viernes, 5 de marzo de 2010

UNA LAMENTABLE REALIDAD EN MATERIA DE SECUESTRO (CARACAS)


Policías secuestraban y usaban módulo de la PM como escondite
Fueron detenidos tres efectivos, uno de ellos es el jefe de la comisaría


Dentro del módulo policial, en una zona de alta circulación, tenían a la secuestrada
(Fernando Sanchez)

Contenido relacionado
Sospecha rutinaria

La repetida frase de las víctimas de secuestro capitalino en la que aseguran que sus captores "eran policías" se concretó la noche del miércoles, cuando funcionarios de la División Antiextorsión y Secuestros del Cicpc, a cargo del comisario Douglas Rico, jefe de la Dirección de Investigación de Delitos contra el Patrimonio Económico, fueron a un pago controlado y detuvieron a tres efectivos de la Policía Metropolitana, quienes mantenían a una víctima en el módulo de la PM en Roca Tarpeya.
Según explicó el director del Cicpc, comisario Wilmer Flores Trosel, la captura de la dama ocurrió en horas de la mañana, cuando Zelica Corimar Torres, de 34 años, estaba con su amiga Cibel Adriana Araure, y fueron abordadas por efectivos de la PM.
Araure fue liberada para que buscara un dinero y se los entregara a los policías, pero ella denunció lo ocurrido ante la División de Secuestro y los funcionarios del Cicpc coordinaron el pago.
La mujer entregó el dinero a unos policías que iban vestidos de civil en una moto cerca del mercado La Hormiga, en El Cementerio. Allí los funcionarios del Cicpc iniciaron una persecución y hubo un enfrentamiento en el que uno de los sujetos salió herido.
Al ser apresado lo identifican como agente de la PM, Dervis Gustavo Castellano, de 26 años, de la Comisaría de Santa Rosalía. La Fiscalía se presentó con una orden para allanar el módulo de Roca Tarpeya, donde localizan a Torres.
Allí apresaron al subcomisario Richard Faraón Zabala González, de 41 años, jefe de la comisaría, y quien está al tanto de la actividad delictiva. La mañana del jueves se entregó ante Fiscalía otro de los efectivos implicados, quien había huido en la moto, el agente José Ignacio Vivas, y aún faltan dos sujetos por identificar. Al parecer el grupo inició esta modalidad este año y consideraron que lo mejor era mantener a las víctimas en la propia comisaría.
Casos reiterados El pasado mes de enero del año 2009, los agentes de la uni- dad especial antisecuestros del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) apresaron a tres funcionarios e identificaron a otros nueve vinculados con el secuestro de un comerciante asiático, a quien mantuvieron en cautiverio en la Comisaría Teresa de La Parra, situada en San Agustín del Sur.
En el allanamiento incautaron carpas, chinchorros, alimentos enlatados, que se encontraban en los lockers de los policías. El Tribunal V en funciones de Control dictó medida privativa de libertad a Johan José Villarroel Linares, agente adscrito a la Comisaría Antonio José de Sucre, con sede en Catia; y a Luis Vicente Punchiluppi, cabo segundo de la Comisaría Teresa de la Parra. Dos agentes adscritos a la Subcomisaría El Cementerio quedaron solicitados.
Dos meses después el Cicpc allanó la sede de la extinta Brigada Turística de la PM, en San Bernardino, en una pesquisa relacionada con otro plagio. Allí decomisaron evidencias.

Gustavo Rodríguez / Laura Dávila TrueloEL UNIVERSAL

No hay comentarios: