jueves, 25 de febrero de 2010

(DEFENSORIA DEL PUEBLO)



Defensoría del Pueblo no reconoce a la CIDH como una institución imparcial




La Defensora del Pueblo, Gabriela Ramírez, aseguró que el informe sobre Venezuela es interesado y sesgado. Advirtió que la región se encuentra indefensa en materia de vigilancia de derechos humanos porque la CIDH es un órgano parcializado, politizado y que usa mecanismos de presión política.
En rueda de prensa, Ramírez informó que desconocen a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos como una institución imparcial luego de conocer el informe denominado "Democracia y Derechos Humanos" en Venezuela.
“No reconocemos a la comisión como una instancia imparcial capaz de decirle a la región cuales son los países con una situación más álgida en materia de Derechos Humanos”, dijo.

Ramírez señaló que había países que duplicaban y triplicaban los problemas de derechos humanos y para la Comisión no tenían méritos para elaborar un informe.

Reclamó el uso descontextualizado de las cifras por parte de la CIDH y que en ningún lugar se indica que ejecuciones, desapariciones y otras violaciones muestran descensos progresivos.

También rechazó que se cite como fuente a la Defensoría del Pueblo en algunos casos y otros se utilicen datos de una ong como Provea.

Se preguntó Ramírez por el propósito de este informe y agregó que tal vez se busca que se invoque su contenido como ocurrió con el documento que se leyó para soportar golpe de Estado de 2002.

“¿Qué se esconde detrás de las conclusiones de este informe tomadas de asuntos (…) que tienen un proceso judicial en el país?”, cuestionó.

Ramírez dijo que el informe muestra a Venezuela como un país donde cesó la democracia y no hay salida electoral.
“La comisión se ha pronunciado como una ONG más”, opinó.

La Defensora pidió al nuevo grupo regional que fue creado en México y al Grupo de Río que diseñe en la próxima cita de Caracas un organismo imparcial, que de verdad vigile el tema de los derechos humanos.

No hay comentarios: