martes, 20 de abril de 2010

NOTICIAS DE SUCESOS (CARACAS)

39 muertes violentas el fin de semana
Registrados más de 260 homicidios en Caracas durante el mes de abril

Caracas, abril 19 (Felipe González Roa/Globovisión).-
Durante el asueto largo, específicamente desde las 6:00 de la tarde del viernes hasta las 6:00 de la mañana del lunes, se registraron 33 muertes violentas en Caracas. La cifra de cuerpos recibidos en la morgue de Bello Monte asciende 262 fallecidos en los 19 días que han transcurrido del mes de abril.

Entre estos casos resaltó el de Limer Espinoza, de 24 años, quien fue asesinado en el sector La Línea de Petare.

De acuerdo con la versión dada por sus familiares, en horas de la madrugada del domingo el joven salía de una fiesta y dejó a un amigo en su casa.

Después, en su moto, regresaba a casa cuando fue interceptado por los maleantes. En la refriega también resultó herido su sobrino, de 14 años.

Ultimado motorizado mientras circulaba por la autopista

En horas de la mañana de este domingo, cuando junto con su esposa se desplazaba en moto por la autopista Francisco Fajardo de Caracas, Jean Carlos López, de 27 años, fue asesinado por una pareja de delincuentes que intentó despojarlo de sus pertenencias.

El joven, se dirigía hasta Quinta Crespo, donde iba a hacer el mercado para la casa. A la altura del hospital Pérez Carreño fue interceptado por los hampones. López hizo caso omiso a la voz de alto dada por los maleantes, y como respuesta le efectuaron varios disparos. Su esposa, Mayra Alonso, resultó herida con un impacto de bala en una pierna.

Asesinado ex policía
en la Cota 905

En horas de la noche de este sábado, en la Cota 905 de Caracas fue asesinado Engelberth Joel Piñate Alvarez (37), funcionario retirado de las policías Metropolitana y de Miranda.

De acuerdo con la versión dada por su esposa, Norelys Jackeline Pérez, a las 2:00 de la tarde el hombre salió de su casa para asistir al funeral de un amigo, quien hace un par de días había muerto a manos del hampa.

Después del sepelio, Piñate fue a una licorería cercana junto con un tío, y permaneció allí hasta altas horas de la noche. Cuando ya retornaba a su casa fue interceptado por varios maleantes, quienes, para despojarlo de sus pertenencias, le efectuaron múltiples disparos con arma de fuego.

Después de prestar servicio en los cuerpos de seguridad, Piñate Alvarez trabajó como escolta del jefe civil de Santa Rosalía, y actualmente se desempeñaba como vigilante privado de Transbanca. Tenía aspiraciones de ingresar en la Policía Nacional.