sábado, 8 de noviembre de 2008

ESTADISTICAS CARACAS


En 2008 se han robado 630 motos más que las reportadas en 2007
Cicpc afirma que el promedio diario es de ocho robos; y el aumento es de 33%

La autopista Francisco Fajardo es el sitio más neurálgico para el robo de motos (Eduardo Fuentes)
Contenido relacionado
En cifras
La situación del robo de motos pareciera superarse a sí misma a medida que transcurren los años. Entre 2007 y 2008, hubo un incremento de 630 robos, sólo en Caracas. Según informa la Dirección de Estadísticas de la División contra Robo de Vehículos del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas, en los días transcurridos hasta ayer durante 2008, se ha reportado un promedio de ocho robos de motos diarios en toda Caracas, es decir, unos 2.496 asaltos. El año pasado, para el mismo período, se reportaron, en promedio, seis robos diarios, para dar un estimado de 1.866. Esos robos, explicó por su parte una fuente de la División contra Homicidios, ha dejado en 2008 unas 85 bajas. Eso por resistirse al robo de su moto. Esta cifra, según indicó el funcionario consultado de forma extraoficial, también aumentó, aunque no de forma tan vertiginosa como la de los robos. Para el mismo tiempo transcurrido pero en 2007, ese mismo despacho de la policía científica totalizó 81 homicidios. En total, son siete bandas, según fuentes de la División contra Robo de Vehículos del Cicpc, las que se dedican a cometer el delito, que se reparten por varios predios de la capital. El funcionario del Cicpc explicó que los maleantes siguen utilizando dos modus operandi. En uno, los maleantes esperan en puntos específicos de la autopista Francisco Fajardo -Antímano, Caricuao y San Agustín- hasta que por allí transite un hombre, solo, manejando una moto china. El grupo que espera está formado por cuatro sujetos repartidos en dos motos. Ellos, cuando ya ubican a la persona que van a robar, se le colocan a cada lado de la víctima, le muestran un arma de fuego y le ordenan que debe estacionarse en el hombrillo de la vía. Allí lo mandan a bajarse y a entregar celulares y dinero, además de la moto. Los parrilleros son los encargados de apoderarse de la moto recién robada. Luego, ya con el botín completo, todos se van y abandonan a la víctima. El segundo modo de operar utilizado por los roba motos consiste en hacerse pasar por pasajero. Estos atacan sólo a los mototaxistas. Este tipo de modalidad, de acuerdo con las denuncias que se han registrado en el Cicpc, se lleva a cabo en Antímano, El Cementerio, La Vega, La Planicie, Petare, Catia y San Bernardino. Los registros de las denuncias formuladas ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas no dejan ver que hay recurrencia durante algún día determinado, pero sí hay hora preferida. De acuerdo con los reportes, el grueso de las denuncias rezan que los asaltos se han perpetrado después de las 5:00 ó 6:00 de la tarde y entre las 11:00 de la mañana y 2:00 de la tarde. Aunque con menos recurrencia, también existen denuncias que explican que en las horas de más afluencia en las autopistas ocurre el delito bajo la mirada de los conductores, que permanecen presos en las cerradas colas, sin que ellos puedan hacer algo por evitarlo.
María Isoliett IglesiasEL UNIVERSAL