sábado, 25 de octubre de 2008

NOTICIAS DE SUCESOS (LARA Y PORTUGUEZA)



El diario El Impulso de Lara, realizó un reporte completo de la masacre que se vivió en las inmediaciones de la quebrada Agua Clara, en el estado Portuguesa y en un sector limítrofe con el municipio Morán en el estado Lara.
Foto: Diario El Impulso
Extraoficialmente, según el diario El Impulso, se conoció que dos sujetos podrían estar presuntamente involucrados en este hecho; El Éber y el José, aparentemente integrantes de la banda El Seminario, la cual, desde hace tiempo, mantiene una disputa con la banda de El Jarillal, ambas de la población de Sanare. Estos dos grupos hamponiles tienen en su haber delitos como homicidios y atracos.
Se presume que los hechos se desarrollaron, alrededor de la una y treinta y cinco de la madrugada aproximadamente, en las cercanías de la quebrada Agua Clara, en un balneario situado a unos dos minutos de Chabasquén, fueron localizados maniatados los cadáveres de seis personas, presentando varios impactos de bala en diferentes partes del cuerpo.
Entre las víctimas se encontraban cuatro adolescentes y dos mayores de edad. Las mujeres estaba tiradas boca arriba, a un margen de la carretera de tierra, una al de la otra, y como a diez metros yacían juntos los tres muchachos a pocos centímetros de distancia del torrente de agua de la quebrada.
El sexto cadáver fue lanzado a un barranco, al lado del cauce de Agua Clara.
En esta masacre, tres personas lograron sobrevivir a la lluvia de plomo que les disparaban. Los tres heridos escaparon de la zona y se perdieron entre la oscuridad de la madrugada. Uno de ellos gritó por ayuda y una familia del sector se las brindó, siendo trasladados a un centro de asistencia médica.
Integrantes de esa familia, solicitaron reservar sus identidades, indicando que el muchacho les aseguró que quienes le dispararon se trató de efectivos de la policía uniformada, y que estos funcionarios se los llevaron de una misma residencia del sector El Jarillal, en la población de Sanare, municipio Andrés Eloy Blanco del estado Lara, a eso de las ocho de la noche del día miércoles.
Un testigo de la zona, manifestó que los fuertes ruidos de los disparos lo sacaron del sueño profundo, así como los gritos de auxilio que pedían las personas que estaban siendo asesinadas.
Según declaró el testigo, fueron muchas las detonaciones que no cesaban, y que fueron ráfagas de tiros como si se tratara de una “guerra”.
Señaló que cuando todo quedó en silencio, él y otros vecinos salieron de sus casas, aún nerviosos, y se abrieron paso entre la oscuridad, mientras se acercaban al sitio donde se habían escuchado los disparos.
“Jamás se había visto una cosa tan horrible en este lugar”, sostuvo, agregando que desde ese momento el pánico fue su único acompañante.
El director del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas, Marcos Chávez, se apersonó en el hospital de Guanare donde fueron ingresados los seis cadáveres, y sostuvo conversación con los familiares de las víctimas.
El director del Cicpc aseguró, que por informaciones preliminares recabadas, no se descarta la participación de la Policía de Lara, adscrita a Sanare, por lo cual pidió la mayor colaboración al gobernador Luis Reyes Reyes y al director de Seguridad y Orden Público de Lara, el general Carlos Colmenares, para resolver este caso lo antes posible.
“Podemos informales que queremos ser muy objetivos y muy responsables ante la sociedad en cuanto a las informaciones que estemos dando. No queremos que tampoco estos hechos tan lamentables sean tomados como bandera para la manipulación; por eso, queremos informar en la medida que vamos obteniendo los resultados de estas investigaciones que se están realizando”, expresó.Precisó que a las seis personas las asesinaron en el mismo sitio.
De acuerdo con los testimonios de los familiares, se indicó que presuntamente los criminales estaban encapuchados y vestían uniformes azules, además visualizaron dos patrullas cuando se llevaron a las nueve personas y procesaron algunos datos de los vehículos involucrados.
Asimismo, se los llevaron del sector El Jarillal, agarrando a unos primeros y otros después. La madre de uno de los asesinados era testigo de una desaparición forzosa y la mataron hace dos meses.
Vía El Impulso