viernes, 17 de julio de 2009

NOTICIAS DE SUCESOS (LARA)

Asesinada estudiante
ANDRIMAR RECIBE UN DISPARO EN EL CUELLO DE UN SUJETO QUE HUYÓ>>CICPC INVESTIGA LAS CAUSAS DEL CRIMEN DE LA ADOLESCENTE

GERARDO MORÓN SÁNCHEZ

•El proyectil le entró por el cuello y, al rozar la femoral, le hizo morir desangrada. Andrimar Marchán acababa de presentar un examen de Química y le había pedido a sus compañeros que no la dejaran sola, pues tenía un mal presentimiento. Su cuerpo quedó sobre la acera.

En la calle 62 con carrera 13A una residente escuchó la detonación a las 3:30 pm y, seguidamente, los pasos de unas dos personas que huían. Pasaron pocos minutos para que el lugar comenzara a llenarse de curiosos que para ver el sangrante cadáver de la que a simple vista se veía era una estudiante de bachillerato, a decir por el uniforme. Se llamaba Andrimar Marchán, tenía 15 años y acababa de retirarse del Colegio Batalla de Carabobo, tras presentar una prueba de reparación de Química.

A regañadientes se escuchó decir a varios estudiantes que la joven les había pedido, en tono de angustia, que no la dejaran sola. Andrimar residía en la urbanización Rafael Caldera y cuando su mamá no la venía a buscar, se iba en cualquiera de los rutas 1 que pasan frente al colegio. Ayer, aparentemente, dijo una profesora, llamó a la mamá para que la viniera a buscar, pero extrañamente se alejó del colegio, lo que podría interpretarse de dos formas: o se dirigía a un centro comercial cercano o fue que corrió alejándose de su perseguidor o perseguidores.

El morral de la joven quedó abierto, por lo que los detectives del CICPC consideran una posible hipótesis de que se resistió al robo. No se descarta que la joven pusiera fin a las intenciones de algún pretendiente y éste, en represalia, le quitó la vida. Se espera que el CICPC ofrezca hoy la versión oficial del crimen. Se trata de la víctima 24 de sexo femenino en ser asesinada este año.

[*] DESGRACIA
Escenas de dolor protagonizaron los familiares de la joven que, según trascendió, es hija de un efectivo de Tránsito Terrestre y sobrina de un efectivo de la Guardia Nacional. Desconsolados estaban los parientes, por la trágica muerte de Andrimar, estudiante de cuarto año, que tenía una vida entera por vivir.


No hay comentarios: