lunes, 16 de noviembre de 2009

"EL HAMPA"


El hampa en el país cuenta con más de seis millones de armas de fuego





web@laverdad.com - Nilsa Sarmiento - Maracaibo - 16/11/2009 00:01 16

Como parte de la inseguridad que se vive en el país, la ciudadanía opta por comprar armas de fuego que les ayuden a sentirse más seguros ante este tipo de flagelos.

Según el informe de Inseguridad y Violencia en Venezuela 2008, el 40,9 por ciento de la población siente mucho temor de ser víctimas de robo dentro de sus hogares. El 45,9 por ciento tiene temor de ser atracados dentro de su comunidad, mientras que el 64 por ciento siente temor de ser atracados cuando hacen uso del transporte público.

Aunado a este miedo, está la falta de confianza que se tiene en los cuerpos policiales, por lo que las personas tratan de defenderse a sí mismos y a sus bienes por sus propios medios. Según cifras del informe del Observatorio Nacional de Violencia, el 49,4 por ciento de la población considera que el trabajo de los cuerpos de seguridad es malo, el 36,3 por ciento la considera regular, y el 8,5 por ciento lo ve como bueno.

Edie Ramírez, secretario de Seguridad Ciudadana Municipal, explicó que en Maracaibo los habitantes viven presos del miedo, debido al nivel de inseguridad que hay en la ciudad. El comisario expresó que en la actualidad las casas las han convertido en cárceles para evitar ser víctimas del hampa. Asimismo las personas compran armamento para defender a sus seres queridos y sus pertenencias.

Las personas tienen la creencia de que armándose están más seguros, cuando no son permisadas normalmente reposan en la guantera del carro, debajo de la butaca o en las casa. Si se roban el carro o se meten en las residencias las pistolas o revólveres van a parar a manos del hampa, las personas no denuncian estos casos por ser parte de un delito de tenencia ilegal, ya que al no contar con los permisos se está incurriendo en un delito.

Cifras alarmantes
Según Ramírez, en el país existen 17 millones de armas de fuego en manos de la ciudadanía, de los cuales uno o dos millones no se han podido permisar debido a que no tienen documentos de propiedad. Estas armas reposan en las casas de los propietarios y por medio del robo y hurto caen en las manos del hampa.

El comisario explicó que hasta julio del 2009 en Venezuela se lograron cuantificar seis millones y medio de armas de fuego que se encuentran en manos únicamente de la delincuencia. Mientras que por otras vías existen ocho millones permisadas.

"Hay quienes tienen porte legal por contar con buenas relaciones publicas con personas que les otorguen el permiso, entre ellos personas de la farándula, empresarios y deportistas". Para Ramírez, hablando de cifras conservadoras se puede decir que en el país hay más de 17 millones de armas,con las que se cometen los homicidios en la calle.

El secretario de Seguridad sentenció que el problema se debe a que existe un tráfico ilegal de armamento. La mayoría de las armas importadas vienen de Estados Unidos, Brasil, Italia y Rusia.

En busca del status
Para hacerse respetar ante las nuevas bandas que se constituyen en las barriadas, los antisociales deben contar con armamento de buena calidad que les de el status que necesitan.
Las armas más buscadas por los delincuentes son las Glock y las Prietto Vereta, con ellas es más fácil darse a respetar. De forma legal los precios de ellas rondan los 19 mil bolívares, por ello los antisociales hacen lo posible por ponerse en una de esas. Pero en el mercado negro ese tipo de armamento se puede comprar en la mitad de su costo, algunos las venden hasta en cuatro y dos mil bolívares fuertes.

Armas por bojote
En Maracaibo, más de un tercio de los delitos (35,42%) que comete el hampa común es por robo y un tercio por extorsión.

El cinco por ciento de la población venezolana tiene un arma de fuego en su residencia. Por cada 100 mil habitantes un 22,15 por ciento resultan muertas por armas de fuego.

Entre julio del 2000 y octubre del 2001 se procesaron en el país 95 mil casos por porte ilícito de armas.

Durante el 2002, la Policía científica contabilizó dos mil 258 casos de porte ilícito de armas, lo que representa un incremento del 35 por ciento con respecto a las cifras del año anterior.

Para el 2004, dos mil 143 armas se encontraban solicitadas por atraco y robo, mientras que 573 personas con porte ilícito de armas estaban solicitadas por delitos.

En el 2006, el entonces ministro de Interior y Justicia, Jesse Chacón, anunció que en el país habían seis millones de armas de fuego, de las cuales el 75 por ciento no fue permisado.
El 95 por ciento de las armas halladas en los hogares pertenecen a hombres.