viernes, 31 de julio de 2009

(MPPRIJ)







Destrucción de drogas en Puerto Cabello deja atrás viejos procedimientos



(Redacción/MPPPRIJ/31-07-09).- En presencia de fiscales del Ministerio Público, autoridades policiales nacionales y jueces, el Viceministro de Seguridad Ciudadana del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interiores y Justicia, G/D Juan Francisco Romero Figueroa, dirigió la operación de destrucción de 2.184 kilos de drogas, que tanto la Guardia Nacional Bolivariana, como el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales, y Criminalísticas, han incautado en lo que va de año en el estado Carabobo.

El evento se llevó a cabo en horas de la mañana de este viernes, en la sede del Destacamento 25 de la Guardia Nacional Bolivariana, ubicado en Puerto Cabello, donde el alto funcionario ministerial, en compañía de la fiscal superior Grisel López, de los jueces de control Libia Luzardo y Pedro Ladera, los fiscales de droga del Ministerio Público Dilia Pacheco, el coronel Alejandro Keneri, segundo Comandante y Jefe de Estado Mayor del Core 2, el coronel Fabio Carvate, Comandante del Comando 25, y el detective Orlando Luna, en representación del Cicpc, presenciaron el procedimiento.

La actividad sirvió además, para marcar un nuevo avance del Gobierno Nacional, en la utilización de este sistema, en la eliminación de sustancias psicotrópicas y alucinógenas nocivas para el ser humano.


El Viceministro Figueroa explicó el protocolo completo para la destrucción de la droga:

“ Una vez incautada la supuesta droga se hace la primera prueba que se conoce como experticia con el fin de determinar el tipo de sustancia antes de ser incinerada; posteriormente y en presencia de los expertos, las autoridades que realizaron el procedimiento y una representación de fiscales del Ministerio Público, proceden a empacar en bolsas que lleva un precinto especial, que servirán para verificar que es la misma droga que se incautó”.

Señaló que otra vez vuelven los envoltorios a técnicos y especialistas químicos, para corroborar el tipo de droga que se va a procesar y determinar que es la misma que se incautó inicialmente. Una vez que estos peritos comprueban y fiscales del Ministerio Público certifican, se procede a la incineración.


Destacó que el procedimiento que se venía haciendo hasta este viernes, era realizado de una forma rudimentaria, y consistía en cavar un hueco con cierta profundidad, en el fondo se colocaba suficiente madera, se encendía con combustible y se procedía a quemar la droga, con el inconveniente que contaminaba el ambiente. Puntualizó que con los nuevos hornos se evitará la contaminación del medio ambiente.

(Prensa MPPPRIJ. Pablo Bracho/Fotos: Wilmer Utrera)




No hay comentarios: