miércoles, 17 de septiembre de 2008

NOTICIAS DE SUCESOS CIUDAD BOLIVAR

El calabozo policial de Bolívar funciona como un penal paralelo
Hacinamiento en Vista Hermosa repercute en retén de detenidos

El retén policial de Guaiparo en Bolívar se encuentra sobrepoblado y sin capacidad de ofrecer servicios básicos a los internos (SAILÚ URRIBARRI)
Bolívar. Tras explicar que los calabozos de la Policía de San Félix, estado Bolívar, ubicados en la Comisaría de Guaiparo en esa misma localidad, albergan a 120 reclusos a pesar de que su capacidad inicial es de sólo cincuenta y en calidad de detención preventiva, el jefe de la Polibolívar, Julio César Fuentes Manzulli, aceptó que los calabozos de San Félix funcionan como una cárcel paralela a pesar de que no cuentan con las condiciones necesarias para ello. Manzulli dejó ver que la mayoría de los reos confinados en los calabozos de Guaiparo ya están penados o en proceso judicial, por lo que deberían haber abandonado el recinto, "pero lamentablemente Vista Hermosa no se da a basto para albergarlos, por lo que es necesaria la construcción de la nueva cárcel del estado Bolívar", dijo refiriéndose a la edificación de la cárcel de Maruhanta, imperiosamente requerida. El jefe policial aseguró que la situación de sobrepoblación ocasiona un colapso en los servicios, "no hay capacidad de atención en los comedores, aguas blancas y aguas negras", dijo, al tiempo que destacó que "los reos comen porque los familiares que pueden hacerlo les llevan los alimentos". Destacó además que la situación de aglomeración genera problemas internos entre los reclusos hacinados. "Se presentan ajustes y motines, por lo que nos hemos visto obligados a habilitar otras áreas como centros de reclusión, zonas no aptas para eso", apuntó. Entre los inconvenientes provocados por el hacinamiento en la sede, se mencionó la fuga de dos internos en los últimos sesenta días, lo que se atribuyó a que "el personal policial no está capacitado para custodiar presos, porque ellos no son custodios y no son personal penitenciario ni es su trabajo estar custodiando detenidos que llevan uno y dos años en una comisaría", criticó el jefe policial. Anunció el inicio de trabajos conjuntos entre Polibolívar, las fiscalías del Ministerio Público y los institutos judiciales correspondientes, para agilizar el traslado de los detenidos que registran mucho tiempo de reclusión en los calabozos de Guaiparo en San Félix. "Este es un retén donde preventivamente debe estar cualquier imputado y, lamentablemente, por la necesidad de mantener un imputado a solicitud del tribunal, lo hemos convertido en un centro de reclusión penitenciario porque aquí hay más de un recluso que supera el año de retención", agregó Fuentes Manzulli. Destacó la necesidad de agilizar juicios para que los reos de Guaiparo reciban sus sentencias, sean liberados o reciban las penas o beneficios que les correspondan. No obstante, anunció que el Ejecutivo regional aprobó BsF 400 mil para las mejoras y ampliaciones de la sede de Polibolívar en San Félix. Fuentes Manzulli considera que "con la gran cantidad de reclusos que tenemos, este tipo de inversiones se minimiza por el colapso de los servicios". Familiares exigen soluciones Hace aproximadamente cuatro semanas, 100 familiares de los reos decidieron "autosecuestrarse" como medida de presión hacia las autoridades, exigiendo respuestas a la problemática por la que atraviesan actualmente. La medida se extendió 48 horas, denunciando que debido al hacinamiento en los calabozos, las visitas no se realizan con regularidad, ya que la falta de espacio lo impide. Dijeron que se ven en la obligación de dejarles la comida e insumos de aseo personal e irse, sin que puedan establecer verdadero contacto con sus parientes detenidos. Consideraron insostenible que además de tolerar la precariedad reinante en los penales, no puedan ser visitados por sus hijos y esposas.