domingo, 16 de mayo de 2010

NOTICIAS DE SUCESOS (ZULIA)


Abatido en gasolinera era dueño de lotería


Texto: Areanny Bastidas Blanco


Martín Fernández era propietario de las agencias Juan Largo y de taxi Largo Service. El ladrón tenía una Glock solicitada en el Cicpc.


Martín María Fernández, de 40 años, era dueño de la agencia de lotería Juan Largo y de la línea de taxis Largo Service, dijeron sus parientes. Él fue uno de los tres hombres que murieron durante la balacera en la gasolinera en la calle Cecilio Acosta, la noche del viernes,


En la estación de servicio El Trébol, ubicada en la avenida 14 con calle 67 de Maracaibo, murieron también el despachador de combustible Nerio Aquiles Bermúdez Bermúdez, de 55 años, y un presunto delincuente, de 18 años, identificado como Wilmer Enrique Almarza Otero.


Según informó la policía científica, Almarza Otero no tenía antecedentes policiales, pero el arma que portaba una pistola Glock estaba solicitada ante la subdelegación Maracaibo del Cicpc desde enero de este año.



“Hasta los momentos, el móvil que manejamos es el robo frustrado de vehículo con homicidio. Sin embargo, nosotros no descartamos ninguna hipótesis. Las mismas investigaciones lo dirán todo”, dijo un funcionario policial.



Los cuerpos de Fernández, Bermúdez y del presunto hampón fueron trasladados a la medicatura forense de Maracaibo. Sin embargo, ayer en la mañana sólo había parientes lejanos de Fernández y empleados de la línea de taxi.



Sus allegados, aunque no aportaron su identificación, dijeron que se trató de un robo.



“Martín era muy noble y humanitario. Lo mataron para robarle la camioneta. Su mamá Casimira está enferma del corazón y se la llevaron a la clínica para poder darle la noticia de la muerte. También su esposa Belkis está en la clínica con crisis de nervios”, dijeron.



Fernández dejó cinco hijos, todos menores. El mayor de todos tiene 15 años y un bebé de apenas cuatro meses de nacido. Residía en la urbanización Los Olivos.



El propietario de “Juan Largo” estaba en su camioneta Ford Runner dorada, placas VCX-22T, esperando que Bermúdez le surtiera el tanque, cuando llegó Almarza Botero, presuntamente en un taxi, acompañado de otros delincuentes.



El propietario de la línea de taxis tenía un arma, también Glock, que utilizó para defenderse. Allí comenzó el enfrentamiento.


Un vocero policial dijo que entrevistan a otros testigos del hecho. Uno de ellos aseguró que otro delincuente fue quien disparó al despachador de combustible. Le dio un disparo en la cabeza.


La policía científica investiga a una banda de delincuentes que opera en Ziruma y sectores como Cecilio Acosta y la calle 72 que acostumbran a robar camionetas lujosas para llevarlas a Colombia.


El dueño de la agencia tenía un carnet ad honorem de la policía científica.

No hay comentarios: