200 personas condenadas a muerte desde el año 1986 mediante el empleo de la prueba de ADN. Y más de un cuarto de los casos involucró un trabajo o testimonio incorrecto por parte del laboratorio de criminalística.” En el 2005 un estudio identificó veinticuatro decisiones en las que los científicos forenses mintieron.

Un estudio más reciente de 200 exoneraciones utilizando la prueba de ADN encontró que esa evidencia representaba un 57% de los casos “mal trabajados” y fue el segundo tipo principal de evidencia, después de las identificaciones del testigo ocular, que se usó en para la aplicación de castigos injustos.

La serología de la sangre y semen eran las técnicas forenses más usadas comúnmente (en 79 casos), luego seguía la tricología (43 casos), comparación de la tierra (5 casos), huellas de mordedura (3 casos), huellas digitales (2 casos), odorología (2 casos), el espectrógrafo (1 caso), huellas de calzado (1 caso), y comparación de fibras (1 caso). Además de los problemas en el laboratorio de Houston, han aparecido problemas en los laboratorios de Baltimore, Chicago, Cleveland, Los Ángeles, Montana, Oklahoma City, San Antonio, Seattle, Virginia, y Virginia Oriental.

Es más, una serie de casualidades penosas ha plagado el Laboratorio del FBI, quien remitió informes errados al inspector general que eran críticos para la unidad de explosivos en el año 1997 y la unidad de ADN en el 2004. Un Ingeniero metalúrgico del FBI fue hallado culpable de dar testimonio falso que involucra el análisis físico comparativo de una bala en el año 2003. Algunos de los fracasos de los laboratorios criminalísticos involucran incompetencia y procedimientos dudosos, mientras otros traen consigo el fraude, pero la magnitud de los abandonos—el número de episodios y la duración de algunos de los abusos, que en varios casos cubren décadas — evitan el despido y fomentan el trabajo errante de una sola “o pocas manzanas podridas.” Huellas digitales Falsificadas, Autopsias falsificadas, informes falsos de laboratorios, perjurio, falso testimonio, incluso la falsificación de credenciales, han sido bien documentados en los Estados Unidos. De hecho, En la Florida, el fieltro Judicial Supremo obligó a elaborar una “crítica nacional a la evidencia forense” y creó una mesa de trabajo en Ciencias Forenses y un Comité Asesor Científico, otro subproducto de una controversia del laboratorio. Mientras estas reformas reflejan alguna mejora, ellas son largas retrasadas. Todos los laboratorios de criminalística deben regularse de una manera comprensiva.

En la primera parte de este Artículo examino varios fracasos de algunos laboratorios. Estos ejemplos involucran laboratorios municipales y estatales, así como el Laboratorio del FBI, y ellos cubren una gran variedad de técnicas, incluso la tricología, exámenes serológicos, análisis de drogas, identificaciones de huellas digitales, y el perfil de ADN, la norma del oro actual en la ciencia forense. En algunos de estos casos, es difícil distinguir entre la malversación e infidencia, porque la falta de protocolos de convicción de calidad crea un ambiente en que los dos pueden florecer y no son detectados por períodos largos de tiempo. Es más, algunos abusos pueden remontarse a la falta de aprobación científica de una técnica — por ejemplo, las comparaciones microscópicas de pelos y el análisis de proyectiles. Estos ejemplos demuestran la necesidad de regular los laboratorios criminalísticos.

La segunda parte de este artículo discute la regulación en las pruebas de ADN que se ha venido desarrollado gradualmente durante los últimos veinte años y puede servir como un modelo para otras unidades del laboratorio. La complejidad de los perfiles de ADN ha forzado al FBI a establecer un grupo activo de técnicos, y promulgar la comprobación de pruebas estándares. En 1994, el Congreso anunció en Estados Unidos la Identificación por medio de la prueba de ADN. Acto que autorizó la creación de una base de datos de ADN nacional. Significativamente, esta legislación también creó una mesa de Asesores para promulgar las normas de convicción de calidad y la habilidad requerida de los examinadores y auditores. Este Acto marco el hito en ser la primera legislación federal en regular una ciencia forense. Otros requisitos para un esquema regulador eficaz incluye la acreditación de los laboratorios de criminalística, la certificación de los examinadores y la estandarización y divulgación de protocolos escritos para cada técnica. Es más, deben establecerse comisiones de ciencias forenses en cada jurisdicción para llevar a cabo éstas y otras reformas.

LOS FRACASOS DE LOS LABORATORIOS DE CRIMINALISTICA

VIRGINIA OCCIDENTAL ver http://en.wikipedia.org/wiki/Fred_Zain
Uno de los casos más notorios de deficiencia en un laboratorio criminalístico involucra a Fred Zain, Bioanalista Jefe de la Policía Estatal de Virginia Occidental, quién falsificó los resultados de las pruebas de ADN en 134 casos desde 1979 hasta 1989.

Al examinar un informe judicial sobre la mala conducta de Zain en esta década, el Tribunal Supremo en New York habló de "impactante... de violaciones flagrantes… y la corrupción de nuestro sistema legal”. La investigación judicial concluyó que, cualquier testimonio o prueba documental ofrecida por Zain en cualquier momento y en cualquier proceso penal debe considerarse no válida, no confiable, e inadmisible. El informe comentaba:

“Los actos de mala conducta por parte de Zain incluyen exagerar los resultados al exagerar la frecuencia de las coincidencias genéticas en determinadas pruebas, información errónea de la frecuencia de alelos genéticos en muchas pruebas, informar que varios elementos han sido probados, cuando sólo uno había sido probado, informar de resultados no concluyentes como concluyentes alterando varias veces los registros del laboratorio; agrupación de los resultados para crear la impresión errónea de que los marcadores genéticos eran obtenidos de todas las muestras analizadas, no reportar resultados contradictorios, no llevar a cabo o no informar sobre la realización de pruebas adicionales para resolver los resultados conflictivos, la coincidencia con un sospechoso cuando la prueba admitía sólo una coincidencia con la víctima, cambiar las muestras en varios casos, e informar resultados científicamente imposibles o improbables”.

Muchos acusados fueron encarcelados en base al testimonio de Zain, de hecho, Zain fue un testigo que, después de aceptar otro cargo en un laboratorio forense de San Antonio en West Virginia, los fiscales le enviaron pruebas para repetirlas. Los fiscales se basaron en él, porque el resto de los expertos en Virginia fueron incapaces, a su juicio, de obtener los mismos resultados que Zain. En respuesta al asunto de Zain, la Policía Estatal de Virginia Occidental ha renovado su laboratorio de criminalística. Sorprendentemente, a pesar de este esfuerzo, en el laboratorio continuaron siendo víctimas de algunas malas conductas. El 7 de septiembre del 2000, como resultado de un procedimiento de control de calidad establecido, el sargento Timothy White fue descubierto por ciertas inconsistencias en un informe de laboratorio elaborado por el químico Todd Owen McDaniel. Cuando White se informó de las inconsistencias, la Policía del Estado se puso en contacto con el FBI quién enfrentó a McDaniel y admitió no practicar las pruebas necesarias a algunos sospechosos de tráfico de marihuana y cocaína y, posteriormente, se declaró culpable de fraude. La Drug Enforcement Administration (DEA) tuvo que hacerse cargo del caso. La investigación del FBI descubrió que McDaniel no era el único empleado que ignoraba los procedimientos. El informe menciona que White también había violado la política del laboratorio, pero al parecer no aprendieron esta lección. En junio del 2001, menos de un año más tarde, una discrepancia se detectó en uno de sus informes. Se suma al problema, el capitán Rick Theis, director del laboratorio, quien omitió notificar al superintendente de la Policía del Estado, que Tanto White como Theis tuvieron esta incongruencia.

Caso McCarty http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,1101010521-109625,00.html
Joyce Gilchrist empezó trabajando como químico forense en la Ciudad de Oklahoma, en el laboratorio de criminalística del Departamento de Policía en 1980, y es otra ilustración prominente de mala conducta desenfrenada durante muchos años. Durante la persecución de Curtis McCarty en 1982, Gilchrist incluyó a McCarty como el principal sospechoso en una investigación de violación y asesinato basándose en la comparación microscópica de un pelo. Después de que otro sospechoso identificó a McCarty como el asesino. Dos meses antes del juicio, la defensa pidió informes científicos, así como el acceso a las muestras del pelo, y la prueba serológica realizada. John Wilson, un policía independiente del laboratorio criminalístico de Kansas City, analizó la evidencia después de ser contratado como consultor por la defensa. Gilchrist envió las muestras para que Wilson las recibiera el 17 de marzo de 1986, el día en que comenzaba el juicio. Gilchrist utilizó su tardanza en contra de la defensa y dijo que Wilson no podría dirigir un examen competente en tan corto tiempo. Después Wilson testificó que, ningún vello púbico encontrado en la víctima coincidía con los de McCarty, Gilchrist respondió que ella simplemente había incluido en su informe un pelo púbico encontrado en la víctima que era consistente con el pelo de McCarty. Adicionalmente, Gilchrist testificó que, basado en esto, McCarty estaba presente en el momento del crimen, pero no había ninguna base científica que sustentara esta declaración. McCarty había sido condenado a muerte. La Corte de Apelaciones de Oklahoma anuló la condena de McCarty, basándose en que Gilchrist había retrasado indebidamente el envío de su informe, así como la muestra al experto de la defensa. El tribunal también criticó a Gilchrist por omitir información crítica en el informe, y reprocharon su conducta. Por último, el tribunal consideró que Gilchrist había declarado más allá de lo que un experto debe referirse en el juicio.

Caso Pierce
En 1985, Sandra Burton fue violada en su apartamento. Cuando la policía interpeló a Jeffrey Pierce, un paisajista de apartamentos que trabajaba con Burton, este dijo que él no era el violador. Además, dos testigos corroboraron la coartada de Pierce. Ocho meses después, sin embargo, Pierce fue detenido, y minutos después de haber accedido voluntariamente a proporcionar ejemplares de cabellos y vello púbico, Gilchrist determinó que los vellos púbicos de Pierce, coincidían con algunos pelos encontrados en la escena del crimen. Pierce fue declarado culpable y condenado a sesenta y cinco (65) años de prisión. La Corte de Apelaciones de Oklahoma confirmó la condena a pesar de varios aspectos preocupantes del caso. En primer lugar, Gilchrist había violado una orden judicial al no entregar algunas pruebas a la defensa. En segundo lugar, su informe estaba incompleto. Aunque el tribunal reconoció estas deficiencias, llegó a la conclusión de que los derechos constitucionales de Pierce no habían sido violados. Una investigación posterior del FBI sobre los análisis que hiciera Gilchrist en ocho muestras, determinó que los cabellos habían sido mal identificados en seis casos. Uno de los casos fue el de Pierce, el FBI descubrió que ninguno de los pelos tomados de Pierce exhibió las mismas características microscópicas del pelo encontrado en la escena del crimen. Como resultado, el Departamento de Policía de Oklahoma City sometió la evidencia a un análisis de ADN en un laboratorio privado. Estas pruebas exoneraron a Pierce, quien demando a Gilchrist por violar sus derechos constitucionales.

Caso Mitchell
En un caso de violación y homicidio ocurrido en 1992, Gilchrist declaró que el esperma de Mitchell había sido detectado en hisopados anales y vaginales tomados de la víctima. Ella hizo esta declaración a pesar de dos hechos fundamentales: (1) antes del juicio, las pruebas de ADN realizadas por el FBI (a petición de Gilchrist) establecieron la ausencia de espermatozoides en el frotis, y (2) los espermatozoides que se encontraron en las bragas de la víctima correspondían al ADN de su novio. Gilchrist no entrego este informe del FBI a la defensa, aunque, el Décimo Circuito, posteriormente señaló que "estos resultados socavan totalmente el testimonio de la Sra. Gilchrist." El tribunal llegó a observar:
“La Sra. Gilchrist proporciona al jurado pruebas que implican a Mitchell en el asalto sexual de la víctima, que ella sabía eran falsas y engañosas. Más grave a esta conducta inadecuada fue la de la fiscalía, que "había trabajado extensamente en el juicio para ocultar los resultados verdaderos de la prueba de ADN, para resaltar los resultados de Gilchrist", y cuya caracterización en el informe del FBI fueron totalmente no respaldados.

Caso Malcolm Johnson
Malcolm Johnson, también fue acusado de violación y asesinato, Gilchrist declaró que el semen recuperado de la cama de la víctima era compatible con el tipo de sangre de Johnson y que los pelos que se encontraron en la cama correspondían con el pelo extraído del brazo de Johnson. Johnson solicitó un experto por la defensa para contrarrestar el testimonio de Gilchrist, y esta solicitud le fue negada siendo condenado y ejecutado el 6 de enero del año 2000. Más tarde, cuando el escándalo de Gilchrist estalló, los abogados de Johnson pidieron que las pruebas fueran re-examinadas. La policía llegó a la conclusión de que no había espermatozoides presentes en las muestras tomadas de las sabanas de la cama de la víctima.

Estos casos no fueron los únicos en los que se criticó el trabajo de Gilchrist. En el caso de Fox Vs el Estado, se le condeno a Fox a pena de muerte por la supuesta violación de una mujer, la corte de apelaciones cuestionó el testimonio de Gilchrist: La falta de argumentos científicos en sus conclusiones llevan a la reflexión relativa en pruebas similares. Sin embargo, para un jurado, por lo general mal preparado para asimilar los resultados de análisis tricologico, tal opinión puede no parecer importante. En el caso de Miller vs el Estado, el tribunal revocó una condena por violación, y señaló que una vez más Gilchrist volvió a entregar a la defensa pruebas tricologicas de manera extemporánea y omitió las conclusiones fundamentales de su informe. Después de ser exonerado Miller fueron practicados análisis posteriores de ADN mitocondrial, los cuales inculparon a otro sospechoso, Ronnie Lott, a quien Gilchrist había excluido anteriormente, y este fue condenado por el crimen.

En enero del año 2001, el jefe del laboratorio documento los problemas relativos a la ejecución del trabajo de Gilchrist, incluyendo: (1) falta de pruebas en muchos casos, (2) la contaminación debido a problemas con las pruebas que se "apilan en toda el área del laboratorio", (3) la destrucción sistemática de la evidencia mucho antes de la prescripción por ley que es después de dos años de la sentencia firme y definitiva, (4) en muchos casos, la falta de revisión por pares, y (5) la ausencia de aptitud. Esta revisión se produjo diez años después de que el profesor Starrs había criticado el trabajo de Gilchrist en un diario de ciencias forenses. Él escribió: "en su afán por promover la acusación, ella había puesto unas gríngolas a su conciencia profesional", y aunque su conducta había sido cuestionada por más de quince años, los supervisores de Gilchrist no estaban al tanto de las controversias surgidas en las salas de juicio o no les importaba, siempre y cuando su testimonio diera lugar a condenas. Al ser entrevistado por Dan Rather en el año 2001, Wilson, el experto que había presentado la denuncia en contra de la ética Gilchrist, dijo: "Todo el sistema de justicia penal ha fracasado." Luego explicó: "Hay que mirar en la oficina de los fiscales. Deben haber comprendido lo que estaba pasando con todas esas banderas que se agitaban. Los jueces no son diferentes. "De los veintitrés casos de pena de muerte en la que declaró Gilchrist, doce acusados han sido ejecutados. Oklahoma ahora exige que sus laboratorios que sean acreditados.

Montana
Algunos problemas surgieron en Montana cuando Jimmy Ray Bromgard, condenado por violación en 1987, fue exonerado gracias a una prueba de ADN patrocinada por la Escuela de Derecho Cardozo en el Proyecto Inocencia, después de cumplir quince años de prisión. Melnikoff Arnold, fundador y director de la Policía Estatal de Montana, declaró en juicio sobre el análisis del cabello de Bromgard. Melnikoff utilizó un análisis estadístico que al parecer había inventado. Según Melnikoff, "existen probabilidades de que una de cada cien personas tengan cabello o el vello púbico tan similares que no se puedan distinguir por comparación microscópica”. Pero no existe base científica para estas declaraciones. Un panel independiente de cinco expertos concluyeron que el testimonio de Melnikoff contenía "errores graves" y demostraron una "falta fundamental de comprensión en la técnica de de la comparación de pelos. El Proyecto Inocencia buscó otros casos en los que Melnikoff había testificado. Como resultado, el análisis de ADN también exoneró a Chester Bauer, condenado por violación en 1983 y a Kordonowy Pablo, condenado por violación en 1990. En estos dos casos, Melnikoff también utilizó un análisis estadístico falso en su testimonio. Cuando el Fiscal General del Estado se negó a investigar los casos anteriores, el Proyecto Inocencia, junto con cinco ex magistrados de la Corte Suprema de Montana, solicitaron la revisión de más de 200 casos en los que había intervenido Melnikoff. La Corte Suprema de Montana, sin embargo, utilizo motivos de competencia para desestimar una petición que solicitaba una auditoría independiente y la repetición de las pruebas a cada evidencia. Melnikoff había pasado al Laboratorio de Criminalística en Washington en 1989. La investigación no reveló problemas adicionales. Una auditoría interna encontró fallas en treinta de los 100 casos asignados a Melnikoff para el análisis de drogas.

Gilchrist y Melnikoff no fueron los únicos expertos que abusaron en las pruebas tricologicas, en muchos de casos de condena injusta se presenta este tipo de pruebas. En el caso Williamson vs Reynolds, un tribunal federal señaló que el análisis microscópico del pelo carece de sustentación científica. Williamson más tarde fue exonerado por un análisis de ADN, y la prueba tricologica quedo tildada de "poco fiable". Muchos tribunales judiciales toman en cuenta la fiabilidad de las pruebas tricologicas e implícitamente encuentran esta evidencia incuestionable, sin embargo hay una falta vergonzosa de conocimientos en esta "bien aceptada" técnica.

En un estudio, el FBI comparó el análisis del ADN mitocondrial Vs el análisis microscópico del pelo, la segunda prueba tuvo un error en sus resultados en un 12% de los casos, a pesar de que el ensayo se había limitado a una "asociación" conforme con los testimonios. En la tricología la falta de una base científica y protocolos de laboratorio limita a las conclusiones que pueden derivar en un dictamen erróneo.
John Willis fue declarado culpable de violación en el año 1992, a pesar de sus protestas de inocencia. El Dr. Pam, un serólogo del laboratorio criminalístico de Chicago, declaró que sus pruebas fueron "no concluyentes", es decir, que no incluye ni excluye a Willis como la fuente del semen. Willis, apodado el "violador de la belleza", fue declarado culpable y condenado a 100 años de prisión. Siete años más tarde, las pruebas de ADN lo exoneraron. En ese momento, las notas de laboratorio de Pam indicaban que el grupo sanguíneo de Willis era B lo que lo excluía como fuente del semen que era del (tipo A). Pam no reconoce este hallazgo en su testimonio. Willis demandó al estado por más de $ 2.5 millones. Chicago Tribune informó: "Por su propia cuenta, Pam podría haber repetido las pruebas en el caso de Willis para aclarar los resultados, e incluso sus jefes todavía dicen que así debía ser." Pam también participó en otras condenas erróneas. Los problemas en el laboratorio de Chicago no se limitaron al Dr. Pam. Al Dr. Howard Harris, ex jefe del laboratorio de criminalística de Nueva York desde 1974 hasta 1985, se le pidió examinar el laboratorio de criminalística de la policía de Chicago en el marco de una demanda civil. En sus conclusiones, Harris describe el laboratorio como "desorganizado, mal supervisado, carente por completo de procedimientos escritos y normas de funcionamiento, atendido por personal incapacitado. Señaló también que "en la gestión de documentos" los empleados del laboratorio fueron relegados a la más baja clasificación, que se le proporcionó una formación mínima y al parecer existía una falta de procedimientos escritos y estándares de desempeño. Además, no había ningún sistema para hacer el seguimiento de todas las solicitudes, y "el personal superior del laboratorio no parece saber si hay algún registro de lo enviado realmente”. En 1996, la Policía Estatal de Illinois se hizo cargo del laboratorio de criminalística de la ciudad, y Pam fue nombrado jefe de la sección de bioquímica del laboratorio del estado. Cuando estalló la controversia de Willis, el Estado reviso los casos en los que Pam participó como examinador.

Houston
El Departamento de Criminalística de La Policía de Houston es el ejemplo paradigmático de un organismo no forense. Según un senador del estado, "la validez de casi todos los casos que se han basado en elementos de prueba aportados por este laboratorio son cuestionables." Comenzó la historia con la investigación por parte de un canal de televisión, que llevó una auditoría en diciembre del año 2002. La auditoría reveló una organización disfuncional con graves problemas de contaminación y un personal no capacitado que hacía ciencia de mala calidad. Según la descripción de una investigación posterior, la unidad de ADN estaba en ruinas... Funcionando durante años sin supervisión, supervisada por un jefe corrupto, sin conocimientos en la materia, que no tenía ninguna experiencia personal en realizar análisis de ADN y carecía de las condiciones requeridas en virtud a las normas del FBI. Contaba con analistas mal pagados, con mucho trabajo atrasado y mal documentado. Como resultado de estos hallazgos, al laboratorio no se le permitió llevar a cabo pruebas de ADN durante varios años. Algunos acusados que fueron condenados en base a las pruebas aportadas por este laboratorio han sido exonerados. Por ejemplo, Josiah Sutton fue condenado por violación en el año 1999, basados en evidencia de ADN dudosa. Nuevas pruebas lo exoneraron. En el 2004, seis expertos independientes, determinaron que un segundo hombre, Jorge Rodríguez, había sido condenado por el testimonio de pruebas serológicas falsas y erróneas científicamente." Rodríguez tuvo una coartada y la policía tuvo pruebas que apuntan a otra persona. Un panel de expertos sugirió que problemas similares en otros casos se pueden esperar.

Otras revelaciones cuestionan las unidades de toxicología y balística del laboratorio. Dos jueces estudiaron el papel de los fiscales en este caso que rechazaron la ayuda suministrada por la oficina del fiscal de distrito y llamaron a sus propios testigos, convirtiéndose así en cómplices. Texas exige ahora a sus laboratorios estar acreditados, y Houston se encargó de una investigación independiente en su laboratorio. En los tres primeros meses, la investigación encuentra deficiencias múltiples. En primer lugar, cuatro casos de comunicación de resultados sin hacer las pruebas, en la sección de drogas han sido revelados. Estos incidentes fueron aparentemente bien conocidos en el laboratorio. Uno de los dos examinadores que participó aún trabajaba en el laboratorio, después de haber sido reintegrado por el jefe de la policía después de ser destituido de su cargo en el laboratorio. Este examinador presentó una denuncia por acoso contra uno de sus superiores que había descubierto la malversación. Ambos recibieron la misma sanción disciplinaria. En segundo lugar, el líder técnico de la unidad de ADN no había sido removido y reemplazado nunca, desde hace seis (06) años. La cosa se agrava aún más cuando el laboratorio asignado para dirigir el programa de garantía de calidad, un trabajo crítico, lo hizo de forma mediocre. En tercer lugar, los problemas graves en los retrasos en el procesamiento de las muestras de violación dejaron casos sin resolver. En marzo del 2002, un supervisor del laboratorio, estimó que habían 19.500 kits de asalto sexual recibidos que nunca habían sido procesados, algunos que datan de 1980." El laboratorio estaba analizando sólo "sospechosos conocidos" es decir, personas que ya están detenidas. Por lo tanto, el laboratorio no estaba ingresando los perfiles de ADN de "casos fríos" en la base de datos nacional de ADN (CODIS). En consecuencia se produjeron violaciones que probablemente podrían haberse evitado. El trabajo en este laboratorio era demasiado lento. Por ejemplo, cuando Lynn Jones fue acusado por el asalto sexual de un niño, permaneció en prisión durante nueve meses antes de que las pruebas de ADN finalmente lo exoneraran. En cuarto lugar, en el año 2001, la tormenta tropical Allison daño treinta y cuatro (34) de los archivos de casos homicidio y asalto sexual por una gotera en el techo. Según el informe de la investigación, en el 2003, "varios empleados del laboratorio dijeron a los investigadores de asuntos internos que esta evidencia biológica se había vuelto tan saturada de agua que se observaba agua con sangre que goteaba de las cajas que contenían las pruebas y fueron puestas todas en el suelo." En quinto lugar, el laboratorio "detuvo la realización de auditorías de calidad del laboratorio en 1997," y las auditorías llevadas a cabo en la unidad de ADN (de acuerdo con las normas federales) eran superficiales. El informe señaló que, aunque la unidad de ADN había pasado con éxito sus exámenes internos en el 2000 y el 2001, la auditoría externa del 2002 (con las mismas normas de garantía de calidad) dibujó "un panorama muy diferente". En efecto, la sección fue cerrada después de esta auditoría. En sexto lugar, el director del laboratorio estaba ajeno a estos problemas, por lo que fue removido de su cargo, enjuiciado y encarcelado. La investigación también identificó resultados pobres de aptitud y la falta de educación del personal.

