viernes, 24 de julio de 2009

SISTEMA PENITENCIARIO (MIRANDA)




Con 30 presos inauguran en Yare cárcel de 62 millones de dólares
La obra tiene un costo de 62 millones de dólares y tiene un aforo para 420 reos


El domingo será inaugurada la nueva cárcel de Yare III en la población mirandina de Yare

(Fernando Sánchez)


Contenido relacionado
Penal en Llamas


Después de cinco años de una accidentada construcción las autoridades del Ministerio del Interior se disponen a inaugurar el próximo domingo la tercera cárcel de la poblacion mirandina de Yare con el propósito de disminuir la violencia, el tráfico de armas, drogas y licor. El recinto, que se conocerá como Yare III, ha generado controversia entre penitenciaristas, los nuevos huéspedes y sus familiares.


Versiones recabadas entre los reos de Yare refieren que al singular fenómeno de un pueblo con tres penales, se le une la particularidad de que será la cárcel más cara del mundo. Con un costo de 62 millones de dólares será abierta con sólo 30 presos seleccionados en cárceles de todo el país por su "conducta intachable y ejemplar".

"De aquí sólo han escogido a cinco", dijo el recluso Jacinto Beltrán para referirse a los preseleccionados. El nuevo penal tendrá un aforo para una poblacion de 420 reos. "El 12 de julio de 2008 realizaron lo mismo con la cárcel de Coro.


La inauguraron con 15 presos, teniendo capacidad para una población de 900 internos", dijo el penitenciarista Carlos Nieto Palma, coordinador de la ONG Una Ventana para la Libertad.



El especialista teme que se reproduzcan la violencia y otros vicios que padecen todos los penales, porque no se disponen a contratar a personal calificado. Nieto recordó que en tres ocasiones han anunciado la inauguración de Yare III con la presencia de los ministros Jesse Chacón, Rodríguez Chacín y Tareck El Aissami.



Dijo que es la más cara para tan pocos presos y además no está concluida. Los presos de Yare piensan que esta vez el evento será fastuoso porque pretenden transmitirlo en cadena nacional. Dicen que mandaron a pintar la cancha deportiva y ordenaron tapar los huecos producidos por la rutinaria metralla.


Los pisos han sido lavados con creolina. La Corte Interamericana de Derechos Humanos en 2006 dictó una medida de protección para los reclusos de Yare y obligó al Estado venezolano a brindarles protección a los reos, familiares, visitantes y custodios.


Sin embargo, Yare sigue siendo uno de los penales más sangrientos de todo el país.

El abogado Humberto Prado, coordinador del Observatorio Venezolano de Prisiones, sostiene que mientras el penitenciarismo moderno habla de abolir las cárceles, en Venezuela se construyen. "La cárcel no logra el fin de la pena. Ahora se habla de otras fórmulas alternativas", afirmó el activista.

grodríguez@eluniversal.com
Gustavo RodríguezEL UNIVERSAL

No hay comentarios: