jueves, 30 de julio de 2009

NOTICIAS DE SUCESOS (MIRANDA)


Detenido herido en una pierna ingresó muerto al Llanito tiroteado en el pecho Denuncian a efectivos del Cicpc por un presunto ajusticiamiento
La madrugada de este martes un nutrido grupo de efectivos, que vestían uniformes de camuflaje de color negro, ingresaron a la fuerza a la vivienda número 38 en la Zona 3 de José Félix Ribas, en Petare, de donde se llevaron vivo a Roberto Jesús Landaeta González (19) Caracas, (Especial/AA).
Luego de ser sacado de su vivienda con un tiro en una pierna por una comisión que se identificó como del Cicpc, fue ingresado sin vida y con dos heridas de bala en el pecho al hospital Domingo Luciani, un joven de 19 años de edad de nombre Roberto Jesús Landaeta.
El padre de la víctima acusó a los policías de ajusticiar a su hijo. La madrugada de este martes un nutrido grupo de efectivos, que vestían uniformes de camuflaje negro, ingresaron a la fuerza a la vivienda número 38 en la Zona 3 de José Félix Ribas, en Petare.

Landaeta vivía allí con sus padres. Desde hace cuatro meses, la policía lo buscaba por un asesinato ocurrido en la zona y desde la semana pasada lo involucraban en un segundo crimen.

Roberto Landaeta, padre de la víctima, narró que los uniformados se identificaron como efectivos de la Unidad de Respuesta Inmediata (URI) del Cicpc y luego dijeron ser de la Subdelegación El Llanito. “Reventaron las puertas y hasta abrieron el techo para entrar”, contó.

Cuando se llevaban a su hermano a la fuerza, Alexander Landaeta (22), trató de intervenir, pero lo golpearon y luego fue detenido por obstrucción a la justicia. Roberto Landaeta trató de huir, pero fue herido en una pierna.

El padre de la víctima contó que aunque eran las 5:30 de la mañana, había muchos testigos que presenciaron cuando los policías subieron a su hijo a una camioneta Blazer plateada, placas BCZ-94A. El joven iba con vida y hasta logró decirle a su padre que tenía sed. “Yo le dije que en el hospital le conseguía agua para que bebiera”, contó. A Landaeta no lo dejaron subir a la unidad con su hijo, así que corrió hacia una estación del Metro y tomó rumbo al hospital Pérez de León, pero allí confirmó que era al Domingo Luciani donde habían llevado a su hijo. Al trasladarse a este último, le dijeron que estaba muerto. Ingresó con dos heridas de bala en el pecho.

Borrando las evidencias

El padre del muchacho presuntamente asesinado por los funcionarios del Cicpc, contó que cuando llegó al hospital “Dr. Domingo Luciani”, los policías estaban limpiando la sangre de la camioneta, como una manera de “borrar evidencias”.
Asegura que lo mataron en el trayecto y está dispuesto a llevar el caso hasta las últimas consecuencias. Ya hizo la denuncia en la Fiscalía y sólo espera respuestas, pues tiene varios testigos.

Su hijo estaba desempleado, pero él asegura que nunca lo vio armado. El joven era el cuarto de cinco hermanos.

No hay comentarios: