lunes, 27 de julio de 2009

NACIONALES





El ministro del P.P. para Relaciones Interiores y Justicia, Tareck El Aissami, desestimó este lunes las denuncias de que un lote de armas vendidas por Suecia a Venezuela fue hallado en un campamento de la guerrilla colombiana de las FARC y sostuvo que se trata de una “nueva arremetida” contra Venezuela.“Me parece que es una nueva arremetida contra nuestro gobierno fundamentada en mentiras”, dijo El Aissami durante una rueda de prensa.


“Desmentimos absolutamente que nuestro gobierno o nuestras instituciones estén prestas para colaborar con organizaciones criminales o terroristas. Da risa, parece una película barata del gobierno norteamericano y los pitiyanquis de la región”, añadió.



Sin embargo, el ministro señaló que “corresponderá al presidente (Hugo) Chávez a través de la cancillería responder a las peticiones (de información) que ha hecho el gobierno colombiano en la materia”.

VTV (27 de julio de 2009)

Por otra parte, el ministro exigió hoy a Colombia y a Estados Unidos “que rectifiquen” sus políticas contra el narcotráfico, al mostrar un alijo de 1.129 kilogramos de cocaína colombiana incautado a un cartel colombo-mexicano.


“Exigimos a Colombia y a Estados Unidos que rectifiquen sus políticas antidrogas, porque (sus resultados) son una amenaza a los pueblos del mundo”, subrayó.



El ministro alabó a la Guardia Nacional por el decomiso de la droga, la madrugada del domingo, oculta en una carga en mangueras de polietileno con destino a Veracruz (México), “y de ahí a Estados Unidos”, sostuvo.



La carga fue descubierta en la costera ciudad de Puerto Cabello, en el céntrico y norteño estado de Carabobo, en una operación en la que inicialmente fueron detenidas 46 personas.



El Aissami dijo que una vez efectuados los primeros interrogatorios, se mantuvo hoy bajo arresto a trece personas, doce de ellos venezolanas y uno de nacionalidad dominicana.



Involucró en el hecho a una empresa de almacenamiento portuario, a la que identificó con el nombre de “Intermarca”, la cual dijo que ha sido confiscada “y pasa al control del Estado venezolano”.



“Llama la atención que esta droga saliera de Colombia sin ningún tipo de control ni vigilancia (…); fueron las autoridades venezolanas las que la detectaron y actuaron, lo que confirma que Venezuela es víctima de esta tragedia”, remarcó.



El ministro venezolano descartó que la operación de incautación haya sido facilitada por las autoridades colombianas, las que “por lo menos fueron burladas”, ya que el alijo “salió con total impunidad del territorio colombiano”, insistió.



Con este alijo, cifró en 31.845 kilogramos de diferentes drogas los incautados en Venezuela en lo que va del año, en operaciones policiales en las que fueron detenidas 3.200 personas de diferentes nacionalidades.



“Son cifras importantísimas que dan cuenta de la efectividad” de la política antinarcóticos de Venezuela, “por encima de las descalificaciones y del cinismo del Gobierno norteamericano”, que desconoce tales logros “para chantajear” al Gobierno del presidente Hugo Chávez, añadió.



“Con la DEA este tipo de procedimiento no se hubiese efectuado”, añadió El Aissami en alusión al Departamento Antidrogas de Estados Unidos, instancia con la que el Gobierno de Chávez rompió relaciones en 2005, tras acusar a los agentes de formar parte del delito y, adicionalmente, de cumplir actividades de espionaje político.
Con información de AFP y EFE

No hay comentarios: