viernes, 19 de septiembre de 2008

NOTICIAS DE SUCESOS (CIUDAD BOLIVAR)

Imputarán a subdirector de cárcel de El Dorado
viernes, 19 de septiembre de 2008


Las lesiones contra 15 reos, supuestamente fueron cometidas el 27 de agosto y días previos La Fiscalía Segunda del Ministerio Público con competencia en Defensa de Derechos Fundamentales, sigue las investigaciones por los supuestos malos tratos a los que fueron sometidos 15 reos del Centro Penitenciario de Oriente, mejor conocido como Cárcel de El Dorado y, para la próxima semana, está previsto que los representantes del Ministerio Público imputen al subdirector y al jefe de los servicios de este centro de reclusión.
Desde este despacho ya salieron sendas citaciones para David Romero, el subdirector, y Rafael Torres, el jefe de los servicios, quienes deberán comparecer ante la oficina del fiscal durante la próxima semana, para conocer formalmente los cargos por los cuales serán procesados.
Aunque desde el Ministerio Público no han ofrecido detalles de los cargos que serán imputados, es posible que los procesen por abuso de autoridad y lesiones.
Las investigaciones están bastante adelantadas y para la próxima semana también fueron llamados ocho efectivos de la Guardia Nacional a comparecer ante el Ministerio Público, pero en calidad de testigos. Otros tres custodios del Ministerio del Interior y Justicia también fueron citados para que relaten parte de la situación que se vivió el pasado 27 de agosto y días previos.
La semana pasada, el fiscal 2° auxiliar, Kaled Souki, realizó una inspección en el centro penitenciario se entrevistó con algunos de los reos que supuestamente fueron sometidos a vejaciones por órdenes del director. El funcionario también ordenó que a los presos se les realizara una revisión médico-forense para determinar la gravedad de las lesiones.
Amotinamiento y huelga El 27 de agosto se vivieron momentos tensos dentro de la Cárcel de El Dorado y, además, de las protestas por los supuestos abusos de autoridad a los que fueron sometidos 15 reos, una huelga de hambre acabó con la tranquilidad del centro de reclusión.
Según fuentes carcelarias, 42 reos -de los 87que había en ese momento- se amotinaron y se negaron a probar bocado, porque trasladarían a varios de ellos hasta otras cárceles del país.
Los presos denunciaron a organizaciones pro-defensa de los Derechos Humanos que los golpearon por reclamar preferencias a favor de unos y castigos en contra de otros.