jueves, 12 de marzo de 2009

NOTICIAS DE SUCESOS (BARINAS)


EN PRADOS DE ALTO BARINAS: SECUESTRADA NIÑA DE 9 AÑOS LLEGANDO A SU CASA

(César Villamizar Trejo).-

El demonio del secuestro atormenta nuevamente a la familia Molina Díaz, luego que en el mediodía de ayer varios sujetos raptaran a la niña Crismar Paola Molina Díaz, de nueve años de edad, en el instante en que descendía del auto que le sirve de transporte escolar.

La información, conocida de manera no oficial, indica que el auto en el que transitaba la pequeña junto con dos niños fue interceptado por dos automotores justo cuando intentaba bajar frente a su residencia, ubicada en la Urbanización Prados de Alto Barinas.

Dos bandoleros bajan y someten al conductor del auto, un Nissan Sentra, color blanco, placas LAU-340, a quien obligan a que ocupe el asiento de copiloto, mientras uno de los sujetos se encarga del volante y el otro se sienta atrás con los tres escolares.

La fuente policial extraoficial revela que los dos niños que acompañaban a Crismar Paola y el chofer son liberados en las inmediaciones de la Escuela 25 de Mayo, sector 23 de Enero, donde hacen contacto con los familiares de la pequeña de nueve años.

"Desde entonces, los padres de la niña viven una pesadilla, muy parecida a la que vivieron el diciembre del pasado año cuando secuestraron al niño Ronald Molina, hermanito de Crismar Paola", señaló la fuente.

La niña, quien cursa cuatro grado, es la menor de tres hermanitos que conforman con sus padres una familia honorable y trabajadora.

Contactaron a familiares
De buena fuente se informó que los secuestradores hicieron contacto con los familiares de la escolar, a quienes están exigiendo -no se dijo cuánto- una alta cantidad de dinero, con lo que se confirma que se trata de un nuevo secuestro de los tantos que atormentan a los barineses.

Hasta la tarde de ayer martes no se tenía información alguna con respecto al paradero de Crismar Paola y de sus captores y si los cuerpos policiales tenían información en torno a este cobarde hecho.

En la grafica de Eduardo Roselis, la pequeña Crismar Paola Molina Díaz, de nueve años, se convirtió ayer en la nueva víctima del secuestro en la región.