viernes, 7 de noviembre de 2008

NOTICIAS DE SUCESOS (LARA)



Nuevo escándalo policial en Lara
PRESUNTOS “PETEJOTAS” HABRÍAN EJECUTADO A HOMBRES LOCALIZADOS EN PORTACHUELO>> EN SAN FRANCISCO VIERON CUANDO “ENCORBATADOS” DETUVIERON A JAIR Y KEYLER
GERARDO MORÓN SÁNCHEZ

• Plenamente identificados están los hombres, cuyos cadáveres fueron localizados este miércoles en la mañana el sector El Portachuelo. Estaban con las manos amarradas hacia atrás, con el rostro cubierto con sus franelas y cinta adhesiva, y lo más espeluznante: Tenían múltiples disparos en la cabeza y el cuerpo. El fantasma de la Masacre de Chabasquén salió y espantó en la vía a Carorita.
Keyler Vilfredo Marchán Delgado, de 22 años, ha sido el último en ser identificado. Este miércoles en la tarde, Vilma Delgado fue enterada por efectivos del CICPC de lo que le había sucedido a su hijo. Yasel Marchán, confidente de este relato decía con nostalgia, que su hermano salió del barrio San Francisco el martes al mediodía a buscar a su esposa que estaba con la mamá en el barrio Santa Isabel. Andaba con el vecino Jair Javier Escalona Escalona, de 30 años, la otra víctima de la masacre.

A las 6:00 de la tarde Keyler Marchán conversó con uno de sus familiares por teléfono y le dijo que se dirigía a su casa. Un tío y un abuelo lo vieron subir a una Ruta 13 pero nunca llegó a su destino ni contestó el teléfono. “Mi hermano trabajaba algunas veces como vendedor de ropa y de queso”, dice Yasel quien agrega que era padre de una niña de tres años y un bebé de tres meses.
Sin abundar en detalles, dice que su hermano fue citado este año para el CICPC para rendir declaraciones respecto al robo de un arma de fuego que al parecer era de un funcionario.

Escandaloso relato
El Informador entrevistó a familiares de Jair Javier Escalona Escalona y una de las hermanas, que no dio su nombre por temor a represalias, ofreció una versión escandalosa, no del suceso, pero sí de cómo su hermano y el vecino desaparecieron. “Ellos llegaban al barrio San Francisco. Estaban en la calle 1, a dos cuadras de la autopista cuando varios hombres encorbatados bajaron de un Century azul y de otros vehículos que los seguían, los persiguieron y se los llevaron”.
La confidente, quien no presenció el rapto, pero dice haber sido informada por numerosos vecinos a quienes les cree, asegura que se trata de los mismos petejotas que en anteriores oportunidades se han paseado por el lugar a buscar delincuentes para extorsionarlos a cambio de no ponerlos preso.
Admite que su hermano estuvo preso durante 16 días por averiguaciones, pero alega fue hace 12 años cuando tenía 18. En la actualidad tenía 30 años y además de promocionar ropa interior, vendía artesanías. Dejó huérfano a un niño de cinco años. “Me enteré que estaba muerto cuando los petejotas fueron avisarle a la mamá del otro muchacho”. Tal vez esos funcionarios buscaban a El Catire (Keyler), no estoy segura, pero presumo que a mi hermano lo mataron porque lo acompañaba.
Otro hermano de Jair habló sin revelar su nombre para denunciar que en esa barriada los representantes de los organismos de seguridad tienen a los residentes, sobre todo a los jóvenes, como telecajeros, en el sentido de quitarles dinero a cada rato a cambio de no detenerlos. Asegura que una semana antes, su hermano fue objeto de una brutal golpiza por parte de funcionarios que lo amenazaron si denunciaba. Ante la pregunta de dónde eran esos funcionarios, respondió: “Del Destacamento 5” (hoy comisaría 15 de Andrés Eloy Blanco).
Los dolientes, dicen sentirse impotentes al no saber dónde denunciar, porque las investigaciones las dirigirían quienes están adscritos al mismo organismo donde presuntamente están adscritos los posibles autores del doble crimen.

Antecedentes
El subcomisario Alirio Cermeño, indicó este miércoles que, Jair Javier Escalona, registraba prontuario policial por hurto. En archivos judiciales consultados por El Informador, muestran que el 30 de julio de este año, Keyler Marchán, intervino en un atraco una semana antes junto a otro antisocial y cuando escapaba fue detenido por la Policía. El acompañante quedó detenido por portar un revólver, mientras que él salió en libertad bajo fianza, para seguir el juicio en libertad.
[*] EL CASO

Tal como reseñara
El Informador en su edición de ayer, este miércoles en la mañana fueron encontrados en el sector El Portachuelo, los cadáveres de dos hombres en ese momento desconocidos, atados de manos, con el rostro cubierto por franelas y cinta adhesiva. Ambos presentaban múltiples disparos en el cráneo. Ninguno portaba identificación y de acuerdo con los residentes, pudieron haber sido asesinados el martes en la noche, cuando se escucharon muchas detonaciones y la aceleración de un vehículo que abandonó el lugar. El subcomisario Alirio Cermeño, jefe de la subdelegación Barquisimeto del CICPC presumió que se trataba de un ajuste de cuentas.