miércoles, 12 de agosto de 2009

(MP)


Tras los medios probatorios presentados por el Ministerio Público, fue condenado a tres años y siete días de prisión el funcionario de la Subdelegación del Cicpc de Mérida, Pablo Vicente Prieto Puente, por solicitar 2 mil BsF a un ciudadano a cambio de alterar una evidencia en una investigación relacionada con violencia de género, hecho ocurrido el 21 de febrero de 2008.

En la audiencia de juicio, el fiscal 19° de la referida jurisdicción, José Gregorio Lobo, ratificó la acusación contra Prieto Puente, por incurrir en la comisión de los delitos de corrupción propia agravada y violencia privada, previstos en la Ley Contra la Corrupción y en el Código Penal.

El Tribunal 1° de Juicio de Mérida, una vez evaluado los órganos de pruebas presentados por el Ministerio Público, sentenció al funcionario, quien permanece año y medio detenido en la Comandancia de la Policía del estado Mérida.

El 21 de febrero de 2008, el citado funcionario llamó a la víctima, quien estaba siendo investigado por presuntamente incurrir en un delito previsto en la Ley Orgánica sobre el Derecho de la Mujer a una Vida Libre de Violencia, para exigirle la cantidad de 2.000 bolívares fuertes con el fin de omitir algunos mensajes de texto con amenazas en la experticia del celular de su propiedad.

El afectado, el mismos día, interpuso la denuncia ante la fiscalía 19° del Ministerio Público, instancia que coordinó con funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana y la víctima, para hacer una entrega supervisada de dinero.

La víctima llamó al funcionario y le dijo que estaba fuera de Mérida e iba a enviar a su abogado con la suma exigida. Uno de los funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana se hizo pasar por defensor del afectado y le entregó 1000 bolívares fuertes en agente en la sede del Cicpc, por lo que el mismo día fue aprehendido.

Con información del Ministerio Público

No hay comentarios: