miércoles, 19 de agosto de 2009

NOTICIAS DE SUCESOS (REGION GUAYANA)




Muertos ocho reos en Vista Hermosa



miércoles, 19 de agosto de 2009

Ocho reclusos que apenas tenían un mes en el Internado Judicial de Ciudad Bolívar fallecieron en medio de un enfrentamiento entre presos, que comenzó el lunes en la noche y culminó el martes en la madrugada. Fuentes de la cárcel de Vista Hermosa informaron que el motín se originó por el control del penal, y además de los muertos hubo seis heridos.

*Esta masacre es la primera que se registra en 2009 y una de las más sangrientas de los últimos años.
*Una tensa calma mantiene en vilo a internos y familiares, quienes temen que haya más muertes.
*En la pelea por el poder del penal los reclusos lanzaron granadas, una de ellas no se activó y fue detonada por la Disip.


Además de los fallecidos hubo seis heridos, entre ellos Wilmer Brizuela, mejor conocido “Wilmito”. Cinco de los lesionados fueron trasladados en horas de la noche del lunes al Hospital Ruiz y Páez, y presentaban heridas por arma de fuego y arma blanca en el tórax, entrepiernas y abdomen. Luego de ser atendidos en el centro de salud los lesionados regresaron al penal, lo que desató un nuevo brote de violencia ya entrada la madrugada del martes.

Fuentes carcelarias identificaron a los fallecidos como: Neomar Martín Millán, de 24 años, detenido por homicidio; Pedro José Durán Coraspe, de 32 años, apresado por porte ilícito de arma; José Padovanis Pacheco, de 21 años, detenido por robo de vehículo; Héctor José Gómez, de 26 años, confinado por robo; Darío Ramón Meza, de 27 años, apresado por violación y robo; Reyner José Guzmán, 23 años, homicidio calificado; Jonathan Rivero Rivas, 20 años, robo agravado y Luis Manuel Bogadi, de 23 años, retenido por el delito de robo.

En tanto los lesionados fueron: Daniel Cabrera, Ángel Avendaño, Danny Moreno, Roger Vera y Carlos Pinto. Estos recibieron atención el lunes y este martes también, gracias a que paramédicos del 1-7-1 se trasladaron hasta el penal para curarles las heridas.

Control hasta donde se puede El coronel José Acosta, comandante del Destacamento 81 de la Guardia Nacional Bolivariana, atendió a los medios y explicó que el lunes aproximadamente a las 9:30 de la noche empezó el motín. El primer enfrentamiento arrojó como resultados los heridos, luego de que estos fueron trasladados al hospital y nuevamente llevados al penal se inició una segunda pelea que arrojó como desenlace los ocho muertos.

Fuentes de la cárcel que pidieron no ser identificadas resaltaron que “hasta ahora se conoce que la riña se produjo entre un grupo de internos de San Félix, quienes querían liderar el penal, y quitarle el control a quien hasta ahora lo tiene”.

Informaron que un grupo de internos violentó al grupo dominante hasta ahora, desatando una batalla campal donde hubo cuchillos, disparos e inclusive la detonación de varios artefactos explosivos, que se presume sean granadas.

Una de esas granadas no se accionó y quedó tirada en una de las áreas internas de la cárcel, denominada pabellón de media seguridad. En horas de la mañana de este martes los mismos reos alertaron del riesgo al que estaban expuestos y pidieron ayuda para desactivarla.

Horas más tarde los expertos en explosivos de la Dirección General de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip), entraron al penal y detonaron la granada tipo M26 de manera controlada, sin causar daños a ninguno de los detenidos.

Muestra de “fuerza” Asimismo este martes pasado el mediodía uno de los grupos en pelea salió a la azotea del penal, como una demostración de que aún seguían en pie y dispuestos a mantener el control de las instalaciones.

Decenas de familiares y allegados de los reos se agolparon a las afueras del penal esperando noticias y rezando para que su ser querido no estuviese entre los fallecidos. La poca información disponible alargó las horas de agonía de los parientes.

Daysi Gómez, minera y madre de Héctor José Gómez, uno de los muertos, explicó qué no sabe qué pasó dentro de la cárcel y pidió que nuevamente vuelva la paz por el bien de todos los allí presentes.

