miércoles, 9 de junio de 2010

COMISARIO LUIS FERNANDEZ /PNB



Vamos por el camino correcto, ojalá logremos agarrar al toro de la inseguridad y doblegarlo”

Foto: Ron González / Noticias24.com
Luis Fernández, director de la Policía Nacional Bolivariana, explicó que ese cuerpo de seguridad comprende “la transformación del sistema clásico policial”.
En entrevista con Noticias24 habló de sus críticas a las políticas de seguridad y además, aclaró si es cierto que el gobierno tiene al toro de la inseguridad “agarrado por los cachos”.

Por: A.RengelNoticias24.com

En pocos días la Policía Nacional Bolivariana cumplirá seis meses de creada y Luis Fernández, el hombre a cargo de un proyecto bandera para el gobierno venezolano, aspira que este cuerpo atienda las necesidades de la población en los sitios con mayor ocurrencia de delitos.
Con tono pausado, Fernández explicó que la PNB se distingue no sólo en la prestación del servicio, sino también por sus indicadores de gestión, sistemas de rendición de cuentas y mecanismos de evaluación para revisar la actuación policial en procura de constantes mejoras.
Destacó que el sistema tradicional ha tratado el tema de la seguridad sólo desde la óptica represiva, la cual desde su punto de vista no es necesariamente mala o buena, pues “es una técnica que usa fundamentalmente el sistema judicial que es quien reprime para atender el tema. Pero nosotros, desde la PNB, creemos que el tema esencial tiene que ver con la materia de la prevención y allí hemos volcado nuestro mayor esfuerzo”.

Asegura que la aceptación de la PNB supera el 84%Paredes blancas, una bandera de Venezuela, una mesa de juntas con varias sillas y un sencillo escritorio lleno de papeles constituyen prácticamente todo el mobiliario que se encuentra en la oficina de Fernández, desde allí, con un café en la mano, sostiene que la aceptación de la PNB en las comunidades donde se encuentra activada supera el 84%.

Fernández reitera el carácter humanista de ese cuerpo policial, haciendo énfasis en la importancia de la preservación de la vida de los ciudadanos, así como en la dignificación de los hombres que se arriesgan para atender a la población.
Explicó que un efectivo de la PNB en el primer nivel jerárquico tiene un sueldo de 3.100 bolívares, más beneficios, en tanto que falta poco para la aprobación de la caja de ahorro y facilidades en materia habitacional destinadas a sacar de los lugares de riesgo a los funcionarios y brindar así mejores condiciones para sus familias.
El director de la PNB cree que ese cuerpo tiene que estar impregnado de “moralidad”, por lo que existe la Dirección de Control de Actuación Policial, que tiene por objeto investigar a funcionarios luego de presentada una denuncia por cualquier irregularidad.
También han creado la Dirección de Respuesta a las Desviaciones Policiales, que tiene un funcionamiento casi de contra-inteligencia, pues se encarga de investigar grupos de policías dedicados a actividades criminales, como narcotráfico, secuestros, extorsión y violación de derechos humanos. La intención detrás de esos esfuerzos es “poder tener el control a lo interno”.
Es así como señala que la PNB tiene unos 792 detenidos, con una efectividad de 84%. “Lo que significa que el trabajo que estamos haciendo va por el camino de lo que debemos profundizar”, aunque es cauteloso y dice no cantar victoria.

Sobre el “mundo bizarro” en el que la gente teme a los policíasFernández está claro en que muchas veces las víctimas de una agresión o delito tienen miedo a acudir a los cuerpos policiales, por eso tiene entre sus metas “recobrar la confianza del colectivo frente a los organismos de seguridad, que no es un tema fácil”.
Precisamente por eso, compara esa óptica de la población con “un mundo bizarro, en el cual el ciudadano le tiene miedo al policía. Es como decir que el que se fractura una pierna le tiene miedo al médico. Es una cosa que nosotros tenemos que revertir”.
Confesó que cuando empezó la PNB una de las tareas con las que tenía mayor escepticismo era iniciar la recuperación de la confianza de la gente, para ello propone abordar “la respuesta de la policía frente a las inquietudes del ciudadano” con seriedad, así como contundentes acciones internas “cuando se tiene conocimiento de que un funcionario puede haber incurrido en un hecho (delictivo)”.
Luego de casi un semestre de operaciones, la Policía Nacional tiene cuatro funcionarios destituidos e igual número de efectivos suspendidos de cargo y sueldo.
“Vamos a ser absolutamente inflexibles, rígidos, frente a los funcionarios que incurran en hechos (delictivos), sin arbitrariedad, sin vulnerar el derecho que tiene cualquier persona que esté sometida a una investigación. Pero vamos a ser contundentes, porque queremos construir un modelo policial de confianza”.

‘Debe existir una política de integración en el sistema de seguridad’Actualmente la Policía Nacional Bolivariana cuenta con 977 hombres en labores, mientras que se encuentran preparándose en las aulas 1.036 funcionarios que han migrado de otros cuerpos policiales, junto a otros 466 bachilleres que desean integrarse al cuerpo de seguridad para servir en el área de Tránsito Terrestre.Adicionalmente, en el proceso de migración hay otros 3.000 hombres y próximamente 3.000 bachilleres más se incorporarán, con miras a fortalecer la Policía Nacional Bolivariana en el Distrito Capital.
Es importante destacar que este cuerpo ha asumido la responsabilidad de brindar seguridad en las 47 estaciones que integran el Metro de Caracas, así como en las vías exprés de la región capital.

“En el sistema de seguridad debe haber una política de integración, porque la lucha es contra el crimen”Se tiene previsto que para finales del 2011 se formen 17.000 hombres que van a estar en Miranda, municipio Sucre; Aragua, municipio Girardot; en Carabobo, municipio Valencia; en Zulia, municipio Maracaibo; en Barquisimeto, municipio Iribarren; en Bolívar, municipio Caroní; en Anzoátegui, en Puerto La Cruz y Barcelona; en el estado Barinas, en el municipio Barinas; en tanto que en el Táchira estarán en el municipio San Cristóbal.
Explicó Fernández que actuarán en esas comunidades pues luego de evaluaciones han determinado que son las que tienen mayor densidad poblacional y mayor ocurrencia de delitos.Fernández destacó que esperan ajustar la policía a los estándares internacionales, con 3.6 policías por cada mil habitantes, por lo que hacen evaluaciones en las diferentes comunidades para determinar cuántos policías actúan en relación a la cantidad de habitantes, y calcular así cuántos efectivos faltan.
Aclaró que creen en la integración de la Policía Nacional con los cuerpos de seguridad locales, de modo que trabajen de manera coordinada. Para argumentar este punto, aseguró que trabajan de forma articulada con todas las policías de Caracas.“En el sistema de seguridad debe haber una política de integración, porque la lucha es contra el crimen”, dijo.

Críticas a las políticas de seguridad“Creo que el sistema policial debió ser revisado hace muchos años, no se había hecho, afortunadamente se está haciendo”, dijo Fernández en cuanto a las críticas que hace a la gestión en materia de seguridad llevada en los últimos años.

Sin embargo, ponderó como positiva la revisión de toda la estructura policial del país, pues cree que “no puede ser” que un alcalde o un gobernador permita ejecutar labores policiales a personas que no tienen formación o que han tenido incluso un registro de actuación irregular en otros organismos de seguridad.
Quien sea expulsado de una policía no podrá ingresar a otro cuerpo de seguridad, aseguró.
Destacó también la importancia de la rendición de cuentas y los indicadores de gestión. “Ahora los jefes policiales deben ir a pararse a las comunidades, con el pueblo, y explicarles qué están haciendo, lo que es un tema que hoy se ve muy cuesta arriba.
¿Cómo un jefe policial se para en una comunidad?
Bueno, lo van a acribillar en razón de todas las quejas que tiene la gente, hay que asumirlo”, dijo.
Como ejemplo, indicó que la PNB se reúne los martes y jueves con consejos comunales y diversos sectores de la sociedad en mesas técnicas de trabajo.
Fernández reconoció también la necesidad de revisar la labores de los fiscales de tránsito que están pendientes de “pescar” gente para “matraquearla”.Señaló que otro punto importante tiene que ver con la designación de las autoridades policiales, pues “aquí para ser director de una policía municipal bastaba con haber participado con un alcalde en la campaña sin tener formación”, en tanto que hoy tienen que cumplir requisitos para ser postulados y el Ministerio del Interior procede a designar la persona destinada al cargo, lo cual valora como “positivo”.

