martes, 27 de enero de 2009

NOTICIAS DE SUCESOS (LARA)

Madre mata a su hijo de dos años con un destornillador
TRASTORNADA LE PROPINA 25 HERIDAS PUNZOPENETRANTES A SU RETOÑO>> ESPELUZNANTE INFANTICIDIO SACUDE AL ESTADO LARA

GERARDO MORÓN SÁNCHEZ

• Una mujer que sufre trastornos mentales, mató de varios punzonazos al último de sus tres hijos, Wilson Cristian Penagos Mambel, de dos años. El infanticidio se cometió ayer a las 3:30 de la tarde en una humilde vivienda construida con tapas de zinc, ubicada al final de la carrera 4 de Valle Verde, sector ubicado al Oeste de Barquisimeto.
Tras la agresión, María Luisa Mambel Moreno, de 27 años, acostó al niño en otro colchón y tendió el que estaba lleno de sangre en el alambrado ubicado en el patio. Luego se bañó, cambió de ropa y fue a visitar a un vecino, Luis Medina, quien al verle rastros de sangre en el antebrazo tuvo un mal presentimiento. Sin vacilar la interrogó, pero la mujer se hizo la indiferente, aunque con muecas insinuaba algo terrible. Tanto insistió el vecino que ella habló: Es sangre de mi hijo que acabo de matar. La mujer atacó a su hijo cuando estaba dormido y le clavó hasta 25 veces un destornillador en el estómago, el pecho y la cabeza.

Luis, Randy y otros vecinos se espantaron con aquella respuesta e intentaron acceder al rancho, pero la mujer se les adelantó y se armó con el destornillador. Un vecino debió agarrar un palo y amenazar a la mujer para que les permitiera entrar. Agujereado, ensangrentado y sobre el colchón, estaba el niño. Parecía muerto, pero una convulsión hizo que uno de los socorristas lo cargara y se echara a correr por las polvorientas calles en busca de ayuda gritando ¡Está vivo.. Está vivo!. Tras correr más de cinco cuadras un vecino lo alcanzó en una camioneta y llevó hasta el CDI del Barrio Bolívar. En el trayecto el niño vomitó y murió.

Cristian Penagos, de 31 años, quien se ausentó del rancho para ir a buscar en el Simoncito a Wilmer, de 5 años, el mayor de sus tres hijos, regresó y se sorprendió de ver tantas personas aglomeradas alrededor de su rancho. Es cuando se entera de la tragedia. Tras encomendarle el cuidado de su hijo a un conocido se fue hasta el CDI, donde lo único que pudo hacer fue llorar.
Todos en el sector Valle Verde quedaron conmocionados por esta tragedia que se veía venir. Muchas fueron las historias que se contaron de María Luisa. Cristian contó a El Informador que llevaba 6 años viviendo con ella y sabía de sus trastornos, pero acudía a consultas en el Hospital Luis Gómez López y tomaba pastillas.
Los vecinos agregaron más datos. Aseguraron que agredía a las niñas del barrio y que cuando su esposo viajaba como parte de su trabajo como promotor, el trastorno se agudizaba y ella deambulaba por el descampado sector de noche y aullaba como un gato. Esto provocó que en una oportunidad autoridades del CEDNA intervinieran por la seguridad de los niños. Posteriormente les devolvieron a los tres niños.

A propósito de este relato, los vecinos rescataron ayer al segundo hijo de la pareja, Wilder, de tres años, que afortunadamente se escondió debajo de la cama al ver la barbarie que su madre cometía con su hermano. De no haberse ocultado, seguramente hubiese sido otra víctima.

Funcionarios de la Comisaría La Paz y La Batalla, capturaron a la homicida, quien para librarse de culpa acusó a su esposo, pero los vecinos fueron testigos de que él había salido a buscar al hijo mayor. La mujer será sometida a un examen psicológico que será determinante para saber en qué lugar será recluida.

[*] VÍCTIMA
Wilson Cristian Penagos Mambel, tenía dos años. La mujer que lo trajo al mundo le quitó la vida.