“Llamo a los presos a que vuelvan a portarse bien, les pido que traten de salir como entraron, vivos. La verdad es que todo estaba mejor, no entiendo cuál fue el problema, porque todo está bien. Mi hijo tenía dos meses allí porque la fiscal del Ministerio Público se negó a que le dieran la libertad, aunque era la primera vez que cometía un delito”.

Tomar consejo Gómez comentó que su hijo atracó a un taxista junto a otro compañero, pero en medio de esto se arrepintió y aunque resultó detenido el hombre al que robó se negó a acusarlo, porque “tuvo la nobleza” de entender que se trataba de un “error de muchacho”.

“Yo vengo de muy lejos, hoy a buscar el cadáver de mi hijo. Le debo a la fiscal que mi hijo esté muerto, ruego a Dios que no tenga hijos. Mi hijo cayó por primera vez y no me da vergüenza decirlo porque es la verdad. Me duele todo esto, era mi único hijo, lo crié yo sola, sola lo levanté y no sé qué pasó, por qué cometió ese error”.

La madre dolida lanzó un mensaje a las nuevas generaciones, “siempre le dije a mi hijo que trabajara, que eso es lo que luce, así que les pido a los jóvenes que vean los periódicos y cómo está la violencia, evalúen qué quieren y estudien, porque es la única forma de salir adelante”.

Larga angustia Allegados a otros internos que corrieron mejor suerte permanecían, aún en horas de la tarde, esperando más noticias de sus seres queridos.

Luz de Palma, quien tiene un hijo en el penal, expresó “lo primero que pensé es que hubo un enfrentamiento con la Guardia o algo, porque nadie sabía lo que estaba pasando, y hasta ahora no lo sabemos, sólo que hubo heridos, muertos y que nuestros familiares están bien”.

Acotó que “no nos han podido contar lo que pasó -su familiar- a todos los tienen aislados, y bueno por lo menos estamos tranquilos. Ellos no saben en realidad qué está pasando, al menos le pasamos comida. Estamos esperando aquí afuera en apoyo a ellos. Ninguna autoridad nos ha dicho nada y nos enteramos fue por la radio. Tuvimos una angustia desde anoche hasta esta mañana -del martes-, pero bueno en eso estamos”. Sobella Campos, madre de Ángel Avendaño uno de los lesionados, dijo que “nos enteramos porque nos llamaron unas personas que nos conocen, cuando llegamos al hospital ya lo habían traído otra vez para el penal, pero ya me comuniqué con él y me dijo que estaba bien, pero esto es horrible, esta angustia”.

Además de efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana a las afueras del penal se apersonaron representantes de la Defensoría Pública, la Defensoría del Pueblo y del Ministerio Público. El Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), identificó los cadáveres y los trasladó hasta la morgue del Hospital Ruiz y Páez, donde fue dispuesta una lista con los nombres para que los familiares pudiesen reclamar los restos.

Sin “gobierno” Cabe destacar que los reclusos fallecidos fueron sacados del penal por otros internos. La Guardia Nacional y las autoridades no tienen libre entrada al recinto, e internamente el control lo llevan los mismos detenidos, lo que permite que las armas con las que cometieron los crímenes aún estén dentro de la cárcel.

La defensora del pueblo, Elides González, no quiso dar declaraciones y las breves palabras que cruzó con los medios de comunicación fueron para solicitar que “no manipularan la información” y para dar a entender que ella no podía asegurar la cifra de fallecidos, porque aún no había pronunciamiento oficial.

Sin embargo, los muertos fueron sacados del penal temprano en la mañana y los medios de comunicación corroboraron y graficaron a cada uno de los fallecidos, quienes estaban en su mayoría sin camisa, sin zapatos y muy ensangrentados. Una de las víctimas tenía al menos unas 15 heridas de bala en su cuerpo.

El director del penal, Edwin Azócar, también estuvo presente y no dejó siquiera que le preguntaran acerca del tema, simplemente vio a los medios y se marchó sin que éstos pudiesen acercársele para tener su versión de los hechos.

A la expectativa
La situación en el penal es tensa, tan tensa que hasta las mismas autoridades temen lo peor.
Los familiares de los reos también temen que algo malo ocurra, y por ello permanecieron en las afueras de la cárcel de Vista Hermosa, para tener noticias y estar al pendiente.

No hay comentarios: