miércoles, 11 de noviembre de 2009

POLICIA NACIONAL


Formación académica de Policía Nacional romperá paradigmas policiales





(Redacción/MPPRIJ/ 9 -11- 09) .- Lo que se busca en esencia con la creación de la Policía Nacional, es romper el paradigma del policía represor, del policía autoritario, del policía con visión militarista, para empezar a generar un policía humanista , el policía con sentido social, del policía que se vincula con las comunidades.

Este objetivo, entre otros que encierra la creación de un cuerpo de policía, fue dado a conocer por el señor Pablo Fernández, argentino-venezolano, representante de la Red Latinoamericana de Policía y Sociedad Civil, y la Red de Apoyo por la Justicia y la Paz, presente en el seminario “El Reto de Construir un Nuevo Modelo Policial”, llevado a cabo en el Hotel Alba Caracas, durante toda la mañana de este lunes.

-Es importante destacar, señala Fernández, que este proceso de constitución de la Policía Nacional, responde a uno de los elementos que el Consejo General de Policía viene desarrollando, pero que se hace importante y necesario conceptuar los demás elementos del proceso que está desarrollando. “Porque estamos transformando radical y sustancialmente la concepción, la estructura, la forma de ejercer la función policial en Venezuela”, dijo.

En torno a la interrogante de ¿Cuáles son esos temas? Señaló que –Comenzamos por uno que es esencial a todo, que es le tema de los derechos humanos. Un policía que esencialmente entienda su labor preventiva antes de pasar a la dimensión represiva, que lamentablemente, también son necesarias en la labor policial, pero que no tiene que ser la primera labor, sino más bien una labor de segundo orden.

En cuanto a cómo se ve la situación policial en Latonamérica?, resaltó Fernández que -Es una situación en la, cual los cuerpos policiales han ido perdiendo credibilidad frente a la sociedad, cuerpos policiales que se han desprofesionalizando, con mucha inherencia de elementos externos, componentes del ámbito político partidista, funcionarios que no han tenido la posibilidad de un desarrollo académico y una preparación técnica adecuada para cumplir su función. “Ese análisis que se hace en el continente, también lo tenemos en Venezuela, y de allí la importancia que en el año 2006 se desarrolló la Comisión Nacional de Reforma Policial”.

DDHH y la transformación de la policía en México


En representación de México, el Abogado y Coordinador de Cooperación Internacional de la Secretaria de Seguridad Pública, profesor Pedro Escamilla, habló sobre la experiencia del sistema de policía en su país, el cual en el año 2005 se le realizó un diagnostico cuyo resultado fue el enorme alejamiento entre el uniformado y la sociedad.

“Este resultado nos obligó a coordinar con varias instituciones protectoras de los Derechos Humanos; transformamos los programas de estudios, apostando a la capacitación, pues era la forma de transformar la policía; nos enfocamos y combinamos los Derechos Humanos y el Marco Jurídico, además de ayudarlos a controlar el estrés en momentos de acción”, explicó Escamilla.

Asimismo, el experto mexicano indicó que efectivamente hubo una reselección de nuevos funcionarios y la destitución de algunos que habían empañado su currículo.

En cuanto a la creación de la nueva Policía Nacional, que en diciembre del año en curso cuidará a los caraqueños, Escamilla apuntó: “Todo lo que lleve capacitación va por buen camino”.

Por su parte Antonio González, coordinador del programa Buenas Prácticas Policiales del Consejo General de Policía, explicó que la formación de los funcionarios que conformarán la Policía Nacional es distinta a la formación clásica que hacen los cuerpos policiales, pues a su juicio, priva el tema de los Derechos Humanos, más allá del uso de la fuerza, puesto que es trasversal en todo el proceso pedagógico.

“Lo primero que tenemos que entender es que el uso de la violencia debe ser de manera excepcional, proporcional y gradual. El trato de los funcionarios hacía la ciudadanía, incluyendo a los delincuentes, va a hacer direccionado en los estándares del Uso Progresivo y Diferencia de la Fuerza, el cual es un paradigma de cómo debe comportarse el funcionario ante los hechos”, dijo González.

En representación de la Defensoría del Pueblo, ente que trabaja mancomunadamente con el Consejo General de Policía, Ángel Bastardo, dijo que la Defensoría tiene un rol fundamental, ya que contribuye a la redacción de las normativas y a la formación, a través de conversatorios, en cuanto a la actuación del nuevo policía humanista.

“Los efectivos deben tomar conciencia, hay que dejar atrás el sistema represivo, y cuando se requiera de la violencia, la sepan practicar bien. Queremos policías que hagan prevención, esa es la clave para un policía eficiente”.

(Prensa/Pablo Bracho / Edgar Rodríguez)