martes, 10 de febrero de 2009

NOTICIAS DE SUCESOS (YARACUY)



Muere hombre baleado en Nirgua

El cuerpo del infortunado presentó ocho impactos de bala en varias partes de su cuerpo
/ Foto: Rodolfo Cárdenas

La ola de violencia desatada en el estado Yaracuy parece no detenerse.

Este lunes perdió la vida Willy Eduardo Barreto Sevilla, conocido como “Churro Blanco” de 33 años, quien residía en el sector Los Eucaliptos del Pantano I de la población de Nirgua y era comerciante de naranjas. El cuerpo de Barreto presentó por lo menos ocho impactos de bala, con orificios de entrada y salida en varias partes de su cuerpo.

El hecho se registró a las 5:00 de la mañana de este lunes en el restaurante La Gran Parada de Las Tunitas en la población de Nirgua; en lugar se recolectaron 12 conchas de calibre nueve milímetros.

LA MALA HORA

Al parecer, el hoy occiso venía en un transporte colectivo y frente al citado restaurante se bajó y dejó que su esposa, junto con su pequeño hijo, continuara el viaje hasta la terminal de pasajeros, ya que según, se supo, estaba gestionando una operación quirúrgica para el niño en la población de Mariara, estado Carabobo.

Al bajarse del colectivo, Barreto se dirigió hasta un pool ubicado en el mismo comercio donde se encuentra el restaurante, supuestamente se tomó una cerveza y posteriormente llegó hasta el referido restaurante y compró una tarjeta para su teléfono celular. Mientras ingresaba la clave de la tarjeta de saldo le salió al paso un desconocido, quien sin mediar palabras le disparó en la cabeza, para luego descerrajarle 11 disparos más en distintas partes de su cuerpo y salir huyendo del lugar a pie.

ERA MUY TRABAJADOR

Según informaciones aportadas por Ana Pacheco, cuñada de la víctima, Barreto era una persona muy trabajadora y desempeñaba como vendedor de
naranjas, fruta que compraba en su Nirgua natal y las vendía en varias localidades del estado Yaracuy, incluso hasta fuera del estado.

“Tenía tiempo que no lo veía, incluso ni a mi hermana, pero una cosa sí sé: él era un hombre muy trabajador y nunca escuché que tuviera enemigos ni que lo estuvieran amenazando de muerte”, subrayó.

Igualmente, informó que el occiso deja en la orfandad a cuatro niños: uno de 11 años, otro de ocho una de seis y el menor de tres años.

¿VENGANZA POR DEUDA?

No obstante y contraposición con las declaraciones aportadas por el familiar, en los predios del suceso se pudo conocer que el infortunado, al parecer tenía una deuda pendiente con unos naranjeros quienes venían exigiéndole el pago de una mercancía que desde hacía ya mucho tiempo le habían entregado a Barreto para que la negociara.

Sin embargo, esta tesis no pudo ser comprobada ya que los informantes destacaron que era un rumor que se corría desde hace tiempo y, al parecer, los acreedores no eran de Nirgua.


Juan Marín Sánchez