miércoles, 8 de octubre de 2008

NOTICIAS DE SUCESO (LARA)

Madre abrazaba a sus hijos cuando la mataron
DELINCUENTES ASESINAN A UNA JOVEN AL INTENTAR ROBAR CAMIONETA
SAMIR EZZI EVITO ROBO PERO NO PUDO SALVAR A SU ESPOSA
Gerardo Morón Sanchez


•Una joven de 22 años fue asesinada mientras cargaba en uno de sus brazos a su hijo de tres meses de nacido y abrazaba con el otro, al de 4 años. Para colmo, el vehículo donde iba volcó y en el otro donde la socorrieron se accidentó. El suceso ocurrió este domingo a las 6:30 de la tarde en la ciudad de Carora.
La vil acción de dos delincuentes acabó para siempre con la unión de una familia, que hasta este domingo, era feliz. La relación matrimonial de Lorelia Cecilia Bastidas Quivera y Samir Gamal Ezzi Villegas, esa que les permitió procrear dos niños de 4 años y tres meses respectivamente, se acabó en un abrir y cerrar de ojos.
En los planes de los Ezzi-Bastidas, salir a visitar a un familiar no implicaba mayores riesgos; pero dos delincuentes, con otro tipo de planes, se encargaron de que no fuese así. Salieron de la urbanización La Represa con destino al sector La Toñona, diagonal a la Tasca Los Primos, donde reside la madre de Samir, a su vez suegra de Lorelia y abuela de los niños. Estaban a punto de llegar cuando el mal se hizo presente. La familia se desplazaba en una Toyota Fourtuner plateada que querían los maleantes.
Samir activó el control y de inmediato el portón del acceso al conjunto residencial comenzó a abrirse. En aquel instante no sólo pasó la camioneta sino también los dos delincuentes que estaban dispuestos a robársela. El conductor se percató, puso la camioneta en reversa y aceleró lo más que pudo en tanto que, Lorelia sujetaba con uno de sus brazos a su hijo de tres meses y con el otro al de 4 años que iba en el puesto del medio. Segundos después la camioneta se volteó al catapultarse con un montón de arena. Antes del accidente, se escucharon varios disparos.
Momentos de angustia
Samir, angustiado comenzó a buscar a los suyos y por medio del llanto encontró a sus dos hijos que estaban ilesos. Su esposa Lorelia, además de estar inconsciente sangraba por la cabeza.
Con desespero la sacó de la camioneta y la subió a un Renault de un amigo a quien le pidió conducir con urgencia hasta la Policlínica Carora. La mala fortuna hizo que ese vehículo se accidentara a mitad de camino.
El desespero se apoderó de Samir quien pedía auxilio y lleno de impotencia veía a personas que pasaban cerca y se hacían las desentendidas.
Tras varios minutos una amiga cooperó y en su Chevrolet Aveo llevó a la malherida mujer hasta la Policlínica de Carora. La joven para ese instante estaba muerta. Samir esperaba que otro fuese el destino y desde ese día, vive una pesadilla. “¡Esto es horrible!” comenzó a decir el domingo y ayer lo repetía en la morgue del hospital de Barquisimeto.
Así acabó la vida de una joven a manos de delincuentes inescrupulosos. Aseguran familiares, que no es la primera vez que “malvivientes arremeten contra ellos para robarlos”. El CICPC inició las investigaciones.
[*]DESTAQUE
Lorelia Cecilia Bastidas Quivera, tenía 22 años. Era TSU en preescolar, pero no ejercía, debido a que su esposo es comerciante de vehículos. Su muerte se produjo por un disparo en la región occipital izquierda.