En 1984, Earl Washington, Jr., un peón con retraso mental de sesenta y nueve años, fue acusado de la violación y asesinato de Rebecca Williams y condenado a muerte. Washington confesó otros delitos que la policía pronto determinó que no pudo haber cometido. Además, su tipo de sangre (tipo O) no coincide con el (tipo A) de una mancha de semen colectada de una manta de la victima, un hecho que su abogado utilizó en el juicio. En 1993, el gobernador Douglas Wilder ordenó practicar la prueba de ADN a la mancha de semen por Jeff Ban, un analista del estado. El 14 de enero de 1994, nueve días antes de la ejecución programada para Washington, Wilder cambió la sentencia a cadena perpetua. La oficina del gobernador, sin embargo, se negó a dar el informe de ADN a los abogados de la defensa, dejando que se pregunten qué tipo de resultados podría haber llevado a la conmutación, pero no el indulto. En un extraño giro de los acontecimientos, el director del laboratorio, Pablo Ferrara, dio el informe de ADN a un director de cine en 1999. El informe previamente retenido excluía a Washington como sospechoso. Ban había descartado a Washington como la fuente de origen del semen, pero se encontró un hisopo vaginal menos claro. Esta interpretación es incorrecta y este error se extendió por seis años. En ese momento, los periódicos comenzaron a clamar por más información, otro gobernador, James Gilmore, quizó ordenar más pruebas, esta vez con una técnica más sofisticada, utilizando el análisis de los shrot tamden repeat ("STR"). Sorprendentemente, Ban fue elegido una vez más para llevar a cabo las pruebas. Un perfil desconocido fue detectado en la manta y coincidió con el perfil de Kenneth Tinsley, un violador condenado dos veces. Gilmore concedió el indulto de Washington, que había pasado diecisiete años en prisión. El indulto, sin embargo, no se basaba en la constatación real de la inocencia, sino en la duda razonable. Sin embargo, el asunto no descansaría. La interpretación de los análisis de los STR fueron atacados. La defensa contrato a Edward Blake, un científico prominente de ADN, quien encontró que el informe de Blake era "lógicamente incoherente" y existían "graves irregularidades". El Proyecto Inocencia pidió una auditoría, pero el director del laboratorio se resistió y rechazó las críticas "infundadas". Otros expertos, sin embargo, no estuvieron de acuerdo, un argumento de que el incidente debería haber sido reportado como una violación fue la calidad baja en los estándares de acreditación del laboratorio. El 30 de septiembre del 2004, el gobernador Mark Warner, ordenó una auditoría en el caso de Washington por la Sociedad Americana de Directores de Laboratorios criminalísticos y el Consejo de Acreditación de Laboratorios ("ASCLD / LAB"), que pronunciaron varias conclusiones: "las presiones fuera y dentro del laboratorio durante la fase del análisis de los STR había tenido un efecto perjudicial en las decisiones del analista," Esta presión lo llevó a desviaciones en los protocolos normales. La presión era obtener un resultado no importaba esclarecer la verdad.

El gobernador también ordenó al laboratorio revisar los casos antiguos en el que se empleaba la serología, pero no el ADN, el análisis se ha llevado a cabo. Como resultado, cinco condenados han sido exonerados, y una revisión más radical está en marcha. Mientras tanto, la legislatura de Virginia hizo de la División de Ciencias Forenses un organismo autónomo dependiente de la Secretaría de Seguridad Pública y Ciencias Forenses creando un Consejo y un Comité Científico Asesor.

Laboratorio del FBI
Aunque el laboratorio del FBI es ampliamente considerado como el principal centro forense en el país, también ha tenido sus problemas. 1. La Unidad de Explosivos del departamento de justicia en 1997 dio un informe sobre el laboratorio del FBI, emitido por el Inspector General (IG), documentando numerosas deficiencias, incluidas testimonios inexactos, testimonios más allá de la competencia de los examinadores, informes de laboratorio mal preparados, documentación insuficiente de los resultados de las pruebas, gestión de registros inadecuados y la demora y fracaso para resolver denuncias serias. Por ejemplo, en el atentado de Oklahoma City, el informe encontró que la conclusión del examinador sobre la identidad de la carga explosiva fue pura especulación y estaba inclinado de tal manera para incriminar a los acusados. El fiscal federal tenía un dilema importante, que resolvió al salir del país para obtener un experto en bombas del Ministerio de Defensa en el Reino Unido. Las recomendaciones del informe son fascinantes por su simplicidad. Estos incluyen: (1) Buscar la acreditación del laboratorio (2) requerir examinadores de la Unidad de Explosivos con formación científica en la química, metalurgia o ingeniería; (3) ordenar que cada examinador que realice un trabajo, prepare y firme un informe por separado en lugar de un informe integrado "sin atribución individual a los examinadores", (4) el establecimiento de procedimientos de revisión de informes por los jefes de la unidad; (5) Preparación de ficheros adecuados para apoyar a los informes de cada caso, (6) testimonio del seguimiento judicial a fin de evitar que los examinadores testifiquen asuntos más allá de su experiencia o en formas que son poco profesionales, y (7) el desarrollo de protocolos escritos para los procedimientos científicos.

2. Unidad de ADN
Un segundo Informe en el 2004 se centró en Jacqueline Blake, quien fue contratada por el FBI en 1988 como seróloga. Desde marzo del 2000 hasta Junio del 2002, trabajó en la sección de ("PCR"). Por dos años, mientras que realizo el análisis de la evidencia ubicada en la escena del crimen en más de 100 casos, nunca utilizó las pruebas de control negativo, una parte necesaria del protocolo de laboratorio diseñado para determinar si se ha introducido la contaminación "pese a su trabajo científicamente válido y utilizable en los tribunales." Además, se falsificaron documentos de laboratorio para ocultar sus fechorías. En mayo del 2004, se declaró culpable de un cargo menor por proporcionar información falsa en los informes de su laboratorio. Varios aspectos de este asunto merecen atención adicional. En primer lugar, aunque el FBI era un laboratorio acreditado y por lo tanto sujeto a auditorías, la malversación de Blake no fue revelada a través de las garantías establecidas, sino más bien por accidente. A medida que el Inspector General observaba en sus informes, "las debilidades en los procedimientos y protocolos de la Unidad de ADN”, aunque la unidad estaba acreditada. "En segundo lugar, en la revisión de los protocolos del laboratorio, el Inspector General del FBI identificó varios problemas importantes: 1) el protocolo carece de suficiente detalle, 2) el protocolo no informa el ejercicio de la discreción del personal; 3) el protocolo no garantiza la precisión de tomar notas manuales, y 4) el protocolo no está actualizado. En tercer lugar, la respuesta del FBI a este incidente resultó insuficiente en algunos aspectos importantes. La fiscalización del organismo está cubierta sólo por dos años, cuando Blake trabajó como biólogo de PCR, pero ella trabajo por 12 años en otras aéreas. Además, la Oficina del Inspector General no tuvo en cuenta la gravedad del problema cuando se le informó del mismo.


Unidad de huella digital
El secreto de Mayfield
Al igual que muchas otras ciencias forenses, las comparaciones de huellas dactilares han ganado aceptación judicial mucho antes de que la exigente norma Daubert entrara en vigor. Numerosos ataques, aunque sin éxito, se han lanzado contra la evidencia de las huellas dactilares. En muchos casos, los examinadores del FBI declararon que hay un "error cero" en los exámenes de la huella digital. Aunque los tribunales han aceptado esta sorprendente afirmación, la investigación del atentado terrorista al tren en Madrid el 11 de marzo del 2004, donde mataron e hirieron a muchas personas debilito esta prueba. El FBI se equivoco al identificar erróneamente a Brandon Mayfield, un abogado de Portland, a través de unas huellas dejadas en el sitio. El FBI inició una investigación con expertos externos. El informe resultante planteó una serie de cuestiones inquietantes. En primer lugar, las disimilitudes entre las impresiones... que se observan fácilmente cuando un análisis detallado de la huella latente se lleva a cabo. En resumen, era una huella difícil de interpretar. En segundo lugar, el error se atribuyó en parte al "sesgo por confirmación", un fenómeno bien establecido que es frecuentemente ignorado en el trabajo forense. En otras palabras, una vez que el examinador, vio lo que esperaba ver lo dio por sentado. En tercer lugar, una revisión por otro examinador no se llevó a cabo a ciegas, es decir, el revisor sabía que una identificación positiva ya se había hecho y así fue también objeto de la influencia del sesgo de confirmación. En cuarto lugar, la cultura en el laboratorio se adapta mal a la detección de errores. Como indica el informe, "no estar de acuerdo con una respuesta no esperada." En quinto lugar, las pruebas de aptitud aparentemente no fueron lo suficientemente rigurosas. Sorprendentemente, el informe aludido en varias ocasiones a la necesidad de ser prudentes debido a la "presión inherente de un caso de alto perfil", dejando que uno se pregunte sobre lo que sucede en los casos de rutina. El Inspector General También revisó el caso Mayfield. Entre otras cosas, su Informe concluye que la identificación errónea se podía haber evitado a través de una aplicación más rigurosa de varios principios en la identificación de huellas dactilares latentes. Además, una importante causa de la mala identificación fue el razonamiento atrasado de las características que eran visibles en las huellas conocidas de Mayfield. "Como el informe se explica:" Después de haber encontrado un máximo de 10 puntos de similitud inusual, los examinadores del FBI comenzaron a "encontrar" características adicionales que no estaban realmente allí. Después de observar la controversia entre los examinadores sobre el nivel de detalles, el informe concluyó que los examinadores aparentemente malinterpretaron distorsiones como características reales correspondientes al nivel del detalle se ven en las huellas dactilares conocidas de Mayfield. Además, el Laboratorio del FBI hizo caso omiso de la posibilidad de haber cometido un error: los examinadores del FBI no tratan de determinar la base de las dudas de la Policía Nacional Española, antes de reiterar que eran absolutamente seguras en la identificación del 15 de abril.

La falta de investigación
Otra revelación inquietante surgió en los Estados Unidos durante el caso de Mitchell, el primer ataque después de Daubert a las pruebas de las huellas dactilares. En marzo del 2000 el Instituto Nacional de Justicia (NIJ), brazo derecho de investigación del Departamento de Justicia, dio a conocer una solicitud para investigar la prueba de las huellas digitales. La "Introducción" a la solicitud Daubert declaró que se requiere de científicos para hacer frente a la fiabilidad y la validez de los métodos utilizados en su análisis. Por lo tanto, el objetivo de esta convocatoria es... proporcionar una mayor base científica para una identificación utilizando la huella dactilar. "Después del juicio Mitchell, el abogado defensor se enteró de que la solicitud había sido aplazada, sin duda porque no podría ser utilizada para apoyar la defensa. Por otra parte, un intento posterior para establecer una base científica para el estudio de las huellas dactilares se frustró. En una editorial de la revista Science, algunos científicos de prestigio escribieron un artículo titulado "Ciencia Forense: oxímoron", ellos hablaron sobre la cancelación de un proyecto de algunas Academias Nacionales destinado a examinar las distintas técnicas de la ciencia forense, incluyendo las huellas digitales.

sábado, 29 de enero de 2011

Daubert vs Merrell Dow Pharmaceuticals, Inc.

Traducido al Español por: Catherine Carma A.

Daubert Vs Merrell Dow Pharmaceuticals (1993) es un caso muy famoso llevado por la Corte Suprema de los Estados Unidos, donde se originó la elaboración y promulgación de una norma para la admisión del testimonio de los expertos en tribunales federales.
Disponible en:

http://translate.google.co.ve/translate?hl=es&sl=en&u=http://en.wikipedia.org/wiki/Daubert_v._Merrell_Dow_Pharmaceuticals&ei=On9ETeOgOYKglAfHtszoDw&sa=X&oi=translate&ct=result&resnum=1&ved=0CCAQ7gEwAA&prev=/search%3Fq%3DDaubert%2Bv.%2BMerrell%2BDow%2BPharmaceuticals%26hl%3Des%26sa%3DG%26biw%3D1276%26bih%3D818%26rlz%3D1R2GGLR_esVE400%26prmd%3Divns

Daubert y Jason Schuller habían nacido con defectos de nacimiento graves, ellos y sus padres demandaron a Merrell Dow Pharmaceuticals Inc., una empresa subsidiaria de Dow Chemical Company en un tribunal estatal de California, alegando que el fármaco Bendectina había causado los defectos. La empresa Merrell Dow fue a juicio alegando que no existía ningún estudio científico publicado demostrando hasta ese momento un vínculo entre la Bendectina y algún defecto congénito. La evidencia suministrada por Daubert y Schuller, se basó en estudios in vivo e in vitro en animales, estudios farmacológicos y re-análisis de otros estudios publicados. Estas metodologías aún no habían ganado aceptación en la comunidad científica en general.
Sin pruebas objetivas, el tribunal dudó que los demandantes pudieran demostrar que la Bendectina causara defectos de nacimiento. Los demandantes solicitaron a la Corte Suprema que revisara la decisión. Desde ese entonces, tres principales disposiciones rigen la admisión del testimonio de los expertos ante un tribunal en los Estados Unidos:
La primera, el conocimiento científico, esto significa que el testimonio debe ser de carácter científico, y que el testimonio debe basarse en "el conocimiento". Por supuesto, la ciencia no pretende saber nada con certeza absoluta. La aplicación de la ciencia representa un proceso para proponer y perfeccionar las explicaciones teóricas sobre el mundo y está sujeta a mejoras. En segundo lugar, el conocimiento científico tiene que ayudar a los que juzgan los hechos en la comprensión de la evidencia o a determinar un hecho que se trata en el caso. Otros hechos pueden existir, pero para ser útiles, debe haber una conexión científica válida a la investigación pertinente como requisito previo a la admisibilidad. En tercer lugar, es necesaria una evaluación preliminar por el juez sobre si el razonamiento o la metodología en que se basa la declaración son científicamente válidos y si estos pueden aplicarse correctamente a los hechos en cuestión. Esta evaluación preliminar se puede activar si algo se ha probado, si una idea ha sido objeto de revisión por científicos pares o fue publicada en una revista científica la tasa de error que participa en la técnica, e incluso la aceptación en la comunidad científica general, entre otras cosas.
Estas normas llamadas Daubert, por lo general han tenido éxito en la exclusión de "ciencia basura "o" pseudociencia".
El principio de Daubert se amplió en el caso Kumho Tire Co. Vs Carmona, donde una de las pruebas se basaba en una técnica y no en la ciencia. El técnico en este caso declaró que la única causa posible de un reventón de neumático podía ser un defecto de fabricación, ya que para ese momento no se podía determinar cualquier otra causa. El Tribunal Supremo anuló la prueba diciendo que la norma Daubert podría aplicarse sólo a las pruebas meramente científicas, y que en este caso, las pruebas del perito propuesto no eran suficientemente fiables.

Forensic Science: Oxymoron?

En las novelas de detectives y series de televisión los criminales a menudo son atrapados debido a que dejan sus huellas en el sitio del suceso. El análisis de las huellas dactilares se utiliza ampliamente en muchos tribunales del mundo, pero en el año 1993 sucedió algo curioso con las huellas dactilares utilizadas como prueba en el curso de un juicio.
En el caso Daubert (1993), el juez Louis Pollak dictaminó que un experto no podría testificar que las huellas encontradas en la escena del crimen coincidían con las del sospechoso. Estó tuvo repercusión, en la Corte Suprema y el caso de Daubert ha generado desde entonces, cierta ambigüedad para la comunidad legal. El Tribunal revisó varios criterios para la calificación de la lista de expertos que dieron su testimonio: como la revisión por pares, la tasa de error, si era o no una prueba adecuada, la normativa, las técnicas, validación estadistica, y la aceptación. Algunos juristas distinguidos pensaron que Pollak tenía razón en esa observación y otros no.
No es que el análisis de la huella digital no es confiable, el problema, más bien, es que su fiabilidad debe ser verificada tanto por modelos estadísticos, como el análisis de datos consistentes sobre la tasa de error. El uso de muestras de apendices pilosos en la identificación, es un ejemplo del tipo de evidencia "científica" cuya fiabilidad puede ser exagerada cuando se presenta ante un jurado. Algunos abogados defensores se han preocupado por el grado de transformación y mejora de este tipo de evaluación en la evidencia, ya que la no aplicación de la misma podría inducir a errores. La aceptación del uso de la estadistica y la estandarización de los procedimientos de laboratorio para análisis de ADN, finalmente, rompió esa barrera, esta en ese sentido, es una prueba científica convincente. Pero la resistencia se ha mantenido firme en otras áreas. Por ejemplo, la prueba del polígrafo, que ha sido evaluada cuidadosamente y se ha encontrado defectuosa. Sin embargo, en muchos países sigue siendo aplicada. En los Estados Unidos, la Academia Nacional de Justicia tiene un proyecto liderado por el grupo que había visto antes las consecuencias de la decisión en el caso de Daubert y el mismo grupo instó a examinar la ciencia y sus aplicaciones en el análisis forense. Un proyecto se elaboró y aprobó, y una fundación privada hizo una promesa verbal de apoyo. El Departamento de Defensa (DOD) y el Departamento de Justicia se acercarón también al financiamiento. Poniendo fin a un prolongado intercambio con el Grupo de Apoyo Técnico de Trabajo en el Departamento de Defensa, el proyecto fue abandonado. NIJ apoya una conferencia anual sobre la Ciencia y la Ley, en la que participan la Asociación Americana para el Avance de las Ciencias y otras Academias. En la planificación de la agenda de estas conferencias, NIJ ha asistido con regularidad haciendo evaluaciones amplias de la ciencia que subyace en las técnicas forenses.
Los problemas relacionados con la seguridad nacional han incrementado el deseo del gobierno de aplicar mejor la ciencia para la detección de actividades delictivas y la búsqueda de los autores. Y, por supuesto, nuestra sociedad tiene una preocupación de larga data sobre la protección de los derechos de los acusados. Estos intereses de seguridad pública y justicia se verán favorecidos por una aplicación de la tecnología más científica y fiable en el análisis de los delitos. Disponible en: http://www.microtracescientific.com/news/articles/palenik_palenik_04_all.pdf

viernes, 14 de enero de 2011

Curso de Criminalística de Campo

Organizado por El Grupo Internacional Procedimientos Policiales y el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas C.IC.P.C.-Venezuela

En el mes de Octubre del 2010, en la sede de la Sub Delegación Las Tejerías del C.I.C.P.C., en Venezuela, se realizó un curso de adiestramiento en colección y remisión de evidencias, así como también realización de actas de inspecciones técnicas, dirigido a los funcionarios nuevos ingreso de esta prestigiosa institución Venezolana. En este sentido, contamos con la colaboración de la Alcaldía de "Las Tejerías" quién nos presto su sala de usos múltiples y material audio visual para dictar dicho taller, también la Tienda Forense de Venezuela aportó gran parte del material que se utilizó en el desarrollo práctico del Curso. Este curso no tubo costo alguno y fueron beneficiados 15 participantes.


Estudiantes recibiendo la parte teórica del curso en la Sede de la alcaldía “Las Tejerías”


Conociendo las diferentes herramientas de colección de evidencias (Cortesía de Tienda Forense de Venezuela).


