jueves, 2 de octubre de 2008

NOTICIA DE SUCESOS (CIUDAD BOLIVAR )

Cicpc afirma que Giovanni Caputo se autosecuestró
jueves, 02 de octubre de 2008
El director general del Cicpc, Marcos Chávez, arribó a Ciudad Guayana este miércoles, con el fin de asegurar que las investigaciones en el caso Giovanni Caputo arrojaron que el joven se autosecuestró con unos amigos, para quitarle Bs.F. 200 mil a una de sus tías.
Armando Arévalo Bravo

Foto Emilio barrios

Según las autoridades, el muchacho quería quedarse con Bs.F. 200 mil Quienes conocían a Giovanni Caputo, lo describen como un joven que tenía muchas ambiciones, pero descubrir que planificó autosecuestrarse sorprendió a su círculo más cercano.
Su padre -quien actualmente está desempleado y es reservista- estaba muy poco en casa y su madre lo dejó al cuidado de dos de sus tías paternas desde que tenía 8 meses de edad. El trato y la comunicación entre los tres era mínimo.
No era precisamente un buen estudiante, pero dicen que desde muy pequeño trabajaba para comprar las cosas que necesitaba y, ejemplo de ello, es que antes de cumplir la mayoría de edad, ya laboraba en una agencia de teléfonos celulares, en un gimnasio y en la modesta zapatería de una de sus tías.
El pasado 30 de agosto cumplió 18 años y, según Francisca Ramírez, su madre, el joven estaba preparándose para irse a Italia y cobrar una herencia que supuestamente tenía su familia paterna. La mujer, que la mañana de este miércoles fue hasta el Cicpc a reconocer el cadáver de su hijo, sospecha que hay algo detrás de todo esto y desestima que Giovanni, a quien dice conocer lo suficiente, haya planificado su propia muerte.
Durante las dos primeras semanas de septiembre Caputo planificó -según las investigaciones que adelantó el Cicpc- el autosecuestro que le dejaría múltiples dividendos y un conocido de San Félix apodado “Kiko”, lo ayudaría.
Todo estaba muy bien planeado y el 22 de septiembre, muchas personas vieron cuando Giovanni era sometido al salir de su casa, por dos hombres que lo embarcaron en un Chevrolet-Corsa, color azul, placas SAY-16K. Ese mismo día sus familiares recibieron llamadas de los supuestos plagiarios, quienes exigían a una de sus tías que cancelara Bs.F. 200 mil a cambio de no hacerle nada.
Durante los cinco días que duró el plagio, Caputo Ramírez permaneció en Ciudad Bolívar y, según Marcos Chávez, director general del Cicpc, el muchacho estuvo en casas y pensiones esperando por la cancelación de su rescate.
Negocio sin dividendos El miedo se apoderó de los plagiarios y de Caputo, pues suponían que la simulación que habían “montado” estaba estancada y no iba a ninguna parte. La última oferta que recibieron de parte de los familiares del muchacho fue de Bs.F. 10 mil, pero con tan poco dinero, era preferible dejar todo como estaba y no arriesgarse a ser detenidos.
Las investigaciones van más allá y, según los efectivos del Cicpc de Ciudad Guayana, durante la noche del pasado sábado el joven sería liberado en la carretera vieja que comunica a Ciudad Bolívar con Puerto Ordaz pero una discusión en el carro -utilizado para raptarlo y movilizarlo- terminó con el asesinato de la víctima.
Una de las presunciones manejadas por el Cicpc es que uno de los cómplices del muchacho supuso que una vez libre, éste los delataría y caerían todos presos.
Según Chávez, Caputo fue neutralizado en el automóvil y fue llevado hasta un basurero donde finalmente fue apuñalado con un pico de botella en múltiples oportunidades y presumen que para ocultar evidencias lo incendiaron.
Cacería de delincuentes “Surgen diferencias entre los 5 victimarios y la víctima, pero en general todos son victimarios. Los sujetos deciden liberarlo en Puerto Ordaz y en el traslado surge una discusión y lo matan. Esta es la verdad, verdadera”.
Una vez sabido que el cadáver quemado pertenecía al joven desaparecido, los funcionarios del Cicpc centran sus investigaciones en encontrar a los asesinos, y cotejando las relaciones de llamadas y los allanamientos realizados en Ciudad Bolívar y en San Félix, dieron con 4 de los 5 hombres que, además de Caputo, planificaron el secuestro.
Según Chávez, las detenciones se realizaron entre el domingo y el martes. Aunque no especificó detalles, se logró conocer que el primero en caer fue Fernando José López (29), conocido como “Kiko” y quien reside en San Félix. Gracias a este hombre, se llegó a los demás.
Según las pesquisas realizadas por el Cicpc, los teléfonos se contaminaron y gracias a estos cabos sueltos dejados por los delincuentes, se logró determinar que después de una larga cadena de llamadas y más de 8 teléfonos utilizados en el secuestro, había conexiones entre el teléfono de la víctima y de sus supuestos raptores.
Las experticias realizadas por el Cicpc determinaron que el día del secuestro, Caputo envió por lo menos 10 mensajes de texto a Fernando José López, mejor conocido como “Kiko”. Las pesquisas demostraron que durante los 5 días que duró el rapto, López mantuvo constante contacto con Jean Pierre Toisent (32) y éste a su vez se comunicaba a diario con Néstor Zambrano (30) a quien conocían como “Tito” y era el encargado de negociar con los familiares.
Estos tres hombres están detenidos junto a José Ramón Barrios (21), quien es conocido como “La Bruja”. El análisis de las relaciones de llamadas determinó que también se comunicaba a diario con Jean Pierre Toisent, mientras que Yoel Lezama, prófugo de la justicia, supuestamente fue quien consiguió a “Tito” uno de los teléfonos para que se comunicara con los familiares desesperados de Caputo que se mantenían en Puerto Ordaz.

Contradicciones

Desde la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Gobernación del estado Bolívar, afirmaron que la muerte de Caputo estaba ligada al narcotráfico y a los tentáculos macabros que este negocio tendría en la región, sin embargo, en el Cicpc no manejaron esta versión en ningún momento.
Marcos Chávez comentó que no desestiman las investigaciones que paralelamente pudieron haber hecho otros organismos de seguridad.
Francisca Ramírez, madre de Giovanni, dijo frente a la sede del Cicpc que su hijo no vivía con ella, que tenía poco más de mes y medio sin verlo, pero siempre se comunicaba con él vía telefónica.
Dijo que la versión del autosecuestro debe ser investigada y supone que hay algo detrás de todo esto.
Pascuale Caputo, padre del muchacho, desmintió las vinculaciones del caso con el narcotráfico y la mañana de este miércoles, en su casa, aún tenía esperanzas de que el cadáver hallado no fuera el de Giovanni.