sábado, 25 de abril de 2009

SISTEMA PENITENCIARIO (VENEZOLANO)




Ya totalizan 17 los penales en huelga por artículo 500
El OVP introdujo este viernes ante el TSJ una acción de nulidad del artículo 244

En unos penales están autosecuestrados, en otros asumieron una huelga de hambre (Rony Vargas)
Según el director del Observatorio Venezolano de Prisiones, abogado Humberto Prado, hasta ayer eran en total 17 las cárceles que estaban en huelga a la espera de la decisión del Tribunal Supremo de Justicia ante el recurso de nulidad para el numeral uno del artículo 500 del Código Orgánico Procesal Penal, que se introdujo el martes. El último de los penales que se sumó a la protesta fue el Internado Judicial de Cumaná.
Ellos se sumaron el jueves con una huelga de hambre. Según indicó Prado, de los 17 penales que totalizan ahora, siete protagonizan una huelga de hambre y 10 mantienen a sus familiares autosecuestrados.
Una vez introducido el recurso de nulidad ante el TSJ, los reclusos decidieron que mantendrían la manifestación hasta que el máximo tribunal se pronuncie.
A juicio de Prado, todo este problema se desata porque las cuatro reformas que se le han hecho al Código Orgánico Procesal Penal no han respetado el derecho de la progresividad. Según el abogado, todas las reformas han sido retrógradas.
"Creen que alargando las penas y los procesos y colocando castigos más duros van a resovler el problema de la inseguridad y eso no es así. Ese sólo lo van a solventar el día que de verdad haya políticas públicas coherentes. Aquí no hay prevención del delito, ni humanización ni reinserción, que serían los pilares fundamentales para que la situación mejore", dijo. Otro recurso de nulidad Este viernes, Prado se acercó hasta el TSJ para introducir otro recurso de nulidad, pero esta vez contra el artículo 244 del COPP, cuya reforma hecha en 2008 otorgaba más tiempo a los jueces para tomar decisiones y sentencias. "Esto viola el debido proceso... si en dos años no hay sentencia, debería haber una medida cautelar para que los juzguen el libertad".

María Isoliett IglesiasEL UNIVERSAL