Los participantes estudiando el sitio del suceso



Acordonamiento del sitio del suceso para su protección o preservación


Aprendiendo a fijar fotográficamente diferentes tipos de evidencias

sábado, 8 de enero de 2011

Métodos de Reconocimiento, Identificación e Individualización de manchas de semen, I parte



INTRODUCCIÓN

El estudio de las manchas de semen tiene gran importancia en la criminalística, pues al igual que la sangre, constituye una prueba muy precisa. Debido a su procedencia, su estudio generalmente se encuentra asociado a delitos que afectan las buenas costumbres y el buen orden de las familias, por ejemplo; casos de violación, actos lascivos, acto carnal con menores y el ultraje al pudor, entre otros. En todos los casos, el informe pericial que emite el experto adquiere fundamental importancia para la investigación, esclarecimiento del hecho y calificación legal.

¿Qué es el semen?
El semen o esperma es un líquido viscoso, ligeramente alcalino, blanquecino a amarillento, de olor sui generis, que es expulsado a través del pene en la eyaculación. El semen está constituido por una suspensión de espermatozoides en el plasma seminal , y se forma por el aporte de los testículos, el epidídimo, la vesícula seminal, la próstata, las glándulas de Cowper, las glándulas de Litre y los vasos deferentes.

Los espermatozoides1 son células haploides que constituyen el gameto masculino de los animales, su función es la formación de un cigoto al fusionarse su núcleo con el del gameto femenino (ovulo). La función del plasma seminal es aportar un medio nutritivo con osmolalidad y volumen apropiado para el transporte y sobrevivencia de los espermatozoides en el aparato genital femenino. Menos del 10% del volumen total del semen corresponde a los espermatozoides, el otro 90% al líquido seminal .

Durante la eyaculación podemos distinguir varias fracciones del volumen total del semen con diferente composición química:
1) La Fracción Pre-eyaculatoria (10% al 15% del volumen total): Procede de las secreciones de las glándulas de Cowper y Litré. Este líquido se descarga por la uretra por estímulo erótico, es de consistencia mucosa, transparente y no presenta espermatozoides. Este hecho es de gran relevancia pericial, ya que es posible al examinar una mancha de naturaleza seminal, no hallar espermatozoides3. La función de esta fracción es hacer más resbaladizo el canal de la uretra (lubricante).
2) La Fracción Previa o prostática (13% al 33% del volumen total): Proviene de la próstata, es fluida, no presenta espermatozoides. Tiene una elevada concentración de fosfatasa ácida y ácido cítrico.
3) La Fracción Principal (5% al 10% del volumen total): Procede del epidídimo y de los conductos deferentes, presenta elementos líquidos y gelatinosos. Es la fracción que contiene la mayor cantidad de espermatozoides.
4) Fracción Terminal (50% al 60% del volumen total): Procedente de las vesículas seminales. Es de consistencia gelatinosa o coloide y contiene una considerable cantidad de fructosa.

En general, las secreciones de los órganos accesorios protegen el tracto urinario de agresiones de patógenos, interceptándolos o bloqueándolos. El mecanismo de lavado de la uretra por estas secreciones, establece un medio hostil a los patógenos5. El semen también puede contener algunas células desprendidas del epitelio de los conductos excretores y de la uretra.

En caso de infecciones, el semen puede llegar a contener altas concentraciones de virus o gérmenes, por ejemplo, el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), que provoca el SIDA ó el Virus de la hepatitis B (VHB), por lo tanto, el técnico y el analista de laboratorio que trabajan con evidencias de tipo biológico deben extremar las medidas de bioseguridad durante su manipulación. Las normas de bioseguridad indican al manipulador de la evidencia cómo hacer para cometer menos errores y no sufrir accidentes y, si ellos ocurren, cómo minimizar sus consecuencias, estas normas son prácticas, fáciles de entender y aplicar.

Se recomienda revisar el “Manual de Capacitación de Analistas de ADN y el de Capacitación de Laboratorios Forenses”, de la Iniciativa “President´s DNA , la guía de “Recomendaciones para la recogida y envió de muestras con fines de identificación genética”, del grupo Español y Portugués de la ISFG , y la “Guía de Capacitación y Directrices-Evidencias Biológicas”, del Grupo de Trabajo Científico en Técnicas y Análisis de ADN (SWGDAM) , para adquirir información sobre los protocolos, directrices, seguridad y riesgo en el manejo de evidencias biológicas y reactivos químicos que se utilizan en un laboratorio de tipo biológico y de biotecnología.

Ubicación de las Manchas de Semen:
Las primeras pruebas utilizadas en el análisis de manchas de semen fueron organolépticas y algunas reacciones químicas, sin embargo, estas pruebas daban resultados similares en sustancias como el moco y la grasa cruda de origen animal, cuyas apariencias sobre tela son similares a la del semen .

En 1826, Olliver d’Angers y Barruel informaron sobre un caso de agresión sexual donde se sospechaba que ciertas manchas en la ropa de la victima fueron hechas intencionalmente con grasa de origen animal. Los expertos analizaron las ropas con respecto a su solubilidad en agua, naturaleza, color y conducta en alcohol absoluto. Ambos concluyeron que la mancha era de semen. En aquella época los investigadores se guiaban solo por estos parámetros.

Hoy día es bien sabido que las manchas de semen presentan algunas características en razón al soporte donde se asientan5. Sobre tejido absorbente (sábanas, ropas, etc.), exhiben un color blanco-amarillento, la forma de sus bordes es irregular, similar a los mapas topográficos. Estas manchas producen efecto de “apergaminamiento” y “almidonamiento” del soporte5. Sobre superficies no absorbentes rugosas (cerámica), el semen formará costras o escamas más o menos grandes de color blanquecino transparente. Sobre superficies lisas (pisos pulidos) el semen se extiende formando una mancha grande, delgada y casi transparente, poco visible en superficies oscuras.


La fluorescencia es la propiedad de una sustancia para emitir luz cuando es expuesta a radiaciones de tipo UV, rayos catódicos o rayos X. Las radiaciones absorbidas (invisibles al ojo humano), son transformadas en luz visible. La luz puede ser apreciada mientras la superficie es irradiada con la fuente de luz. El espectro de excitación de las muestras de semen tiene longitudes de onda que van de 350 nm (Luz UV) a 500 nm (Luz Azul-verde) .

A. R. Calloway aconseja examinar las manchas sospechosas de ser semen por su fluorescencia y fosforescencia3,5. La Fosforescencia es el fenómeno en el cual ciertas sustancias tienen la propiedad de absorber energía y almacenarla, para emitirla posteriormente en forma de luz. El mecanismo físico que rige este comportamiento es el mismo de la fluorescencia, no obstante la principal diferencia con ésta, es que hay un retraso temporal entre la absorción y la re-emisión de los fotones de energía.

Calloway recomienda la siguiente secuencia de observación con luz UV5:
1. Examen directo con luz UV (365 nm) a temperatura ambiente: en general se observan las manchas de semen por la fluorescencia característica, excepto cuando el tejido presenta tratamiento de blanqueado óptico.

2. Examen directo con luz UV (365 nm) previa refrigeración, ó el material puede ser colocado sobre hielo seco, cuya temperatura de volatilización es de -78,5 ºC: La fosforescencia de las manchas persiste 20 segundos después de retirada la fuente de luz UV.

Otros fluidos del cuerpo producen fosforescencia a baja temperatura, por lo que la técnica de Calloway es de orientación y no de certeza. Calloway y cols. han detectado fosforescencia en manchas de sudor, no así en saliva ni sangre . La fluorescencia y fosforescencia del semen está relacionada con la presencia de los aminoácidos tirosina y triptófano, una base nitrogenada llamada flavina y algunas veces por la presencia de la bacteria Pseudomona fluorenscens. El semen también contiene pequeñas cantidades de una molécula fluorescente llamada colina.


Lámpara de Bretton ó Luz Azul:
La Lámpara Bretton, luz azul, o luz forense, tiene un principio y uso similar a la lámpara de Wood, pero toma en cuenta la fluorescencia de fondo, por lo que el observador debe usar gafas con un filtro especial para eliminar la luz de fondo y dejar pasar la luz fluorescente proveniente sólo de la mancha de semen . La capacidad de bloqueo de los filtros es directamente proporcional a la sensibilidad del sistema para detectar cantidades muy pequeñas de semen.

En la técnica de Bretton hay dos sistemas ópticos a considerar; la fuente de excitación (Luz Azul) y el filtro barrera de luz (Lentes Naranja). La mancha de semen al ser irradiada con la fuente de luz azul absorberá parte de la misma y emitirá en el espectro de luz amarillo-naranja-rojo, y con la ayuda del filtro (lentes naranja), se observaran las manchas fluorescentes color naranja. Hay que tomar en cuenta la fluorescencia de algunas cremas o aceites, así como la de algunos colores claros y/o satinados.

Poliligth® PL500sc:
Poliligth® PL500sc es una fuente de luz portátil de alta intensidad, que produce diferentes longitudes de ondas graduales, que oscilan entre 310 y 650 nm. Tiene aplicación en la detección de huellas dactilares latentes, saliva, sangre y semen . En este sistema también se utilizan sistemas de filtro para la visualización de las manchas y su principio es el mismo que el de la lámpara de Bretton18, descrito con anterioridad.

Ensayos cristalográficos:
El primer artículo sobre estos ensayos apareció en 1896, y estas pruebas se siguen utilizando hoy día en algunos laboratorios, consisten en la aplicación de reactivos que inducen la formación de cristales que pueden luego ser observados bajo el microscopio.

Ensayos de Florence y Barberio:
En 1895 y 1896, el Dr. Florence en Lyon publicó una serie de documentos refiriendo sus estudios en fluidos seminales y su aplicación médico-legal. Para esta época, el ahora familiar test de Florence fue introducido y considerado como presuntivo, el cual puede ser practicado antes de iniciar una búsqueda cuidadosa de células espermáticas u otro elemento en manchas sospechosas de semen. Este ensayo se basa en la formación de cristales de yoduro de colina a partir Iodo y la colina presente en el semen.

La colina es una base orgánica presente en todas las células que interviene en el transporte de lípidos y en su metabolismo al formar los fosfolípidos. La Colina proveniente de la vesícula seminal se origina a partir de la escisión del grupo fosfato de la fosforil-colina por la acción de la enzima fosfatasa.

Hektoen y McNally en 1923, consideraron que un test de Florence positivo podía entrañar una posibilidad, pero un test negativo indicaba la ausencia de semen inequívocamente. Sin embargo, se conoce que la positividad de la reacción depende de la presencia de colina libre en el fluido seminal. Kind S. realizó algunos experimentos donde no observaba resultados con este test, notando que al disolver la muestra en agua destilada e incubar a 37º C por 30 min. obtenía resultados positivos, este comportamiento se debe a que en la mancha seca se detiene la actividad hidrolítica de la fosfatasa, por lo tanto, no se puede tener la colina en su forma libre, sino como fosforil colina.

Kahane y colaboradores en 1937, llevaron a efecto un número de estudios sobre la bioquímica, metabolismo y distribución tisular de colina, ambos científicos señalan que el semen humano contiene entre 11.2 y 14.4 mg de colina/100 ml de semen, también señalan que cualquier tejido o material biológico, como p. e., la sangre, con altas concentraciones de colina, daría positivo en el test.

Los cristales característicos de Florence no se forman a partir de moco nasal o vaginal, orina, sudor, saliva, lágrimas, leche materna, ni algunas muestras de semen de animales.

En esta reacción el Iodo se une a la colina formándose un cristal en forma de aguja de reloj, color ámbar, denominado yoduro de colina.

En 1905, Barberio publicó un test cristalográfico para fluido seminal, el test de Barberio, que empleaba una solución saturada de ácido pícrico . Se dice que esta reacción es muy sensible, y podían obtenerse resultados positivos con semen, manchas seminales y material seminal parcialmente descompuesto. El moco vaginal, moco nasal y saliva no dan positivo para la reacción. Barberio pensó que la sustancia en el semen responsable para la reacción era orgánica y diferente de la sustancia reactiva en el test de Florence, esta sustancia se hallaba presente en plasma seminal e incluso en muestras de azoospérmicos, Bokarius en 1907 uso ácido pícrico disuelto en ácido acético glacial. En 1913 Baecchi sugirió que los cristales vistos por Barberio podían ser de picrato de espermina. Rosenhein en 1924 mencionó también, que los cristales de Barberio eran de picrato de espermina.

El semen contiene una elevada proporción de sustancias fosforadas, entre las que se encuentran el di-fosfato de espermina. La espermina se produce en la próstata y los testículos. Esta base se ha encontrado también en otros órganos ajenos al aparato genital masculino, desconociéndose su significancia biológica. Conjuntamente también existe en el semen otra base, la espermidina, que puede considerarse el producto de la hidrólisis parcial de la espermina, el olor sui generis del semen se debe principalmente a esta base.


Tinción de células espermáticas:
Los espermatozoides fueron vistos por primera vez en 1677 por el holandés, estudiante de medicina Johan Hamm , que los denominó “animaculae”. Hamm relató esta observación a Antonie van Leeuwenhoek (1632-1723), que un par de años más tarde realizó la primera descripción de los espermatozoides humanos, considerándolos como un componente normal del semen de cualquier animal.

Los espermatozoides son las células reproductoras masculinas , cada uno consiste de un núcleo, una pieza media y una cola. En los seres humanos, el núcleo tiene aproximadamente 4,5 micras de largo y 2,5 micras de ancho, en él, se conserva el ADN enrolladlo en unas estructuras llamadas protaminas. La cola tiene aproximadamente 40 micras de largo y su función es hacer que el espermatozoide se desplace.

Un tipo muy singular de núcleo celular, es el de los espermatozoides de los mamíferos. En ellos el ADN no se une a las histonas, sino a otras proteínas llamadas protaminas. Las protaminas son más pequeñas que las histonas y más básicas, con lo que la atracción entre ellas y el ADN es más fuerte y el empaquetamiento mayor, esto favorece la movilidad del espermatozoide. Esta unión del ADN a las protaminas se llama estructura cristalina. Las protaminas inducen arreglos lineales ondulantes lado a lado y no enrollamiento como las histonas .

Los espermatozoides de muchas especies de mamíferos son similares en tamaño y forma. Los perros tienen espermatozoides muy parecidos a los del humano, pero tienen aproximadamente un tercio de su tamaño.

La visualización de un espermatozoide en una mancha, es prueba de que la misma está constituida, total o parcialmente por semen. Tal reconocimiento es fácil en manchas de semen de reciente data, pero se complica al transcurrir el tiempo29.

Si los espermatozoides han perdido la cola, puede ser difícil reconocerlos con la ayuda del microscopio, sobretodo en muestras contaminadas con bacterias y/u hongos. Si el sujeto donante es aspermico o azospermico, la identificación de la mancha se complica aún más.

Pollack en 1948 estableció una distinción entre "aspermia" y "azoospermia". La primera condición se caracteriza por una ausencia total de espermatozoides en la eyaculación. La eyaculación de una persona que sufre de aspermia, según Pollack, no se debe llamar semen. El término "azoospérmico" se refiere a cualquier muestra seminal en el que los espermatozoides maduros no están presentes.

En la vasectomía se rompen ó ligan los conductos que transportan el semen hasta el pene, así, los hombres vasectomizados no tendrán en el fluido seminal espermatozoides, sólo los componentes del plasma seminal .

En la tinción de células espermáticas ocurren una combinación de fenómenos físicos y químicos: la absorción, capilaridad y ósmosis participan en cierto grado. El fundamento de la prueba se basa en la afinidad de los colorantes básicos por los elementos celulares ácidos y de los colorantes ácidos por elementos celulares básicos.

La tinción más conocida en los laboratorios de criminalística a nivel mundial es la denominada “árbol de Navidad7”. Usando el microscopio compuesto, los científicos buscan células espermáticas en láminas portaobjetos preparadas a partir de macerados de hisopos, ropa, etc. Las láminas se colorean con la tinción de Kernechtrot-Picro-indigo-carmin, o "árbol de navidad", donde los núcleos de los espermatozoides se colorean de rojo carmín brillante y las colas de color verde-azulado. Para obtener el protocolo consulte la siguiente bibliografía: “Laboratory Training Manual, President´s DNA Initiative”, Protocolo 2.04, para la Identificación de células espermáticas.


La tinción de árbol de Navidad provee excelentes detalles morfológicos y una buena discriminación entre los espermatozoides y las células epiteliales. Esto es importante en muestras contaminadas o mezcladas.

La tinción histológica tradicional de hematoxilina y eosina (H & E) también es ampliamente utilizada en los laboratorios de criminalística, así como la tinción Giemsa, Diff Quick y Ziehl Neelsen Loefler.

Testsimplets ®:
El test consiste en un portaobjetos dotado de una capa de colorantes liofilizados que al ponerse en contacto con la muestra húmeda tiñen las células presentes en ella. Esta capa liofilizada consta de dos colorantes: acetato de violeta de cresilo y nuevo azul de metileno. La afinidad específica de las estructuras celulares por los colorantes ocasiona tinciones que permiten proceder a una clasificación de las células. La intensidad del color y la proporción de mezclado de los colorantes en el recubrimiento del portaobjetos son constantes y están estandarizados, con lo cual se obtienen tinciones fiables.

Detección del núcleo del espermatozoide humano por inmunofluorescencia (Ensayo Sperm Hy Liter):
El kit SPERM HY-LITER™ contiene un pool de 448 anticuerpos monoclonales extraídos del ratón y derivados del semen humano que realizan el marcaje del núcleo del espermatozoide, este complejo antígeno-anticuerpo es detectado luego con la ayuda de un microscopio de fluorescencia .

El ensayo de SPERM HY-LITER™ es sensible, fiable y fácil de usar. La prueba puede detectar un solo núcleo de espermatozoide humano entre una mezcla de células y semen de otras especies. Este ensayo es de certeza para semen humano. Para obtener el protocolo consulte la siguiente bibliografía: “SPERM HY-LITER™ Staining Protocol, de la empresa Independent Forensics, disponible en: http://www.ifi-test.com/pdf/shl_protocol.pdf. Este ensayo puede ser acoplado a los actuales procedimientos para el análisis de ADN.

Las laminas portaobjetos preparadas con el ensayo Sperm Hy LiterTM pueden ser visualizadas en cualquier microscopio de fluorescencia equipado con la fuente de luz apropiada y filtros de emisión DAPI y FITC.

Además, de los anticuerpos específicos para espermatozoides humanos, el Kit Sperm Hy Liter incorpora un segundo tinte fluorescente (fluoresceína), que tiñe todos los núcleos de las células presentes en la muestra. La Visualización de los núcleos fluorescentes no es necesaria para la detección de espermatozoides, pero se recomienda en la búsqueda de semen (ver figura 16).

Detección de la enzima Fosfatasa Ácida Prostática:
La fosfatasa ácida protática (PA) es una enzima secretada por la próstata, que está presente en grandes cantidades en el líquido seminal, pero también se puede encontrar en otros líquidos biológicos, incluyendo la sangre y las secreciones vaginales .

La prueba de la fosfatasa ácida es una de las más conocidas y utilizadas para la identificación del semen, aparte de la tinción de células espermáticas, se basa en la presencia en el semen humano de niveles altos de fosfatasa, y/o la inhibición de la misma con el ácido tartárico. Esta fosfatasa ácida (EC 3.1.3.2) es de origen prostático, y a veces se abrevia "AP".

En 1935, Kutscher y Wohlbergs informaron que la eyaculación masculina contiene una enzima que hidroliza diferentes esteres de fosfato a un pH ácido. Su origen se estableció como de la glándula prostática y la enzima que se llamó "fosfatasa de la próstata". El origen prostático de la enzima fue confirmada por Gomori en 1941 , con el empleo de técnicas de tinción histoquímicas. En 1936, Gutman y sus colaboradores encuentran que la actividad de la fosfatasa ácida es bastante elevada en tejido esquelético metastatico y en pacientes que sufren cáncer de próstata.

En 1945, Lundquist, sugiere que las grandes cantidades de fosfatasa ácida prostática en el semen humano se utilicen como base para la identificación de semen en situaciones médico legales. Los estudios sobre esta posibilidad fueron llevados a cabo en Dinamarca por Hansen (1946), Riisfeldt (1946) y Rasmussen (1945). Rasmussen llevó a cabo ensayos cuantitativos de AP en semen, saliva, orina y secreciones vaginales. Los valores más bajos observados en material seminal superaron en casi 200 veces los valores más altos vistos en los otros materiales.

Sivaram y Bami, en 1971 lograron diferenciar la fosfatasa ácida prostática de las demás fosfatasas, ellos tenían conocimiento de que Fishman y Lerner en 1953 demostraron que la PA prostática es inhibida por el ácido L (+) tartárico, el método Sivaram-Bami se basa en dos hechos; la alta actividad de fosfatasa en el semen humano independiente de los espermatozoides y que la fosfatasa ácida prostática es inhibida por el ácido L- (+) tartárico.

Muchos compuestos fosfatados tales como el fenilfosfato, -gliserolfosfato, p-nitrofenilfosfato y timolftaleinafosfato han sido usados como sustratos en la medición de la fosfatasa ácida. Muchos de éstos han sido encontrados con falta de sensibilidad o son muy sensibles a la fracción no prostática. En 1971, Roy y sus colaboradores propusieron un método usando sodio-timolftalein-monofosfato como sustrato. Este método fue modificado más tarde por Ewen y Spitzer mostrando un alto grado de selectividad para la fracción prostática y se convirtió en un excelente método manual para las determinaciones prostáticas de fosfatasa ácida, sin embargo, fue limitado en el hecho de que no pudo ser fácilmente adaptado a la instrumentación automatizada. En 1959, Babson había propuesto un método usando -naftil-fosfato como sustrato, pero encontró no ser específico para la fracción prostática. Más tarde, en 1971, Hillman modoficó el método Babson incluyendo una sal diazotizada [2- amino- 5- clorotolueno] (Rojo Rápido TR), para formar una tintura diazo que pudiera absorber fuertemente a 405 mm. El L-tartrato fue utilizado como un inhibidor específico de la fosfatasa ácida prostática para establecer una manera de diferenciar la isoenzima prostática de la no prostática .

Principio del test:
La fosfatasa ácida hidroliza el &-naftil-fosfato a &-naftol y fosfato inorgánico. El a-naftol producido es instantáneamente copulado con el Rojo Rápido TR para formar un complejo coloreado (ver figura 17), el cual puede ser medido a 405 mm. El nivel de hidrólisis es proporcional a la actividad presente de la enzima. El L-tartrato se usa para inhibir la fracción prostática sin interferir con la secuencia de la reacción. Por esa razón, el ensayo se realiza con y sin la presencia de L-tartrato, para que la diferencia entre los dos ensayos demuestre el nivel de fosfatasa ácida prostática presente en la muestra.

Detección del Antígeno Prostático (PSA ó P30) y la Semelogenina (SG):
El antígeno prostático (PSA ó P30) es una proteasa producida por la próstata, y se puede hallar en el fluido seminal, fluido prostático, sangre masculina y orina masculina . Se ha detectado una baja concentración de PSA en la leche materna y algunos tumores de mama. Aunque la PSA se encuentra en estos fluidos, es utilizada como indicador de la presencia de semen en muestras de casos penales.

La Semenogelina (SG) es una proteína que proviene de la vesícula seminal, un sustrato para el antígeno prostático específico (PSA) y un marcador útil para la identificación de semen. La SG I y SG II son dos de las principales proteínas secretadas por la vesícula seminal al semen humano. Ellas interactúan, o no, covalentemente a través de puentes disulfuro de forma instantánea formando un coágulo en la eyaculación. El coágulo es licuado después de unos minutos debido a la acción de una proteasa sérica prostática, la PSA, que rompe a la SG en fragmentos. La SG I y la SG II se han encontrado en varios tejidos: las vesículas seminales, el conducto deferente, la próstata, el epidídimo, el músculo esquelético, el riñón, el colon, la tráquea y en tumores en el pulmón .

Las muestras maceradas en buffer TB son colocadas en la ventana del dispositivo y van migrando en el papel de filtro interno por capilaridad, en el recorrido, la muestra que contiene el antígeno se encuentra con los anticuerpos, estos forman un complejo Antigeno-anticuerpo-cromófaro, que quedará atrapado en el primer frente, donde está anclado el anticuerpo, desarrollándose una banda color rojo.

En un estudio realizado por Pang & Cheung en el año 2006 se evaluaron los tests RSID-Semen (de la empresa “Independent Forensic”) y ABAcard P30 (de la empresa “Abacus Diagnostics”). La prueba RSID-Semen utiliza anticuerpos monoclonales anti-humanos de SG, mientras que la prueba ABAcard P30 utiliza anticuerpos monoclonales anti-humanos de PSA.

El fabricante de RSID-semen afirma que puede ser detectado 1 mico litro de fluido seminal humano con su test, mientras que el fabricante del test ABAcard p30 afirma que se pueden detectar hasta 4 ng/ml de PSA con su dispositivo de prueba.

En un ensayo practicado por Ying A., Yang H. Yu, E.F. Diamandis y D.J.A. Sutherland en 199437, ellos reportan que la sensibilidad de la prueba para ABAcard p30 es un poco mejor en este estudio que el anunciado por el fabricante y es comparable a la sensibilidad de otros dos kits comerciales, el PSA Seratec y PSAcheck-Semiquant. La sensibilidad de la prueba de RSID-semen es equivalente a la de otro Kit de detección de SG recientemente comercializado llamado Nanotrap SG. Con ambas pruebas capaces de detectar semen humano y fluido seminal en la norma de 1/50.000, se considera que ofrecen pruebas muy sensibles para la detección de semen.

Muestras de orina de hombres y mujeres fueron probadas con ambos dispositivos. Todas las muestras de orina masculina y ninguna de las femeninas fueron positivos para la PSA. La detección de PSA en orina de varones se esperaba, porque pequeñas cantidades de líquido de la próstata pueden estar presentes en la orina masculina. Ninguna de las muestras fue positiva para el test de la SG.

Otros fluidos corporales, incluidos sangre, saliva, sudor y muestras de heces de tres hombres y tres mujeres, así como leche materna, lubricantes y secreciones vaginales, también se analizaron con los dos dispositivos de prueba, dando resultados negativos y que los mismos no interfieren con el ensayo.