Sobre la objetividad de los medios de comunicaciónJusto cuando diversas encuestas señalan que la inseguridad es uno de los principales problemas que preocupan a los venezolanos y con titulares de prensa destacando las cifras rojas de los fines de semana, Fernández pide que se informe con responsabildad.

“Hay periodistas que van a la morgue en la mañana a preguntar cuantos muertos hubo en Catia, donde está la PNB. Es decir, buscar un muerto o buscar sangre para un titular”
“Siempre la crítica es importante, nos permite corregir, nos permite avanzar, en los términos de la objetividad y la veracidad que debe tener cada comunicador”, expresó Fernández al consultarle su opinión sobre la manera en que los medios de comunicación nacionales cubren el tema.
Dijo que no le molesta que lo critiquen ni tampoco a la institución que dirige, siempre que se haga con objetividad, “pero también pasan hechos en los cuales se censuran” los resultados positivos de la PNB, “porque publicar esa noticia significaría también darle una información positiva al gobierno”, apuntó.
“Conozco de casos que me dice la gente de Bello Monte, que hay periodistas que van a la morgue en la mañana a preguntar cuantos muertos hubo en Catia, donde está la PNB. Es decir, buscar un muerto o buscar sangre para un titular”, relató.
De esta manera indicó que si bien respeta a los periodistas y cree que se debe informar si un policía incurrió en un hecho irregular, invitó a “decir también las cosas buenas que pasan”.
“Esto no me produce rabia, me da un poco de tristeza, no por la policía, me da tristeza por quien lo dice y quien lo hace”, agregó.
En cuanto a la molestia que muchos periodistas manifiestan sobre la dificultad para el acceso a fuentes oficiales, Fernández aseguró que siempre está dispuesto a conversar con los medios, aunque dice haberse encontrado en varias ocasiones frente a artículos que no plasman lo que quiso expresar.
No obstante, dijo estar abierto a ofrecer los resultados de las acciones de la Policía Nacional siempre que se requieran, pero aclaró que un dato como la cifra de homicidios “es una responsabilidad del director del CICPC”.
“Yo creo que se debe informar y en el caso de los periodistas, creo que se debe escribir con objetividad”, concluyó.

“Ojalá que logremos agarrar el toro de la inseguridad completo”
“Creo que este año hemos agarrado al toro por los cachos en el tema de la inseguridad pública, de la lucha contra el hampa, disfrácese detrás de la máscara que se disfrace”, declaró el presidente Hugo Chávez a finales del años pasado, sobre esto Fernández ofreció su impresión.
“Yo creo que en este momento lo estamos agarrando”, expresó. Manifestó además su convicción en que el modelo que implica la Policía Nacional “va a revertir el tema de la inseguridad”.
Resaltó que los resultados positivos que ha arrojado la PNB indican “que vamos por el camino correcto de lograr revertir las cifras. Ojalá que logremos agarrar el toro completo, por todo el cuerpo y doblegarlo en el tema de la inseguridad”.Al concluir, Fernández aseguró a los venezolanos que trabaja junto a la PNB para construir “un modelo para todos los sectores de la vida nacional, sin ningún sesgo. Es una policía que estamos construyendo para todos”.

Foto: Ron González / Noticias24.com

No hay comentarios: